Borrar
Aemond volverá a demostrar en este capítulo su crueldad. RC
Crítica del episodio 2x04 de 'La Casa del Dragón': la primera gran batalla acaba con uno de los personajes principales

Crítica del episodio 2x04 de 'La Casa del Dragón': la primera gran batalla acaba con uno de los personajes principales

La contienda en Reposo del Grajo se libra entre tres de los dragones más relevantes, Vhagar, Meleys y Fuegosol

Mikel Labastida

Valencia

Lunes, 8 de julio 2024, 10:56

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

'La Casa del Dragón' ha tomado buena nota de los aciertos y errores de 'Juego de Tronos' a la hora construir su propio relato. La lección aprendida la ha aplicado, por ejemplo, en los tiempos, que en esta segunda temporada ha demostrado que los controla a la perfección. Ni demasiado lento, ni demasiado deprisa. Muchos esperábamos que la nueva tanda de episodios comenzase con el choque frontal entre ambos bandos, pero no fue así, para desespero de algunos espectadores ansiosos por ver a los dragones en acción. En las primeras entregas se produjeron algunos ataques signficativos -a uno de los hijos de Aegon, a la propia Rhaenyra- pero la contienda entre los partidarios de unos y otros no terminaba de arrancar. Hasta el capítulo cuarto en el que hemos asistido a una de las batallas más impactantes vistas en el universo de Tronos y de la que nos costará recuperarnos pues ha supuesto la pérdida de uno de los personajes más relevantes de esta producción. La espera mereció la pena. Y tal vez sin todos los preámbulos no la hubiésemos saboreado tanto.

A partir de aquí, espoilers del cuarto episodio de 'La casa del dragón' (segunda temporada)

Los brebajes juegan un papel fundamental en el episodio con el que 'La Casa del Dragón' se dispone a atravesar el ecuador de la temporada. Uno de ellos es el famoso té de la luna, la píldora del día después de Poniente que los seguidores de la serie conocen bien, porque ya ha aparecido en varias ocasiones para remediar las consecuencias de las noches locas que pasan los protagonistas. Esta vez es Alicent la que lo solicita. No es la primera vez que lo requiere. En la anterior lo necesitaba para dárselo a una joven de la que su hijo Aegon abusó. En esta se lo toma ella misma, para evitar un embarazo no deseado fruto de su relación con Criston Cole. Este trago no va a pasar inadvertido en la corte. El gran maestre Orwyle, miembro del consejo de los Verdes, es el encargado de prepararlo, y parece tener claro quién es la destinataria. Más tarde Larys Strong repara en el recipiente en los aposentos de Alicent y no desaprovecha la ocasión para dejarle caer a la reina madre que está al tanto de todo lo que sucede en las alcobas. «Es un pecado negar nuestros apetitos, son lo que nos hace sentirnos vivos a los mortales«, le suelta con todo el doble sentido del mundo. Cabe recordar que también tomó el famoso té Rhaenyra tras acostarse con Criston Cole. Cómo cambian las tornas.

El otro brebaje se lo sirve Alys Rivers a Daemon para que pueda conciliar mejor el sueño, algo que no le está resultando fácil desde que llegó al castillo de Harrenhal para conquistarlo. Allí se dedica principalmente a caminar por los pasillos y a encontrarse con espectros que le van avisando de peligros que él no se toma demasiado en serio. El príncipe acudió a este enclave para reclutar un ejército con el que luchar por la reina, pero de momento lo único que está consiguiendo incorporar a sus filas son alucinaciones, algo que por lo visto es bastante habitual en ese lugar. Rivers le advierte de que el castillo está encantado y de que sobre él pesa una maldición que distorsiona la realidad de los que lo habitan. Cuanto más tiempo pase Daemon ahí dentro de menor ayuda resultará para la reina. Aunque a estas alturas seguimos dudando de sus intenciones con ella. De hecho el capítulo comienza con un sueño en el que este personaje corta la cabeza a la versión juvenil de Rhaenyra.

Daemon y Alys Rivers. RC

Mientras unos y otros se dedican a la cata de pócimas Criston Cole continúa avanzando y conquistando territorios, desatando la ira en los dos centros neurálgicos de esta historia, en Desembarco del Rey y en Rocadragón. Aegon no comprende por qué la Mano del Rey todavía no ha acudido a conquistar la fortaleza de Harrenhal y así lo expone en un consejo en el que descubre que Aemond y Criston Cole están maquinando a sus espaldas. Aunque trata de imponer su autoridad es desacreditado por su hermano frente a sus consejeros. Más tarde cuando trata de buscar refugio con su madre también sale trasquilado de ese encuentro, puesto que esta pone en duda que esté a la altura para ocupar el trono. En Rocadragón el avance de los Verdes impacienta a un consejo cansado de la inactividad de su reina. Esta regresa, tras haber ido al encuentro de Alicent para explorar la posibilidad de una tregua, con la firme decisión de iniciar el ataque. Y tras conocer que sus enemigos se dirigen a Reposo del Grajo propone acudir ella misma a combatirlos. Pero es disuadida por los suyos. Finalmente es Rhaenys la que se ofrece a ir a lomos de su dragón, Meleys.

Pero antes de meternos en la harina de esta batalla conviene mencionar un encuentro entre Rhaenys y Alyn de Casco y que suponemos que tendrá mayor trascendencia en el futuro. De momento poco sabemos de este misterioso personaje, más allá de que salvó la vida a Lord Corlys en los Peldaños de piedra. La princesa tras verle presume sus orígenes, de dónde procede, de quién es hijo. Y, aunque no lo desvela, la conversación posterior con su marido nos pone sobre la pista de que entre ambos existe un vínculo no solo mercantil.

Lo que no imaginábamos es que esa iba a ser una de las últimas conversaciones de las que disfrutaríamos de la reina que no fue, que nos ha dado algunos de los grandes momentos de esta ficción. Y todavía faltaba el más emocionante. Para demostrar su valía frente al Consejo y ante la propia Rhaenyra es Rhaenys la que, en representación del bando negro, se presenta en Reposo del Grajo para detener el avance de los Verdes. Criston y los suyos han decidido atacar de día, causando la perplejidad de Gwayne Hightower, que no entiende por qué han de exponerse así. Lo que este no sabe es que existe un plan B. La Mano del Rey ha previsto que acuda hasta allí alguno de los dragones de los de Rhaenyra y guarda un as bajo su manga, Vhagar, la temible fiera a la que monta Aemond, que ya acabó con Lucerys Velaryon y que ahora se va a cobrar una nueva víctima.

Gwayne Hightower y Criston Cole. RC

En principio parecía que la lucha de titanes se libraría entre Vhagar y Meleys hasta que un tercero en discordia se presenta por esos lares. Es Fuegosol, el dragón del rey Aegon, que también ha querido hacer acto de presencia para demostrar coraje ante los suyos. Y es así como los espectadores asistimos a la primera y esperada danza de dragones, a un espectáculo coreográfico sin igual recreado gracias al buen uso de los efectos especiales y del CGI.

¿Queríais guerra? Pues ahí la tenéis. ¿Queríais sangre y fuego? Pues el capítulo se despacha a gusto. ¿Queríais acción? Pues el tramo final de este episodio está plagado de asaltos y giros imprevistos. La batalla de Reposo del Grajo culmina con cientos de soldados calcinados por las llamaradas y con cuatro víctimas relevantes entre las principales figuras de la serie. Por un lado está Aegon, que recibe el ataque de su propio hermano y cae con su dragón desde las alturas. Lo que no terminamos de saber es qué sucede con ellos. Y por otro, Rhaenys y Meleys, que son sorprendidos y abatidos por Vhagar. El dragón que un día perteneció a Laena Velaryon consigue acabar con la princesa y su bestia. El alarido final de esta quedará ya como uno de los momentazos de la precuela de 'Juego de Tronos'.

Aunque no sabemos todavía las consecuencias de esta contienda algo queda claro. La ambición y crueldad de Aemond no conoce límites y no va a respetar ni a su propia familia para conseguir sus objetivos. El bando de los Negros cada vez está más asediado y desvencijado. La inacción de Rhaenyra no conduce a ninguna parte y el retiro de Daemon no presagia nada bueno. Nos queda mucho por sufrir (disfrutar), eso sí.

Mikel Labastida, Borja Crespo y Carlos G. Fernández se turnarán durante la emisión de la segunda temporada de 'La Casa del Dragón' para hacer un repaso semanal de cada capítulo que se publicarán en esta web.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios