Borrar
El quiosco de Gran Vía antes y después de su retirada. José Manuel García
Adiós al mítico quiosco ubicado en Gran Vía

Adiós al mítico quiosco ubicado en Gran Vía

La grúa ya lo ha retirado y se suma así a los otros seis levantados en los últimos meses en Salamanca

Laura Linacero

Salamanca

Martes, 16 de mayo 2023, 19:05

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Otro más y ya van siete. El quiosco de Gran Vía ha dicho adiós este mismo martes y deja en la acera de la céntrica calle un hueco irremplazable. Ubicado junto al histórico periódico El Adelanto cerrado en 2013, se suma a un final inevitable de este negocio: la desaparición. En su día se despedía otro de los más míticos de la capital. El del Plaza España era retirado en una tanda que se deshacía además de otros cinco: el que había junto al centro de salud de San José, el próximo al apeadero de La Alamedilla, el que estaba en el propio parque y el del parque Picasso.

AsÍ, se completan los siete que se encontraban vacíos y que estaban previstos eliminar de forma paulatina. El resto de los que aún permanecen son ofertados por el Ayuntamiento de Salamanca para que sean gestionados durante los próximos años. Quince son los supervivientes que están disponibles aunque el declive del negocio parece frenar a los emprendedores a optar por esta salida. De hecho, muchos de los quiosqueros veteranos han colgado el cartel de 'se vende' y parecen ser los nominados al fatal final.

Los operarios retiran varios quioscos del centro de Salamanca. José Manuel García

Lo que propone el Ayuntamiento de Salamanca para tratar de proteger el futuro de los quioscos es ofertarlo a un precio atractivo: 40 euros al mes. Sin embargo, ni siquiera ese aliciente parece animar a hacerse cargo de ellos. Las condiciones propuestas por el Consistorio se asemejan a las especificaciones para los bares municipales: la ocupación privativa por parte de un particular para explotar la actividad.

A pesar de los intentos la realidad se impone a las facilidades y lo cierto es que la remontada cada vez se aleja más. La decadencia de la venta de publicaciones impresas y el confinamiento, que rompió la rutina de las pocas personas que aún acudían a los quioscos, ha puesto el punto y final a este negocio. Aunque muchos de ellos han tratado de reinventarse para mantenerse en la carrera, la batalla ya parece tener el desenlace contado.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios