Borrar
Ekaitz Jiménez (número 15), celebra junto a sus compañeros su golazo ante la Cultural Leonesa en el Reina Sofía. J. M. GARCÍA
Ekaitz Jiménez: «No tiré ahí pero fue un golazo, no sabía ni cómo celebrarlo»
Fútbol

Ekaitz Jiménez: «No tiré ahí pero fue un golazo, no sabía ni cómo celebrarlo»

Primera RFEF ·

El lateral vasco, autor del tanto de la victoria de Unionistas ante la Cultural, recuerda el gol, su pasado por Córdoba y los retos que tiene en Salamanca

Juanjo González

Salamanca

Lunes, 4 de septiembre 2023, 18:06

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Ekaitz Jiménez fue el gran protagonista del duelo de la segunda jornada liguera de Unionistas en la Primera RFEF. El lateral vasco de 27 años (San Sebastián, 15/03/1996) marcó el golazo de la victoria salmantina ante la Cultural Leonesa en el Reina Sofía, primer triunfo unionista del curso. Un centro-chut que se fue complicando para el portero y que terminó en el fondo de las mallas en el minuto 65 para alegría de todos los seguidores blanquinegros.

El defensa de Unionistas reconoce que «no me esperaba incluso salir de inicio en el partido. Estoy ya preparado pero todavía no a mi nivel top físico porque creo que necesito más rodaje pero muy contento de verme en el once. Todo salió redondo, portería a cero, victoria.... y encima marqué el gol, un golazo», expresa el jugador de la cantera de la Real Sociedad -precisamente los charros juegan en Zubieta el próximo domingo en la tercera jornada-.

Ekaitz no oculta que su intención inicial en la acción del gol no era la de lanzar a portería sino centrar para el remate de algún compañero, pero al final salió todo a la perfección. Así la recuerda el protagonista. «En la primera parte ya se dio una jugada similar, la del penalti que no nos pitan. Por suerte en la segunda jugada tengo un poco más de ángulo pero no puedo decir que la pegué ahí (a la escuadra) -reconoce entre risas-. Le pegué fuerte sabiendo que mis compañeros van a ir allí al remate. Pero por suerte va donde va y lo celebramos como si no hubiera un mañana... Pero esa es la realidad». El lateral zurdo se dio cuenta de que el balón colgado iba a ir dentro de la portería «en cuanto vi que el portero daba un paso atrás porque no llegaba. La dirección sí que vi rápido que era buena, con mucha altura y que iba a superar al portero».

La 'falta de costumbre' de celebrar goles hizo que Ekaitz Jiménez «no sabía ni cómo celebrarlo. Yo no meto goles. Al principio abro los brazos pensando que qué ha pasado y voy corriendo hacia unos compañeros que estaban al lado... no sabía qué más hacer, se me habían terminado los recursos (ríe). Me quería juntar a todos».

Y como es tradición en Unionistas, el primer gol oficial de cada temporada va con dedicatoria para la extinta UD Salamanca levantando todos los jugadores al cielo. «Ya lo sabíamos del partido ante el Sestao pero no marcamos. Estábamos avisados. Estaba en el banquillo y pregunté a Álvaro sobre ello y me contó un poco la historia».

El inicio liguero de Unionistas es más que notable con 4 puntos de 6 posibles aunque Ekaitz Jiménez es exigente y expresa que «es bueno el comienzo, pero por el nivel mostrado y al ser en casa tendría que haber sido 6 de 6. Ante el Sestao puede darse el empate pero hicimos muchas cosas bien para ganar».

El discurso del míster Dani Ponz de ir a ganar a todos los campos ha calado en la plantilla como confirma el defensa de Donosti. «Sí, la intención es clara pero no solo de boquilla. Esto no es el típico equipo peleón de presupuesto bajo. Aquí hay jugadores de muy buen pie a los que les gusta jugar. También corren por el compañero si hace falta pero con el balón en el pie sabemos qué hacer con él. Vamos a ir a todos los campos con nuestras armas sin miedo a perder», añade el jugador.

Pese a esa voluntad de ir a ganarlo todo, «es pronto para hablar de objetivos a largo plazo. Quedan 36 jornadas por delante y ahora solo nos importa la tercera que es en Zubieta ante la Real B. No solo el domingo a domingo, nos va a marcar el día a día con la competencia entre nosotros. Eso nos marcará dónde podamos estar».

Ekaitz Jiménez llega a Salamanca desde Córdoba, un club que por historia y seguimiento de masa social, es mucho más exigente que Unionistas. «Al ser más histórico puede ser más exigente, quieren llegar casi a Primera sin pasar por Segunda por así decirlo. A mí esa exigencia me encantaba, que hubiera 12-15 personas y que si las cosas no iban bien apretasen... a mí no me quemaba el balón. Aquí en Salamanca también me encanta porque es todo muy positivo. Siempre se ayuda. Es diferente, más cercano y familiar».

La lesión que le llevó a plantearse dejar el fútbol

Su primer año en Córdoba fue magnífico pero una lesión de menisco que en principio no iba para largo, se convirtió en una baja de 11 meses. «La primera fue espectacular. Jugamos la Copa Federación -le ganó con el Córdoba el título al CD Guijuelo- y jugábamos miércoles-domingo. Jugaba todo. La Liga la ganamos de calle... tenía otro año de contrato y yo a Córdoba fui por ese segundo año de contrato para plantarme en Primera RFEF en un proyecto fuerte para intentar ascender de nuevo... Pero en marzo me hicieron una entrada un poco fea en Antequera. Se me fue un poco la rodilla y me rompí el menisco. Pero por mala suerte esa lesión no me la encuentran hasta los siete meses... y esos siete meses fueron un querer y no poder todos los días. Intentándolo y se hinchaba la rodilla... tomando pastillas. Acabé con hasta ayuda externa porque pensé que incluso el problema estaba en mi cabeza y no en la rodilla. Por suerte me abrieron la rodilla, vieron que estaba partido, me cosieron y fueron otros 3-4 meses hasta recuperarme. Una lesión simple, un menisco externo común en el fútbol, me pegué 10-11 meses.. y luego no es fácil entrar en la dinámica negativa porque no ganábamos a nadie, luego yo tuve pequeñas lesiones...».

Ekaitz Jiménez reconoció en su presentación que incluso se le pasó por la cabeza dejar el fútbol. «Ahora estoy encantado en Salamanca. Pero esos meses fueron duros. Incluso pensaba que no lo superaría y tuve varias intentonas de no continuar, de volverme a mi casa y olvidarme del fútbol. Pero con mucha ayuda de familia y externa le di la vuelta y valoro las cosas de diferente manera. He caído en un sitio que tiene una herramienta increíble para vivir feliz con el fútbol, la ciudad, su gente, los compañeros y el staff».

Y después de superarlo todo, en Unionistas le 'plantan' como competencia directa a un lateral del Athletic (Jon Rojo). «Sí (ríe). Nos conocemos de muchos años e incluso de enfrentarnos en derbis Real-Athletic. Siempre he sabido dónde ha estado, todos los años dando buen nivel. Muy regular. Es competencia pero también podemos jugar juntos. La plantilla es corta y podemos jugar en varias posiciones muchos jugadores».

Este domingo regresa a la que fue su casa -Zubieta- para medirse a la Real B, en la que se formó. «Hace unas semanas jugamos un amistoso con ellos y en el staff queda alguna persona y también el portero Gaizka, que estuvo cedido en el Numancia el curso pasado. Hice muy buenos amigos allí. Tengo ganas de ir». Al salir de una cantera como la de la Real, Ekaitz reconoce que en algún momento de su carrera le encantaría que le llamaran para volver a vestir la elástica 'txuri-urdin'. «Sí, claro, eso es sueño que todos tenemos. Está muy lejos pero nunca vas a parar de intentarlo. Si te caes, te levantas... Así es, un sueño».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios