Borrar
A. Gómez
Los precios reducen el consumo de gas con más fuerza en industria que en hogares

Los precios reducen el consumo de gas con más fuerza en industria que en hogares

El Banco de España constata que la caída de la demanda en empresas es «estructural» por las inversiones realizadas en fuentes alternativas

Lunes, 24 de julio 2023, 13:10

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La guerra de Ucrania disparó los precios del gas natural a niveles nunca vistos y obligó a toda la economía a apretarse el cinturón para reducir tajantemente el consumo a nivel mundial. España no fue una excepción pese a que la dependencia del gas ruso es mucho menor que la de otros socios europeos como es el caso de Alemania, y el consumo se redujo drásticamente durante el año 2022 en empresas y hogares, pero con claras diferencias.

Por el lado empresarial, la industria, las grandes corporaciones y las pymes redujeron drásticamente su demanda de gas a partir de abril de 2022, cuando los precios se dispararon a causa del estallido del conflicto a finales de febrero. Y el Banco de España constata que este menor consumo se mantuvo durante el primer cuatrimestre de 2023 motivado por las mejoras en eficiencia energética e inversiones en energías renovables que han tenido que llevar a cabo las empresas para minimizar el impacto de la subida de los precios que, en ocasiones, han hecho que sus costes operativos se duplicaran de un año para otro.

Por tanto, se entiende que este desplome de la demanda puede ser «estructural» y mantenerse en el tiempo. En un artículo publicado este lunes por el organismo sobre la demanda de gas en el periodo 2022-2023, asegura que, probablemente, esa demanda no se recuperará a pesar de que los precios del gas han vuelto a caer de los máximos del año pasado a sus niveles históricos.

Noticia Relacionada

Dentro de estas cifras globales se observaron evoluciones diferentes por tipos de sector, ya que la industria del refino, por ejemplo, fue la que redujo en mayor proporción su demanda de gas natural, seguida de las factorías ligadas a la cogeneración de electricidad, el papel y la química/farmacéutica, revela el boletín.

Sin embargo, la dinámica de las familias ha sido diferente. Aunque es verdad que en el segundo semestre del año pasado se redujo históricamente el consumo de gas, el Banco de España constata que los niveles se recuperaron en el primer cuatrimestre de este año (entre enero y abril)como consecuencia de la reducción del precio de esta materia prima.

La caída de la demanda de gas fue más coyuntural que en el caso de las empresas españolas, sobre todo en el último tramo del año pasado cuando los precios no paraban de subir . Además, el informe subraya que la subida de precios fue menos acusada en los hogares que en las empresas por las medidas aplicadas por el Gobierno en su plan anticrisis.

La TUR y el IVA

Entre ese paquete de ayudas, la que más ha permitido amortiguar el pago de los recibos desorbitados de gas ha sido la ampliación de la tarifa regulada (TUR) desde octubre del año pasado hasta ahora, lo que ha representado una rebaja del precio medio del gas de hasta el 30% con respecto al que esas familias habrían abonado sin aplicar el descuento regulado por ley. Además, se extendió la TURa las comunidades de vecino con calderas para evitar que el que iba a ser un rígido invierno rompiera sus presupuestos y bolsillos.

Sin embargo, finalmente el final del año 2022 y el inicio de este año han sido más cálidos de lo habitual en cuanto a las temperaturas y meteorología. Con un invierno más apacible, el uso del gas ha sido mucho menor en los hogares, al no tener que activar tantas veces la calefacción;pero también en las empresas, donde no han precisado elevar tanto como se esperaba su consumo.

De hecho, fuentes del sector energético realizan una puntualización al informe del Banco de España al considerar que han sido esas temperaturas más benignas las que han permitido recudir el uso del gas natural en sus instalaciones. Y que, más allá de las medidas de eficiencia a las que hace referencia el supervisor, el ahorro empresarial e industrial se explica fundamentalmente por las condiciones meteorológicas del pasado invierno.

Fue esa causa la que motivó la la contracción de la demanda de gas por parte de los hogares, que no tuvieron necesidad de poner tanto la calefacción como otros años en la segunda parte del año. «A lo largo del primer cuatrimestre de 2023, el consumo volvió a su patrón habitual en relación con la temperatura», indica el Banco de España.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios