Borrar
Fernando Alonso celebra en el podio su tercer puesto en el GO de Arabia. Reuters
Alonso logra un podio 100 de ley tras una jornada surrealista
GP de Arabia Saudí

Alonso logra un podio 100 de ley tras una jornada surrealista

El asturiano celebró el tercer puesto, solo por detrás de los Red Bull, se lo quitaron por sanción y acabaron por devolverlo unas horas después

David Sánchez de Castro

Madrid

Domingo, 19 de marzo 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El VAR de la Fórmula 1 enseñó sus vergüenzas con los 100 podios de Fernando Alonso. El asturiano celebró su segundo tercer puesto consecutivo en este 2023, pero instantes después de bañarse en champán, llegó el varapalo: había cumplido mal una sanción. Haberse colocado mal en la parrilla de salida le costó inicialmente 5 segundos de castigo, pero un mecánico, el del gato hidráulico trasero, tocó antes de tiempo el coche y, por tanto, incumplió la norma. El equipo Mercedes protestó y la FIA, al igual que hizo hace dos semanas a Esteban Ocon, le metió un castigo final de 10 segundos. De ser tercero cayó al cuarto puesto y su podio lo heredaba inicialmente George Russell.

Sin embargo, cuando ya había pasado la medianoche, la FIA asumió la reclamación de Aston Martin: tocar no implica trabajar en el coche y, por tanto, rectificaron su propia decisión. Conclusión: muchos decían que la FIA no podía ser más ridícula, pero lo fueron. Alonso acabó tercero en Arabia Saudí y suma, por tanto, 100 podios en su carrera deportiva.

El asturiano entró en meta tras Sergio Pérez, que no pudo ponerse líder del campeonato porque Max Verstappen, cuya remontada desde el 15º le permitió acabar segundo, hizo la vuelta rápida en el último instante. Los Red Bull son inalcanzables de momento.

La salida de Alonso fue más que decente, pero no legal. Sergio Pérez sabía dónde y a quién tenía que cubrir, por lo que no dudó en echarse hacia la izquierda en cuanto se apagaron los semáforos. Llegó a la primera curva en la primera posición y la afición ya aullaba, pero no había acabado todo, ni mucho menos, pues se había colocado mal. La FIA actuó rápido y enseguida advirtió al asturiano de una sanción de 5 segundos. Sanción inapelable que obligó al asturiano a contar con ese hándicap para más adelante.

En cuanto llegó el DRS, Pérez solventó su mala salida para ponerse primero, mientras por detrás el caimán Max Verstappen aún tardaba en remontar hasta el podio, que era su gran objetivo planteado. No solo Alonso estuvo bien: en Aston Martin también festejaron a lo grande cómo Lance Stroll le arrebataba la cuarta plaza a un dócil Carlos Sainz que en los primeros giros sufrió más de lo previsto.

Activado el plan A

El objetivo de Alonso era claro: sostener el segundo puesto. Esos 5 segundos de penalización que debía asumir en la parada en boxes le obligaba a tener un colchón con los de detrás para la parada en boxes, algo que hizo con una táctica tan fácil de plantear como difícil de hacer: 'atarse' a la trasera del Red Bull de Pérez. La réplica del mexicano fue obvia: apretar para separarse con margen de DRS superior.

Noticia Relacionada

Mientras, por detrás, la lucha estratégica entre Ferrari y Aston Martin salió a favor de los primeros. Los de rojo acertaron esta vez: farolearon con Carlos Sainz para intentar el adelantamiento en boxes sobre Lance Stroll y les salió bien. No hizo falta: el canadiense abandonó por un problema en los frenos, lo que hizo salir el coche de seguridad.Este incidente benefició a Alonso, que no había hecho su parada en boxes, pudo cumplir la sanción y, además, cambiar los neumáticos sin que esa pérdida de 5 segundos le afectara en la distancia con George Russell. El español se mantuvo segundo y, por tanto, la sanción inicial quedó en nada.

En este incidente, los grandes perjudicados fueron los que pararon en boxes antes del coche de seguridad, como Ferrari. Prueba de ello fue que Sainz perdió posición con Hamilton, en la lucha por el quinto puesto, nada más reiniciarse la carrera.

Verstappen, liebre de Alonso

Si antes de la carrera se pagaba a 2,5 euros la victoria de Verstappen era por actuaciones como esta. El neerlandés pasó a Alonso en segunda posición cuando se cumplía el ecuador de la carrera. Era lo previsible: Red Bull está a un mundo, aunque Aston Martin tenga un coche más que decente.

La lucha de Alonso fue entonces sujetar el podio, alcanzar el 100º de su carrera deportiva. Para ello debía no solo no perder de vista a Pérez y Verstappen, sino también mirar por los retrovisores para que Russell y Hamilton no le atrapasen. El neerlandés se convirtió en una liebre perfecta para el asturiano, mientras Russell se hacía su mejor aliado: todo lo que sujetase el joven británico al heptacampeón era oxígeno que le daba a Alonso.

Noticia Relacionada

Pérez actuó de 10. Mientras todos esperaban que Verstappen le arrancase las pegatinas, él respondió con un ritmo infernal que su compañero solo pudo igualar y poco más. De hecho, a falta de acción en pista (gracias a Pirelli, una vez más), hubo en las radios.

Primero Verstappen se quejó de que notaba algo raro en la dirección. De repente le empezó a ir más dura de lo previsto, lo que hizo temer lo peor. Aunque no determinaron qué ocurría, las últimas 10 vueltas del bicampeón fueron conteniendo el aliento. También Pérez se empezó a quejar de que el pedal de freno estaba comportándose extraño. Ese conato de problemas en Red Bull provocó la reacción inmediata de Alonso: pasó de rodar en 1:34 a hacerlo en 1:32. También porque en Mercedes empezaron a jugar con la otra F1: avisaron a Russell de que, quizá, a Alonso le tocaba una penalización extra de 5 segundos porque la anterior no había sido correcta.

Aunque Alonso aumentó el margen más de 5 segundos, por si acaso, instantes después de que se hubiera bajado del podio le anunciaron el castigo... que horas después quedó anulado. La cara de Russell debía ser para verla, porque pasó de tener el trofeo a perderlo cuando ya estaba en el hotel. Más allá del resultado, por segunda carrera consecutiva, Alonso demostró que va a estar ahí con otra carrera que es toda una declaración de intenciones. El segundo doblete de Red Bull de este año les confirma como el rival a batir sin duda, pero también a Aston Martin como la alternativa. Si en algún momento fallan, ahí estará Alonso. La clave está en que no falle él... ni sus mecánicos, ni la FIA.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios