Borrar
Pepe Vázquez, en el banquillo de Würzburg. ÁLEX LÓPEZ
Una racha impropia de Avenida, las lesiones y los fichajes tumban a Pepe Vázquez
Baloncesto

Una racha impropia de Avenida, las lesiones y los fichajes tumban a Pepe Vázquez

El técnico gallego ha sido destituido este lunes tras la derrota del sábado ante el Cadía La Seu

Juanjo González

Salamanca

Lunes, 15 de enero 2024, 14:24

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

No puede decirse que la anunciada decisión por parte del CB Avenida de prescindir este lunes 15 de enero de los servicios de Pepe Vázquez como primer técnico haya sorprendido a muchos seguidores del club salmantino. El gallego ha llegado hasta mediados de enero... pero ha podido caer bastante antes porque los resultados y el juego del equipo no han estado a la altura aunque a la hora de repartir responsabilidades estas no son todas para Pepe.

El presidente Recio ha decidido cortar al técnico casi un año después de que pactara la salida de Roberto Íñiguez del club tras unos meses de continuos follones públicos del vitoriano con la entidad y el anterior gerente Carlos Méndez que llevaron a la salida del histórico dirigente de la entidad. Vázquez llegó a mitad de temporada desde Bembibre, un equipo que pelea año tras año por no bajar. Ya conocía la casa tras ser segundo de Ortega pero desde el primer momento se comenzó a cuestionar su capacidad para liderar un proyecto del nivel de Avenida.

Logró meter al CB Avenida en las finales de Copa y Liga, cayendo en las dos, dejando mucho que desear tanto en el duelo copero con Zaragoza como en la final liguera ante el Valencia Basket -el favorito-, en la que el técnico optó por no igualar nunca por dentro con dos '5' el poderío interior de las taronjas... y lo pagó caro.

La llegada del verano le dio otra nueva oportunidad pero gran parte de los fichajes -el club siempre ha dicho que son consensuados por Raquel Romo, Jorge Recio y el propio Vázquez- han dejado mucho que desear hasta la fecha: la base Cazorla se marchó ante la gran oferta de Praga y Cakir -que llegaba del campeón de Europa pero sin experiencia fuera de Turquía- ha estado enormemente lejos de las prestaciones de la canaria; se apostó por una americana como Hartley, casi un año parada por graves lesiones de rodilla, un riesgo evidente que tuvo como consecuencia que la americana estuviera (con lógica) muy lejos de las prestaciones anteriores de la escolta como profesional; la belga Delaere, fichada antes de ser campeona de Europa con su país, tampoco está dando lo que se espera de ella con poca anotación y desconexiones del juego un partido sí y otro también; tampoco ha justificado por ahora su llegada Lucía Rodríguez, un fichaje desde la Liga Challenge. El de Sika Koné, que todo hay que decirlo, ha sido un acierto pleno.

De las últimas en llegar, Hatar también llega de intentar recuperarse de una grave lesión, Horvat es por ahora una auténtica incógnita en rendimiento y Arica Carter, arrebatada al Jairis hace unos días, está todavía aterrizando en Salamanca.

Las lesiones

En el análisis no pueden faltar las lesiones. Clave la de la griega Mariella Fasoula, posiblemente la mejor jugadora por calidad y proyección de la plantilla, que dijo muy pronto adiós a toda la campaña por una lesión de rodilla. Con ella, a buen seguro, todo podría haber sido algo diferente.

También la de larga duración de Alexis Prince, justo cuando la americana se empezaba a acercar a algo de lo que se esperaba de ella.

Y, para rematar la faena, la lesión de Silvia Domínguez, que ha dejado sin capitana a una nave por momentos sin rumbo.

La bronca

Hace unas semanas este diaria fue testigo de una intensa bronca de Pepe Vázquez a su plantilla a la vuelta de las mini vacaciones navideñas, una rapapolvo más duro de lo normal y que por las expresiones utilizadas por el gallego dejaba bien a las claras que no tenía a todo el vestuario con él.

La racha final

Pero como todo en deporte profesional, lo que condena a un técnico son los resultados y los de Pepe Vázquez son deficientes para un club como Avenida, el más grande en títulos en la historia del baloncesto nacional femenino.

Ya perdió los primeros títulos la pasada campaña y este año, tras arrancar bien en Liga -estando invicto hasta la jornada 10- y en Euroliga -sobre todo ganando los dos partidos a Cukurova, que es posiblemente lo que ha mantenido más tiempo en el cargo al gallego-.

Desde diciembre el equipo se ha caído en resultados: cuatro derrotas ligueras en los últimos seis duelos y la mayoría ante rivales inferiores o muy inferiores como el Celta, Cadí La Seu o Gernika, además de la de Zaragoza, y además las tres seguidas de Euroliga (Praga, Virtus y ESBVA) para completar un 3 de 10 insoportable para un barco del nivel del CB Avenida.

Ahora el club charro tratará de traer un técnico que levante a un equipo que va claramente a la baja con el objetivo de lograr una buena clasificación para los play-off, hacer un buen torneo copero y, si es posible, ganar los tres partidos de Euroliga para soñar con estar en cuartos. Avenida está todavía en la lucha por todo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios