Borrar
Jornada 25

El Barça coge aire antes de la Champions

Un doblete de Lewandowski, que marcó el segundo de penalti en el descuento, salvó al conjunto azulgrana en Balaídos

Daniel Panero

Madrid

Sábado, 17 de febrero 2024, 20:58

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El Barça cogió aire este sábado en Balaídos. El conjunto de Xavi Hernández se impuso al Celta por 1-2 en un partido sin demasiado brillo que se terminó resolviendo con un tanto de Lewandowski de penalti en el minuto 97. El punta polaco desatascó a los azulgranas después de que Iago Aspas empatara el duelo tras el descanso y permite a los culés llegar al duelo ante el Nápoles en Champions con un resultado positivo.

Con un ojo puesto en Balaídos y otro en Nápoles. Así salió el Barça este sábado a jugar contra el Celta. Xavi, que dijo en la previa que había que ir «paso a paso», retomó el 4-3-3, dio descanso a Gündogan y concedió la alternativa como titular a Vitor Roque. El brasileño fue la gran novedad en un equipo que salió dispuesto a hacerse con el control del juego a través de la pelota, pero que dio una vez más muestras de tener el freno de mano echado. Esa es la sensación que ofrecieron los culés en un inicio en el que faltó fluidez para romper líneas y en el que la presión en campo contrario fue tan descoordinada que supuso algún que otro susto de los vigueses en las tan temidas transiciones.

Fue un primer acto en el que el Barça subió a lomos de Lamine Yamal. El canterano, de apenas 16 años, es en este momento la alegría de un equipo en el que se ha instalado la monotonía. De Jong, incrustado entre centrales, juega demasiado lejos de donde hace daño al rival, Christensen no tiene todavía el ritmo con la pelota para la medular azulgrana y todo depende de la inspiración de un jugador con edad de juvenil. Lo intentó todo. Bajó a recibir, fue al espacio, probó a Guaita con un disparo que repelió el meta y no paró hasta activar a sus compañeros, incluido Lewandowski, que al filo del descanso cazó un balón en la frontal para dar ventaja a los azulgranas.

Celta

Guaita, Mingueza (Kevin Vázquez, min. 85), Starfelt, Carlos Domínguez (Unai Núñez, min. 46), Ristic (Manu Sánchez, min. 59), Tapia, Beltrán, Luca de la Torre, Allende (Swedberg, min. 77), Aspas y Larsen (Douvikas, min. 85).

1

-

2

Barcelona

Ter Stegen, Koundé, Araujo (Iñigo Martínez, min. 46), Cubarsí, Cancelo, Christensen (Gündogan, min. 58), Pedri (Fermín López, min. 75), De Jong, Lamine Yamal (Oriol Romeu, min. 100) Lewandowski y Vitor Roque (Raphinha, min. 58).

  • Goles: 0-1: min. 45, Lewandowski. 1-1: min. 47, Aspas. 1-2: min. 97, Lewandowski, de penalti.

  • Árbitro: Pulido Santana (Comité Canario). Amonestó a Allende, Christensen, De Jong, Ter Stegen e Iñigo Martínez.

  • Incidencias: Partido correspondiente a la 25ª jornada de Liga, disputado en el Estadio de Balaídos ante 23.096 espectadores.

Tras la reanudación, el Barça tropezó con la piedra con la que lleva topándose toda la temporada. Los de Xavi salieron despistados del vestuario y en apenas un minuto y medio el castillo de naipes se vino abajo después de que el Celta hiciera una triangulación que concluyó con un disparo de Iago Aspas desde la frontal. Koundé desvió el cuero, despistó a Ter Stegen y puso patas arriba un partido que nunca llegó a estar bajo control para los culés.

Contra las cuerdas

El gol lo cambió todo. El Barça volvía a estar, una semana más, contra las cuerdas. Eso lo sabía Xavi, que miraba el reloj e iniciaba la cuenta atrás para una nueva debacle. 'Tic tac, tic tac' pensaba el de Tarrasa, que antes del minuto 60 dio entrada a Gündogan y a Raphinha por Christensen y por un desaparecido Vitor Roque con el objetivo de hacer toque de corneta de cara a la recta final del partido. Los cambios no variaron el dibujo, pero sí la actitud de un Barça que fue más vertical gracias al concurso del futbolista germano. Su entrada dio más velocidad al juego y permitió que jugadores como Pedri o Lamine Yamal pudieran tener más espacios.

El Barça fue más vertical, pero siguió sin encontrar la manera de meter mano a un Celta que se pasó todo el partido sin apenas sufrir. Los de Xavi abusaron, paradójicamente, de balones en largo en la recta final buscando a Lewandowski y también lo hicieron de un Lamine Yamal que ha pasado a ser un bote salvavidas cuando a los culés el agua empieza a llegarles al cuello. Fue así de nuevo en la recta final. El canterano se hizo omnipresente, mostró la rebeldía que tanto necesita su equipo y en una pugna con Fran Beltrán recibió una patada dentro del área que abrió de par en par las puertas del triunfo para los azulgranas. Lewandowski falló en primera instancia, pero Guaita estaba adelantado, y a la segunda selló el triunfo de los culés para llegar al duelo contra el Nápoles con un poco de aire.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios