Borrar
Los jugadores del Barça celebran el gol de Ferran. Efe
Jornada 30

El Barça amarra la Liga y acaba con la excelente racha del Atlético

El equipo de Xavi se impuso en un duelo bastante equilibrado gracias a un gol de Ferran al borde del descanso y mantiene la distancia de once puntos respecto al Madrid a falta de ocho jornadas

Daniel Panero

Domingo, 23 de abril 2023, 15:55

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El Barça dio este domingo un paso de gigante para ser campeón de Liga. El conjunto que dirige Xavi se impuso por 1-0 al Atlético de Madrid en un partido equilibrado que pudo caer para cualquiera de los dos lados, pero que esta temporada siempre cae del lado azulgrana. El tanto de Ferran Torres al borde del descanso mantiene la diferencia de once puntos respecto al Real Madrid a falta de ocho jornadas y deja el título visto para sentencia.

«Nos va la Liga en ello», dijo Xavi en la víspera y el Camp Nou recogió el guante. El culé sabía que era un día clave y respondió generando un ambiente digno del día de San Jordi, del día de enfrentarse a todo un Atlético y del día de sentenciar el título liguero. Era el día, sí, y con esa intención salió un Barça que retomó el 4-3-3 con Frenkie De Jong y Ferran como novedades y con la idea de recuperar esa identidad siempre presente en el imaginario azulgrana.

Barcelona

Ter Stegen; Koundé, Araujo, Marcos Alonso (Eric García, min. 61), Balde; Busquets, De Jong (Kessié, min. 79), Gavi; Raphinha (Ansu Fati, min. 91), Lewandowski y Ferran (Pedri, min. 61)

1

-

0

Atlético de Madrid

Oblak; Molina, Savic, Giménez, Hermoso (Reguilón, min. 79), Carrasco; De Paul, Witsel (Morata, min. 60), Lemar (Saúl, min. 67); Correa (Pablo Barrios, min. 60) y Griezmann

  • Goles 1-0: min 44, Ferran Torres.

  • Árbitro José María Sánchez Martínez. Amonestó a Marcos Alonso, Busquets, Griezmann, Raphinha, Savic, Giménez, Pablo Barrios, Reguilón, Morata, Gavi, SImeone y Saúl.

  • Incidencias Partido disputado en el Camp Nou ante 80.965 espectadores

El Barça quiso ser el Barça, con todas las letras, y se llevó un susto morrocotudo nada más empezar el choque en un fallo en la salida desde atrás de Busquets. El 5 azulgrana perdió el cuero en la frontal del área y Griezmann dibujó una vaselina imposible para Ter Stegen, que vio como el balón se estrellaba en la madera y resopló al unísono con las más de 80.000 almas que trataban de coger asiento.

Fue una de las claves de la tarde, un aviso a navegantes por parte de un Atlético que poco tenía que ver con el de la primera vuelta. El Cholo dispuso un 5-3-2 en fase defensiva que se convertía en un 4-4-2 en fase ofensiva, cosas del fútbol moderno. Los rojiblancos alternaron la presión en campo contrario con la eliminación de espacios, un plan que funcionó, pero a medias. El Barça no encontró soluciones por dentro, pero sí por fuera. Balde fue un puñal y Raphinha y Ferran Torres se convirtieron en una pesadilla para los rojiblancos. Entre los dos generaron peligro y antes del descanso dieron el golpe tras una pugna que ganó el brasileño y que certificó el ex del City con un disparo desde la frontal que terminó con la sequía azulgrana y con la resistencia de un Atlético que perdonó las dos ocasiones de las que dispuso y que acusó en exceso las bajas de Koke y Marcos Llorente.

Intercambio de golpes

Tras la reanudación, el partido cambió por completo. El Atlético trató de dar un paso al frente en busca del empate y eso provocó que hubiera un intercambio de golpes. Los rojiblancos tuvieron una mayor fluidez y dispusieron de dos remates que no encontraron portería por parte de Carrasco y De Paul, mientras que los culés hicieron lo propio con un disparo de Gavi. El nuevo escenario era un arma de doble filo para el Barça y Xavi lo sabía. El egarense miró al banquillo, vio a Pedri, y decidió retomar al 4-4-2 con la entrada del canario por Ferran para tener un mayor equilibrio y empezar a cerrar el partido en la parcela ancha.

El cambio no tuvo el efecto deseado y el partido llegó a la recta final en la cornisa. El Barça no supo frenar el ritmo del choque y el partido entró en una auténtica montaña rusa. El Atlético pudo marcar después de un taconazo de Griezmann que encontró la respuesta de Ter Stegen y los azulgranas tuvieron dos ocasiones clamorosas en las que no estuvieron finos. En la primera Raphinha no acertó con un remate bajo palos y en la segunda Lewandowski estuvo egoísta en un mano a mano ante Oblak cuando tenía solo al brasileño para rematar a placer. Fueron los últimos chispazos de un encuentro que se fue apagando en los últimos minutos a medida que llegó el cansancio físico y que terminó con final feliz para el Barça, que ya se sabe campeón después de su enésima victoria por la mínima esta temporada.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios