Borrar
El nuevo alcalde de Barcelona, Jaume Collboni. EFE | Vídeo: E. P.

El socialista Collboni, nuevo alcalde de Barcelona gracias al PP

El independentismo se queda de nuevo sin el poder en la capital catalana y habla de operación de Estado

Cristian Reino

Barcelona

Sábado, 17 de junio 2023, 16:47

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El independentismo se había vestido sus mejores galas para recibir a Xavier Trias como alcalde de Barcelona. Acudieron los primeros espadas. Artur Mas, Laura Borràs, Oriol Junqueras y Jordi Turull se sentaron en el salón de plenos del Ayuntamiento de Barcelona. Sus caras eran un poema. Porque en el último minuto se quedaron sin la joya de la corona, por la que llevan suspirando durante años y se les resiste. Saltó la sorpresa y Jaume Collboni fue proclamado alcalde de Barcelona. Obtuvo 23 votos: los 10 de los socialistas, 9 de los comunes y cuatro del PP. Parecía imposible una macedonia de ese tipo, pero un gesto de última hora de los comunes allanó el camino al candidato socialista. La formación de Ada Colau anunció su voto a Collboni y al mismo tiempo dijo que pasaba a la oposición. El PP se había comprometido a facilitar la alcaldía del socialista para que Waterloo no gobierne en Barcelona, siempre y cuando los comunes no entraran al ejecutivo municipal. Así será. El PP no tenía excusa.

El secesionismo habló de operación de Estado. Se repitió la jugada de hace cuatro años. En 2019, los votos prestados de Manuel Valls permitieron a Ada Colau ser investida alcaldesa, en lugar de Ernest Maragall, que fue el ganador de los comicios. En esta ocasión fue Xavier Trias quien venció en las elecciones y se quedó con la miel en los labios.

Trias: «Que les den a todos»

Trias no pudo disimilar su enfado ante la imposibilidad de optar a un segundo mandato. «Que les den a todos», dijo. «Hay gente que no sabe perder con elegancia», remarcó. Y justificó que el independentismo se eche al monte: «Dejen de hacer bestialidades y tonterías, porque crean mal ambiente, enfrentamientos y luego pasa lo que pasa». Trias dejó caer que abandona la política. Se va cabreado, como todos los seguidores de Junts que habían acudido a la plaza Sant Jaume y que recibieron al nuevo alcalde con una sonora pitada, en el habitual paseíllo de la nueva corporación, cuando cruzó la plaza, desde el Ayuntamiento hasta el Palau de la Generalitat, donde el alcalde y los concejales fueron recibidos por el president.

El socialista Jaume Collboni saluda al candidato de JxCat, Xavier Trias, tras ser elegido este sábado nuevo alcalde de Barcelona. EFE

El PSC recupera la alcaldía de Barcelona 12 años después. Ha sido durante décadas uno de sus feudos más importantes. Entre 1979 y 2011, Barcelona solo conoció alcaldes socialistas. Xavier Trias tuvo la vara de mando cuatro años, por ocho de Ada Colau. Collboni prometió el cargo con lealtad al Rey y a la Constitución. Esto es una novedad, toda vez que Colau plantó al jefe del Estado en sus actos en la ciudad condal. El nuevo regidor se refirió a Barcelona como la «capital de Cataluña» pero también como una «gran ciudad de España».

«Vemos un nuevo pacto de la vergüenza, un pacto de Estado para evitar que el independentismo gobierne la capital de nuestro país», afirmó el líder de ERC, Oriol Junqueras. El presidente de la Generalitat, mientras, tras recibir al alcalde y a los concejales, advirtió de que tras las elecciones generales se barrunta un acuerdo PSOE-PP.

A la tercera va la vencida del primer alcalde gay de la ciudad

Jaume Collboni se la jugaba. Y a la tercera va la vencida. Aunque no ganó las eleciones, se ha llevado el gato al agua. No era el candidato favorito ni de su partido, que llevaba meses filtrando posibles sustitutos. Pero al final, Collboni recupera la alcaldía de Barcelona para el PSC. En campaña, apeló a la Barcelona olímpica, la del socialismo de Pasqual Maragall, que casi todos los partidos reivindican.

Dijo que tendría el orgullo de ser el primer alcalde gay de la ciudad condal. Se casó en 2011 con el productor televisivo Óscar Cornejo. Fue una boda mediática.

De 54 años, lleva toda la vida en política. Empezó en el sindicato UGT y en 2005 asumió la coordinación del grupo socialista en el Parlament. En 2011, fue nombrado portavoz del partido. En 2015, dejó la política en el Parlament y fue elegido candidato a la alcaldía de Barcelona. En la primera intentona obtuvo 4 concejales, el peor resultado del PSC en toda su historia. Maragall solía sacar una veintena de escaños. Aun así, entró en el gobierno de Colau. Cuatro años después, dobló el resultado. Logró ocho concejales y repitió el gobierno de coalición con la alcaldesa. En enero pasado, abandonó el ejecutivo municipal para centrarse en la campaña.

Como el PSC, defendió en el pasado el derecho a decidir de Cataluña. Abogaba por un referéndum, siempre y cuando fuera pactado con el Gobierno. Era del sector soberanista del partido, pero se mantuvo en el partido, cuando en 2014 la formación se desmarcó del referéndum y algunos dirigentes decidieron escindirse.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios