Borrar
La fachada original ha desaparecido por completo. SH
Adiós temporal a otro edificio de Salamanca que fue restaurante y se convierte en pisos turísticos

Adiós temporal a otro edificio de Salamanca que fue restaurante y se convierte en pisos turísticos

La restauración de un inmueble protegido en la plaza de San Juan Bautista hace desaparecer la fachada de lo que fue el conocido 'Poney Pisador'

Félix Oliva

Salamanca

Martes, 16 de abril 2024, 19:10

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El edificio que durante años albergó un conocido restaurante en el centro de Salamanca ha 'desaparecido', al menos, temporalmente. Ubicado en la plaza de San Juan Bautista, su fachada, elemento protegido de un edificio con cerca de 140 años, ha sido retirada con la promesa de volver a montarla.

Esto es lo que ha ocurrido con el edificio en el que estuvo muchos años el 'Poney Pisador', conocido restaurante que ya cerró, y que se está sometiendo a una completa reforma en la que sólo se va a salvar precisamente la fachada. Las obras empezaron hace unas semanas y ahora mismo del antiguo edificio ya no queda nada.

En su día, la promotora de la obra numeró todas las piedras de la fachada para retirarlas y guardarlas. El motivo es que ha obtenido permiso para una restauración completa, que incluye el vaciado interior del inmueble, pero tendrá que conservar la fachada tal y como era ya que goza de protección.

El proyecto contempla convertir el lugar en apartamentos turísticos, pero se ha aprobado con algunas limitaciones. La licencia permite el vaciado y construir un nuevo edificio dentro, pero con un retranqueo que dejará espacio entre la nueva construcción y la fachada, que habrá que volver a levantar.

Eso incluye desmontar y volver a montar todas las piedras de sillería y, sobre el papel, también un segundo cuerpo del antiguo edificio, levantado en ladrillo. Ahora mismo, ya no queda nada del original en el solar y se han hecho todos los trabajos para levantar la nueva estructura, que ha permitido conservar algún muro original en la planta baja.

El edificio albergó este restaurante en lo que fue una popular zona de ocio nocturno de la que ya casi no queda ninguno de los bares originales. El establecimiento tenía una distribución peculiar en su interior, pero con la reforma aprobada no queará nada de aquello.

Edificio protegido

El edificio está fechado entre 1886 y finales del siglo XIX. Consta de dos cuerpos, una parte en sillería de piedra franca y otro de ladrillo prensado, y en su construcción participó el prestigioso arquitecto José Secall, en colaboración con otros. Su estilo es un catálogo de arquitecturas y organizaciones compositivas diversas.

Cuando se catalogó ya era de propiedad privada y su estado de conservación era deficiente. Contaba en su ficha con una de las protecciones más bajas posibles, la ambiental B, lo que ha dado lugar al proyecto que se ha aprobado. Según ficha, puede edificarse en el interior de parcela hasta agotar la edificabilidad del solar según rango de altura.

Además, dentro se podía levantar una nueva volumetría, un edificio nuevo por dentro, que eso sí tendrá que respetar un retranqueo de las fachadas catalogadas. Para ello, ya se están levantando dentro estructuras separadsa (por ficha, tres metros) de su muro exterior que tendrá que ser vuelto a levantar.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios