Borrar
RC
La OCDE mejora las perspectivas para España, pero la subyacente cerrará en el 5%

La OCDE mejora las perspectivas para España, pero la subyacente cerrará en el 5%

Prevé que los precios terminen el año en el 4,2%, medio punto menos que lo estimado hace cuatro meses, pero advierte de que la presión de la subyacente exige que se mantengan las subidas de tipos

Viernes, 17 de marzo 2023, 12:01

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La economía española resiste mejor de lo esperado al contexto internacional y de crisis inflacionista. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha mejorado sus previsiones económicas para España en su último informe (Interim Economic Outlook) publicado este viernes, en el que calcula que el PIB nacional crezca este año un 1,7%, cuatro décimas por encima de lo esperado en noviembre, la misma tasa de crecimiento que tendrá la economía el año que viene.

De hecho, según los cálculos de la OCDE, España crecerá en 2023 el doble que la media de la eurozona, que se quedará en el 0,8%, tres décimas por encima de lo esperado gracias al tirón de nuestro país y a que Alemania esquivará la recesión y avanzará un 0,3% este año, medio punto por encima de lo previsto antes. Para el año que viene la situación de España estará más alineada con la media europea, al crecer un 1,7%, la misma tasa que Alemania y solo dos décimas por encima que el 1,5% de la eurozona.

Y eso que la tasa de inflación seguirá siendo muy alta en España, sobre todo en el caso de la subyacente, aquella que no tiene en cuenta los precios de la energía ni los alimentos frescos y es, por tanto, más difícil de aplacar. En el caso de la inflación general, la OCDE prevé que España termine el año en el 4,2%, seis décimas por debajo de lo estimado hace cuatro meses. Será una tasa mucho menor a la que tendrá la media de la eurozona (6,2%) ya que estará por debajo de la de potencias como Alemania (6,7%), Italia (6,7%) o Francia (5,5%).

Pero el año que viene cambian las tornas y España se quedará rezagada en cuanto a altos precios. La inflación prevista es del 4%, ocho décimas menos de lo previsto, pero con una tasa en Europa que habrá conseguido descender al 3%, la misma que tendrán las potencias europeas.

El mayor problema vendrá del lado de la inflación subyacente que cerrará este año dos décimas por encima de lo esperado por la OCDE hasta el 5%, en línea con la media europea. El año que viene la subyacente seguirá en el 3,7%, siete décimas por encima de la media y superando en más de un punto a países como Italia o Francia.

A favor de las subidas de tipos

En esta ocasión la OCDE no hace ninguna referencia a nuestro país más allá de los datos, pero explica que a nivel global se comienzan a ver señales positivas de crecimiento, con una ligera mejora de la confianza de las empresas y los consumidores, y con un descenso paulatino de los precios de los alimentos y la energía. Así, la economía mundial avanzará un 2,6% en 2023, cuatro décimas más de lo previsto en noviembre, y la tasa de inflación cerrará el año en el 5,9%, una décima menos de lo proyectado entonces.

El organismo indica que la inflación se irá moderando gradualmente este año y el que viene, pero se mantendrá por encima de los objetivos del Banco Central Europeo (BCE) del 2% hasta la segunda mitad de 2024 en la mayoría de los países. En este sentido, la OCDE pide que la política monetaria siga siendo «restrictiva» hasta que haya «señales claras» de que la inflación subyacente se reduce de forma duradera en el tiempo. Por ello, asegura que todavía se necesitan más aumentos de las tasas de interés en Estados Unidos y la eurozona.

Y para apoyar a las familias en este contexto, el organismo reitera que la ayuda fiscal debe estar centrada en los más necesitados. Por eso, «focalizar mejor las ayudas» garantizará la sostenibilidad fiscal, limitará la demanda en un momento de alta inflación e incentivará la reducción del uso de la energía, sostiene el informe.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios