Borrar
Vivian, Nico, Ferran, Baena y Olmo bromean en la sesión de trabajo de ayer previa a la semifinal EFE
Optimismo español ante su bestia negra
Semifinal

Optimismo español ante su bestia negra

La Roja busca el pase a la final con apuesta por su juego ofensivo y vertiginoso frente a una Francia que se enorgullece de ser un grupo de cemento armado

Colpisa / Javier Ortiz de Lazcano

Enviado especial

Martes, 9 de julio 2024, 10:48

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Pese a que enfrente está Francia, el mejor equipo de Europa en los últimos años y bestia negra de España en las fases finales, hay un optimismo imposible de ser frenado entre los aficionados de La Roja. En la calle se respira que el equipo de Luis de la Fuente es mejor que el de Didier Deschamps y que, por tanto, esta tarde se adjudicará en el estadio del Bayern Múnich el billete para la final del domingo en Berlín. Allí buscará convertirse en el rey del torneo con cuatro entorchados y dejar atrás, con uno menos, a Alemania.

¿Hay razones para la euforia? Muchas. España es la única selección que ha ganado sus cinco partidos y es, junto a la eliminada Alemania, la que más goles ha marcado, 11. También es el combinado que más remates ha intentado (102) y el que más balones ha recuperado (230).

La Roja ha sido capaz de ganar cuando ha sido superior (Croacia, Italia, Albania y Georgia) y también cuando se ha encontrado con un rival que le ha tratado de tú a tú como Alemania. La apuesta de Luis de la Fuente por un juego ofensivo, de vértigo y con bandas desequilibrantes, ha dado un resultado muy por encima del esperado. Su selección ha pasado de no aparecer en las apuestas de favoritos a encabezarlas.

Tiene además al mejor mediocentro del mundo, el metrónomo Rodri, y dos extremos, Lamine Yamal y Nico Williams, que causan pánico entre los rivales. Generan tanta incertidumbre que la primera pregunta de la rueda de prensa a Deschamps fue cómo piensa hacer frente a este trío. «Confío en los míos», esquivó el seleccionador francés.

Estos tres aparecen rodeados por jugadores que han dado un nivel brillante como Unai Simón, Cucurella, Laporte, Fabián y Dani Olmo. «España es un equipo muy completo. Es el que mejor ha jugado en el torneo», advirtió el centrocampista francés Adrien Rabiot. No pudo echar tantas flores sobre los suyos. «No sé si somos un equipo digno de ver o no, pero estamos en semifinales».

Frente a la exuberancia española, Francia solo ofrece el equipo de mayor poderío físico del torneo y mucho cemento armado. Ha llegado a semifinales con la pírrica producción ofensiva de dos goles en propia meta y otro de penalti. «Si usted se aburre con nosotros, ponga otro canal», contestó Deschamps a un periodista sueco cuando le indicó que la gente dice que el juego francés es tedioso.

De sus figuras Mbappé y Griezmann no ha habido noticias, pero a nadie se escapa que son balas de plata que pueden ser disparadas en cualquier momento. «No están con las piernas tan frescas» admitió Rabiot.

Además, Francia es el paradigma de equipo competitivo capaz de dar un disgusto a cualquiera. Desde que el Mundial de Brasil en 2014 puso fin a la edad de oro española, los galos son la mejor selección de Europa. Se crecen además en estas alturas de los torneos. Esta noche buscan su cuarta final en ocho años tras la de la Euro'16, perdida ante Portugal, y los Mundiales 2018 (campeones) y 2022 (subcampeones al caer con Argentina).

Para colmo, se trata de la bestia negra de España. Se han medido seis veces en fases finales y solo se recuerda un triunfo de La Roja (en los cuartos de la Euro'12 que ganó). Lo demás han sido un empate y cuatro derrotas (dos en la Euro, incluida la final de 1984, otra en octavos en el Mundial Alemania de 2006 y la última en el partido por el título en la Liga de Naciones de 2020).

Ausencias

Las ausencias marcan el duelo. De la Fuente debe remodelar la defensa por las bajas por sanción del expulsado Carvajal, uno de los mejores ante Alemania, y el central Le Normand, por acumulación de amarillas.

El entrenador ya ha dejado claro que nadie espere ocurrencias para suplir las bajas, que en estos casos el sustituto siempre es un jugador de ese puesto. Por tanto, Jesús Navas se encontrará a sus 38 años y a seis meses de retirarse con la complicada y crucial tarea de frenar a Mbappé, mucho más rápido que él. El sevillano deberá tirar de experiencia e ingenio.

La ausencia de Le Normand será cubierta por el exmadridista Nacho, que ha cumplido a gran nivel hasta el momento. La baja de Pedri, que no volverá a jugar, tratará de paliarla Dani Olmo, que hasta ahora ha sido suplente del canario pero que ha rendido por encima de él.

España llega fuerte y con motivos para el optimismo, pero sabe que para ser campeón hay que echar abajo muros de cemento armado tan grueso como Francia.

Alineaciones probables:

España: Unai Simón, Navas, Nacho, Laporte, Cucurella, Olmo, Rodri, Fabián, Lamine Yamal, Morata y Nico Williams.

Francia: Maignan, Koundé, Saliba, Upamecano, Hernández, Kanté, Tchouaméni, Camavinga, Griezmann, Kolo Muani y Mbappé.

Árbitro: Slavko Vincic (Eslovenia).

Estadio: Múnich Arena.

Hora y TV: 21:00 h. La 1.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios