Borrar
«Isabel II no veía 'The Crown', el argumento le parecía irreal»

«Isabel II no veía 'The Crown', el argumento le parecía irreal»

«Nos gusta pensar que sabemos todo de ella, pero quedan secretos», dice Robert Hardman, que publica una biografía de la reina fallecida

Álvaro Soto

Madrid

Jueves, 20 de octubre 2022, 17:58

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Si uno quería conocer a la reina de Inglaterra, lo mejor que podía hacer era acompañarla a dar de comer a los caballos. Eso hizo Robert Hardman, y mientras sacaba zanahorias de sus bolsillos, Isabel II le contaba a este ilustre periodista algunos de los secretos de la familia real británica. «Aunque parezcan unos estirados, en realidad son bastante normales», cuenta Hardman, biógrafo oficial de los Windsor, que acompañó a la reina en decenas de viajes y actos y que entrevistó durante décadas a sus familiares más cercanos. Hardman publica ahora en España 'Isabel II. Vida de una reina, 1926-2022' (Planeta).

Pese a todo lo que se ha escrito sobre ella tras su muerte, el autor cree que aún quedan historias por contar. «Nos gusta pensar que sabemos lo que ella opinaba del 'brexit' o a qué hijo prefería o cuál era su primer ministro favorito, pero en realidad, no lo sabemos», confía, misterioso, Hardman. Entonces, ¿Andrés no era su ojito derecho? «Quería a todos de una manera diferente, pero es muy probable que Andrés fuera su predilecto. Nació cuando ya era reina, y su presencia le dio alegría a ella y animó Buckingham. Además, luchó por su país en una guerra (Malvinas) y eso ella lo apreció», dice Hardman.

Respecto a los primeros ministros, dos fueron los favoritos de Isabel II. El primero, evidentemente, Winston Churchill: cuando se reunían, se lo pasaban tan bien que las carcajadas se escuchaban desde fuera. «Winston Churchill fue el único al que Isabel II llamaba por su nombre de pila. Había crecido con él porque Churchill fue un gran apoyo para su padre, Jorge VI, durante la Segunda Guerra Mundial. Y el otro fue Alec Douglas-Home, un aristócrata con el que la reina compartía aficiones y amistades». Y con el que tuvo menos afinidad fue Edward Heath, un personaje difícil. «Solo le gustaba hablar de navegar y de música clásica, asuntos que no apasionaban precisamente a la reina. Pero lo peor es que él quiso separarla de la Commonwealth, que era algo que a ella la fascinaba, y eso acabo por deteriorar su relación». ¿Y cómo se llevaba con Margaret Thatcher? «Suele pensarse que tenían mala relación. 'The Crown' sugiere que la reina conspiraba contra Thatcher, y esto no es verdad, se lo han inventado los guionistas. En realidad, ella admiraba a Margaret Thatcher, lo que no quiere decir que estuviera de acuerdo con todas sus políticas, pero la veía como una figura impresionante».

Precisamente 'The Crown', o antes la película 'The Queen', convirtieron a Isabel II en una estrella de la pantalla. «Su hija Ana me contó que Isabel II no vio 'The Queen' y que no veía 'The Crown'. Le parecía irreal. En 'The Crown', una de las actrices que la interpretaba tardaba más de dos horas en que la peinaran. Cuando Ana se lo contó a Isabel II, la reina se sorprendió y dijo: '¡Pero si yo me lo hago sola en 50 minutos!'. Y eso que le gustaba mucho el cine. En 2011, en una cena, se sentó junto a Tom Hanks y disfrutó muchísimo», recuerda el periodista.

Los 90 fueron la decada 'horribilis' de Isabel II. Sufrió, sobre todo, por los fracasos matrimoniales de sus hijos. Pero el día que sintió más terror fue el 9 de julio de 1982, cuando un extraño, Michael Fagan, burló todos los sistemas de seguridad de Buckingham y se coló en su cuarto. «Ysin embargo, esa misma mañana acudió al acto que tenía programado sin que nadie se diera cuenta», afirma Hardman, que cuenta una última anécdota: en uno de sus viajes a Kiev, el ex primer ministro Boris Johnson regaló 'Vida de una reina' a Volodímir Zelenski para que el líder ucraniano se inspirase en Isabel II, que también soportó el ataque de una potencia extranjera (los nazis en la Segunda Guerra Mundial). «Gracias por el libro», contestó a Johnson un sorprendido Zelenski; «pero mejor, regáleme armas».

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios