Borrar
Los protagonistas de 'True Detective 4'. RC
Crítica del episodio 4x03 de 'True Detective': Quid pro quo, Evangeline

Crítica del episodio 4x03 de 'True Detective': Quid pro quo, Evangeline

La sombra de Annie está tan presente en este capítulo que, a veces, se nos olvida el misterio inicial:

Miércoles, 31 de enero 2024, 17:38

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Hay mucho tío raro por ahí fuera, mucho espécimen que le da la vuelta a los calzoncillos porque no tiene tiempo para aprender a poner una lavadora, pero sí para apuntarse a una campaña machista contra 'True Detective: Noche Polar' y criticar la serie porque hay demasiadas mujeres con poder. Curiosamente, no le falta razón: los personajes interpretados por Jodie Foster y Kali Reis no son aquellos a los que nos ha relegado tradicionalmente la ficción (víctimas, objeto de deseo o amantes esposas), sino unas jefazas capaces de poner en su sitio a cualquiera. Minipunto para el equipo de Issa López.

Entre tanto rebuzno machirulo, llega el tercer capítulo de la serie y arroja algo de luz sobre esta noche polar. Por ejemplo, sobre lo sucedido con Annie, aquel caso que ocasionó el desencuentro entre Navarro y Danvers. Un 'flashback' nos lleva al momento, siete años atrás, en el que Navarro conoce a Annie cuando va a detenerla por estar implicada en una serie de ataques a la compañía minera. Pero se encuentra con que Annie está atendiendo un parto, algo que indica que esa delgada línea que separa la vida de la muerte se cruza con frecuencia en Ennis. Y sí, hay muchas mujeres en esa escena y ni un solo hombre. Y sí, el tío de los calzoncillos sucios sufre otro duro golpe.

Volvemos al presente, al quinto día de noche. Hank y sus voluntarios salen en busca de Raymond Clark, mientras que Navarro y Danvers examinan las pruebas que han obtenido en la caravana hallada al final del capítulo anterior. Lo hacen dándose la espalda, una imagen que refleja no solo las discrepancias entre estas dos mujeres, sino también cómo cada una de ellas se enfrenta a los problemas e intentan acallar sus demonios de diferentes maneras: Danvers lo hace metiéndose en Tinder y Navarro hablando con Dios, como averiguaremos por una conversación posterior. Lo terrenal y lo sobrenatural siguen contraponiéndose (o complementándose, aún no lo sabemos). La escena de las pruebas, además, nos proporciona una nueva muestra de que Danvers es un Sherlock Holmes de andar por casa: si en el primer episodio supo cuándo habían desaparecido los científicos de la base por el olor de la ropa dentro de la lavadora (algo que jamás podrá saber el de los calzoncillos), en este tercer episodio data la cronología de unas fotos por el nivel de desteñido del pelo y por la portada de un disco de Ariana Grande que aparece impresa en una camiseta.

Nuevas pistas

Se siguen sumando nuevas pistas al caso, ya que pronto se descubre que hay otro científico, Oliver Tagaq, que había abandonado la base de Tsalal antes de que ocurriera el desastre. A por él van Navarro y Danvers y, a pesar de que lo encuentran, parece que llegan a un punto muerto. Pero en este juego no solo se trata de encontrar al responsable del asesinato de Annie, sino de ir ahondando en las personalidades de las protagonistas, sus traumas y sus miedos: en una conversación con Qavvik, Navarro le cuenta que su padre era un maltratador, por lo que su madre, ella y su hermana huyeron de Boston y volvieron a Alaska. Después, la madre de Navarro fue asesinada. Pero ¿cómo consigue romper Qavvik la coraza de Navarro? «Se llama 'quid pro quo'. Te digo algo, me dices algo», le suelta Qavvik. Vaya. Supongo que hasta el tío de los calzoncillos ha pillado el guiño.

La sombra de Annie está tan presente en este episodio que, a veces, se nos olvida el misterio inicial: qué les ocurrió a los científicos de la base. Ahí siguen, en la pista de hockey, como un Laocoonte, que escribió Carlos G. Fernández tan atinadamente. Esperan a un forense que nunca llega por lo que, entretanto, se tienen que apañar con un veterinario que afirma que murieron antes de congelarse. De miedo. ¿Y qué es lo que puede aterrorizar tanto a un ser humano como para causarle la muerte? Lo desconocemos, porque el superviviente que permanece en el hospital aún no ha despertado. Cuando al fin lo hace, está absolutamente enloquecido, hasta que Navarro se queda a solas con él: «Hola, Evangeline. Tu madre te manda recuerdos. Te está esperando». Y muere. Inmediatamente después, sin que Navarro haya tenido tiempo de reaccionar, aparece un vídeo de Annie en el momento de su muerte. Sigue siendo de noche en Ennis, los muertos se mezclan con los vivos, suena 'I follow rivers' de Lykke Li en una versión fantasmagórica y el de los calzoncillos sucios comienza a agobiarse al percatarse de que le está gustando esa serie en la que hay demasiadas mujeres con poder.

Borja Crespo, Carlos G. Fernández y Rosa Palo se turnarán durante la emisión de 'True Detective 4' para hacer un repaso semanal de cada capítulo que se publicarán en esta web

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios