Borrar
El presidente ruso, Vladímir Putin, durante la cumbre de la Organización de Cooperación de Sanghái en Samarcanda. REUTERS
El primer ministro indio reprocha a Putin que no es momento de hacer la guerra

El primer ministro indio reprocha a Putin que no es momento de hacer la guerra

El jefe del Kremlin insiste en que son los ucranianos los que quieren combatir en una invasión que se llevó a acabo para evitar que Occidente logre su objetivo de «desintegrar Rusia»

rafael m. mañueco

Moscú

Viernes, 16 de septiembre 2022, 20:17

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Aprovechando la afluencia de numerosos líderes de países orientales y exrepúblicas soviéticas con motivo de la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) en Samarcanda (Uzbekistán), el presidente ruso, Vladímir Putin, se reunió este viernes por separado con varios de los asistentes, entre ellos el presidente chino, Xi Jinping, y continuó con los contactos. Los dos de mayor peso fueron los mantenidos con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, y con el primer ministro indio, Narendra Modi.

Igual que el jueves tuvo que dar explicaciones a Xi sobre los motivos por los que Rusia invadió el país vecino el pasado 24 de febrero y lo mucho que dura ya el conflicto, hoy tuvo que hacer lo mismo con algunos de sus interlocutores. Modi dijo que «excelencia, sé que ahora no es momento para la guerra, ya que la seguridad de los suministros de alimentos, fertilizantes y combustible se encuentra entre las principales preocupaciones actualmente».

A lo que Putin respondió, según las agencias rusas, «conozco su posición sobre el conflicto en Ucrania, sus preocupaciones que usted expresa constantemente, pero haremos todo para que esto se detenga lo más rápido posible. Por desgracia, la parte opuesta, la dirección de Ucrania, ha rechazado el proceso de negociaciones, ha anunciado que quiere lograr sus objetivos por medios militares, como ellos mismos dicen, en el campo de batalla». Sin embargo, poco después, durante la rueda de prensa, el mandatario ruso se contradijo, manifestó que «nuestras operaciones ofensivas, en Donbás, no se detienen, avanzan poco a poco. El plan no exige que nos apresuremos».

Moscú es el mayor proveedor de armas al Ejército indio, de ahí que Nueva Delhi haya evitado condenar explícitamente la invasión de Ucrania ni se haya unido a las sanciones. Hasta ahora, las autoridades indias se han limitado a recomendar al Kremlin recurrir a la vía diplomática para solventar el conflicto, posición análoga a la que mantiene China.

El jueves, el presidente ruso le dijo a Xi que «apreciamos mucho la posición equilibrada de los amigos chinos en relación con la crisis de Ucrania, entendemos sus preguntas y sus preocupaciones sobre este asunto».

Presión sobre Moscú

El secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, dijo que «aumenta la presión sobre Rusia para que ponga fin a la agresión». A su juicio, «creo que lo que está escuchando de China, de India, refleja las preocupaciones en todo el mundo sobre los efectos de la agresión rusa en Ucrania, no solo en el pueblo ucraniano». «Creo que aumenta la presión sobre Rusia para que ponga fin a la agresión», añadió. Pero Putin sostuvo ante los periodistas que su encuentro con el presidente chino «fue normal», pese a que Xi no acudió después a la cena con él y sus aliados de la OCS.

Erdogan también volvió a reunirse con su homólogo ruso. Se vieron la vez anterior a principios de agosto en Sochi. El presidente turco defendió los esfuerzos de su país para parar la guerra en Ucrania y lograr la exportación de cereales desde los puertos ucranianos. No ha cesado de proponer que Putin y Volodímir Zelenski se sienten a negociar directamente, ya desde antes de que comenzara la guerra, propuesta que el Kremlin ha rechazado una y otra vez aduciendo que tal encuentro requiere una «preparación» que no se ha llevado a cabo.

Sin conversaciones de paz

El máximo dirigente ruso aseguró que este viernes, por primera vez, Erdogan no le volvió a proponer una reunión con Zelenski. Refiriéndose al líder turco, señaló que «ha hecho una contribución significativa a los intentos de poner fin al conflicto. Siempre proponía reuniones con Zelenski, aunque ahora no lo ha hecho en Samarcanda, pero Zelenski no ha estado preparado para mantener conversaciones de paz».

La última vez que las delegaciones negociadoras de Moscú y Kiev se reunieron, en Estambul precisamente, a finales de marzo, la exigencia rusa era la aceptación por parte de Ucrania de que Crimea debe pertenecer a Rusia y los entes separatistas de Donetsk y Lugansk constituir dos Estados independientes. Ahí se rompieron las negociaciones.

Putin se refirió en su comparecencia ante los medios a las recientes contraofensivas del Ejercito ucraniano y se preguntó «a ver como terminan». A este respecto, advirtió que «recientemente, las fuerzas armadas rusas han infligido un par de golpes sensibles. Asumamos que son una advertencia. Si la situación continúa desarrollándose así, entonces la respuesta será más seria».

Este ha sido su primer comentario público sobre la derrota sufrida por las tropas rusas en la región de Járkov. A continuación, como respuesta, las fuerzas rusas bombardearon infraestructuras vitales en Ucrania, incluida una central eléctrica y una presa. Este jueves, Putin insistió en que «Occidente siempre ha buscado la desintegración de Rusia», como en su día la de la Unión Soviética, y ha estado utilizando a Kiev como punta de lanza para lograrlo. «Por eso enviamos en febrero nuestras fuerzas armadas a Ucrania, para evitarlo», aseguró.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios