Borrar
Jornada 34

Brahim pone la música al alirón del Real Madrid

Los blancos, liderados por el malagueño, doblegan al Cádiz y aprovechan la derrota del Barça en Montilivi para proclamarse campeones de Liga con cuatro jornadas de antelación

Óscar Bellot

Madrid

Sábado, 4 de mayo 2024, 18:12

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El Real Madrid entonó el alirón liguero este sábado con cuatro jornadas de antelación. El conjunto de Carlo Ancelotti, de nuevo con la unidad B y a medio gas mientras velaba armas para cerrar la eliminatoria de semifinales de la Champions frente al Bayern, derrotó al Cádiz en el Santiago Bernabéu y aprovechó la debacle del Barça ante el Girona en Montilivi para activar la fiesta sin necesidad de hacer más cuentas.

Un gol de Brahim, el futbolista más clarividente de cuantos se dieron cita en el coliseo del Paseo de la Castellana, castigó a un Cádiz que había dispuesto segundos antes de una ocasión inmejorable para adelantarse en las botas de Chris Ramos. La abortó Courtois, de vuelta a la acción casi nueve meses después de romperse el ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda. El belga, tan inmenso como de costumbre, regresó a tiempo para dejar su impronta en una Liga dominada a placer por su equipo y que tiene como actor estelar a Bellingham.

El inglés, suplente ante el Cádiz, saltó en la segunda parte y aún le dio tiempo a reclamar su consiguiente cuota de protagonismo aprovechando una asistencia de Brahim para sentenciar la riña y mostrar su determinación a seguir peleando por el Pichichi. Nacho, el capitán que parece a punto de entregar su brazalete, puso un broche cargado de poesía desencadenando un contragolpe fulgurante y sirviendo el tercero en bandeja a Joselu para redondear la faena en una tarde que deja al Real Madrid celebrando por todo lo alto su trigésimo sexta Liga y al Cádiz asomándose aún más al precipicio.

Real Madrid

Courtois, Carvajal, Militao, Nacho, Fran García, Modric, Camavinga (Valverde, min. 80), Ceballos, Arda Güler (Bellingham, min. 66), Joselu y Brahim (Vinicius, min. 73).

3

-

0

Cádiz

Ledesma, Zaldua (Iza, min. 66), Fali, Chust, Javi Hernández, Alcaraz, Escalante, Sobrino (Juanmi, min. 75), Álex Fernández (Lucas Pires, min. 66), Robert Navarro (Alejo, min. 84) y Chris Ramos (Maxi Gómez, min. 75).

  • Goles: 1-0: min. 51, Brahim. 2-0: min. 68, Bellingham. 3-0: min. 93, Joselu.

  • Árbitro: Iglesias Villanueva (Comité Gallego). Amonestó a Zaldua.

  • Incidencias: Partido correspondiente a la 34ª jornada de Liga, disputado en el Santiago Bernabéu ante 72.654 espectadores.

Se trataba de un compromiso de entreguerras para el Real Madrid, focalizado en la Champions. De ahí que Ancelotti introdujese diez variantes respecto al once que se midió el martes al Bayern. Solo mantuvo de inicio a Nacho, imperial de principio a fin. La gran novedad fue la presencia bajo palos de Courtois. Después de casi nueve meses en el dique seco, el belga necesitaba coger sensaciones y lo cierto es que volvió a ser decisivo evitando un gol de Chris Ramos que podría haber alterado el guion del encuentro.

Lanzó el primer aviso Militao con un disparo lejano que desvió con ciertos apuros Ledesma, guardián de un Cádiz encastillado de entrada en las inmediaciones del área mientras el Real Madrid percutía especialmente por el costado izquierdo, dominio en esta ocasión de Brahim y de Fran García, aunque de forma inane. Con Camavinga en el eje, Modric al mando de las operaciones y Arda Güler dejando pinceladas de la calidad que atesora en el flanco derecho, los blancos asumieron el mando territorial pero les costó encontrar rendijas en la muralla amarilla.

Dispuso Mauricio Pellegrino un sólido batallón defensivo que apenas dejaba como verso suelto a Chris Ramos, quien desperdició una buena oportunidad para abrir el marcador en la primera batida ofensiva de un Cádiz que comparecía en el Santiago Bernabéu con la soga al cuello. Marraría poco después una ocasión aún más clara Sobrino, bien contenido por Nacho después de que Militao perdiese el duelo con el atacante en la divisoria. El recuento de aproximaciones satisfacía a Pellegrino, disconforme, por el contrario, en lo tocante a eficacia. Ni en uno ni en otro apartado encontraba motivos para el regocijo Ancelotti, vigía de un Real Madrid que completó una primera parte de espíritu funcionarial y sin más chispa que la que aportó Brahim.

Intratable

Necesitaba agitar el choque el cuadro local tras el interludio para desbordar a un Cádiz muy solidario en las ayudas y no exento de amenaza. Lo volvió a demostrar Chris Ramos nada más reanudarse el pleito, después de otro error de Militao que permitió al delantero plantarse solo ante Courtois. El cancerbero, como si no hubiese pasado el tiempo, se agigantó para cerrar el paso al ariete antes de que Brahim demostrase, una vez más, que la clase marca la diferencia.

El malagueño recogió un pase de Modric, se abrió espacio en una baldosa y soltó un derechazo inapelable a la escuadra. En apenas unos segundos se pasó del probable 0-1 al previsible 1-0. Marcó Brahim, autor después del obsequio que Bellingham recogería para echarle el lazo al litigio con el Cádiz, pero también Courtois anotó su particular gol en el casillero para alimentar el debate sobre quién debería ocupar la portería del Real Madrid en una hipotética final de la Champions.

Lograr el acceso a esa cita que tendrá lugar el 1 de junio en Wembley es ya la única preocupación que alimenta una escuadra que convirtió el campeonato doméstico en su patio de recreo y que salió del Bernabéu escuchando el grito de «campeones, campeones» procedente de su hinchada antes de que el Barça redondease la fiesta de los blancos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios