Borrar
Los jugadores de Países Bajos celebran el gol de Wout Weghorst que selló la remontada ante Polonia. Lisi Niesner (Reuters)
Weghorst alivia al intervencionista Koeman
Eurocopa 2024 | Grupo D

Weghorst alivia al intervencionista Koeman

Países Bajos sufrió para remontar ante una Polonia sin Lewandowski y evidenció que debe crecer para ser incluida en el ramillete de favoritas

Ignacio Tylko

Enviado especial a Hamburgo

Domingo, 16 de junio 2024, 17:15

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La alarma generada en el centro de Hamburgo por un perturbado que fue abatido a tiros por la policía tras amenazar con una especie de piolet a la gente, no perjudicó el extraordinario ambiente de un partido con alternativas que resolvió en el tramo final Weghorst, nada más entrar en lugar de Memphis, pero en el que las aficiones estuvieron bastante por encima de los jugadores. Aprovecharon la cercanía a Alemania, país fronterizo con Polonia y Países Bajos, para desplazarse en masa.

Ganó con justicia el equipo de Ronald Koeman, merced a dos asistencias de Aké a Gapko y al ariete del Hoffenheim, pero le costó remontar a un rival que se adelantó en una acción de estrategia y fue castigado por replegarse en exceso. Y cuando trató de estirarse, acusó las ausencias clave de Lewandowski y Milik. La 'Oranje' estará en octavos, pero debe progresar para poder ser incluida en el ramillete de favoritas.

Ambas selecciones evidenciaron estar lejos de su glorioso pasado en una cita con reminiscencias históricas. Medio siglo atrás, el Mundial del 74, el deseado duelo entre estos dos países no pudo disputarse. Se coronó la República Federal Alemana de Beckenbauer y el Torpedo Müller, pero holandeses y polacos fueron los más vistosos. Eran tiempos de Krool, Neeskens, Rep o Johan Cruyff en los tulipanes y de los polacos Zmuda, Deyna, Lato y Szarmach. Curiosamente, el viejo estadio de Hamburgo, transformado para el Mundial de 2006, fue escenario entonces de un duelo icónico entre la antigua República Democrática Alemana, la comunista, y sus vecinos occidentales. Se jugó casi en la guerra fría y se impuso la RDA.

Polonia

Szcesny, Frankowski, Bednarek, Salamon (Bereszynski, min. 86), Kiwior, Zalewski, Szymanski (Moder, min. 46), Zielinski (Piotrowski, min. 78), Romanczuk (Slisz, min. 55), Urbanski (Swiderski, min. 55) y Buksa.

1

-

2

Países Bajos

Verbrugen, Dumfries, De Vrij, Van Dijk, Aké (Van de Ven, min. 87), Reijnders, Veerman (Wijnaldum, min. 62), Schoutem, Simons (Malen, min. 62), Memphis (Weghorst, min. 81) Gakpo (Frimpong, min. 81).

  • Goles: 1-0: min. 16, Buksa. 1-1: min. 29, Gakpo. 1-2: min. 83, Weghorst.

  • Árbitro: Ribeiro Soares (POR). Amarilla a Veerman

  • Incidencias: Partido de la primera fase de la Eurocopa en el grupo D, disputado en el Volksparkstadion de Hamburgo.

Volviendo al presente, salió la tropa de Koeman mandona, inclinando el campo hacia Gapko, el mejor sobre el césped. El delantero del Liverpool parte desde la izquierda, a pierna cambiada, y fue un problema para Frankowski, carrilero del Lens. Avisó enseguida con un disparo raso, pero el juventino Szcesny demostró ser un gran portero. Luego haría otra parada soberbia, tras una volea muy plástica de Van Dijk en plan ariete.

Marca el sustituto de Lewandowski

Polonia, sin embargo, se defendía bien y sorprendió en un saque de esquina. Zielinski, el más técnico de los centroeuropeos, puso un balón tenso y Buksa, el sustituto de Lewandowski, se anticipó a la zaga. Gran cabezazo del ariete del Antalyaspor, defendido de forma incomprensible por Dumfries, un lateral. Gapko, quién si no, se encargó de devolver la tranquilidad para su país en una acción algo afortunada, ya que su disparo golpeó en un defensor. Memphis dispuso de una gran ocasión que cruzó en exceso, pero Países Bajos echaba en falta una referencia en punta para fijar a alguno de los tres centrales. Depay es peligroso, pero es un delantero flotante al que le gusta bajar a recibir.

El combinado neerlandés aceleró tras el descanso, algo más fiel a su idiosincrasia de equipo ofensivo. Cuando Aké y Dumpfries, sus dos laterales, avanzaban, los polacos se desorganizaban. Xavi Simons estuvo muy poco participativo y a falta de media hora el intervencionista Koeman le cambió por Malen, más profundo y desequilibrante por banda y un incordio para Zalewski, un falso lateral que ataque mejor que defiende. También retiró a Veerman porque había que asumir riesgos y el sustituto de De Jong estaba amenazado con una tarjeta. Enfrente, Probierz, el técnico que cambió la dinámica errática de la breve era de Fernando Santos, ya había realizado tres sustituciones. Algo no le gustaba. Sus compatriotas se echaron demasiado atrás y a Koeman le salió de maravilla la apuesta en el tramo final por Weghorst y Frimpong en lugar de los agotados Gapko y Memphis. En la primera que tocó, el ariete del Hoffenheim resolvió el duelo. De nuevo, participó Aké. Avanza la 'Oranje'.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios