Un ciudadano llena un vaso de agua del grifo de su domicilio en Salamanca. / S. H.

El agua de Salamanca, de las más económicas pero entre las que más subió en 2022

Los salmantinos soportaron un ascenso de precios por encima de la media nacional

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZ

El agua de la capital salmantina sigue estando entre las más baratas del panorama nacional. Es la buena noticia. La mala, que ha sido una de las que más ha incrementado su precio en comparación con el resto de capitales de provincia en España entre lo que costó en 2022 y lo que tuvieron que abonar los abonados de Aqualia en 2021. Así, según refleja un reciente estudio finalizado el pasado mes de diciembre y elaborado por FACUA-Consumidores en Acción sobre las tarifas para el año 2022 del suministro domiciliario de agua en 57 ciudades españolas, Ceuta y Murcia son las ciudades con la factura del agua más cara en 2022. Muy alejadas de ellas se encuentra el agua de Salamanca capital.

El citado estudio, que señala que el consumo promedio, de acuerdo a la información facilitada por las suministradoras, es de 8,81 m3 mensuales por vivienda de tres habitantes y que en el informe no se han tomado en consideración otros aspectos como la orografía de las ciudades analizadas, abarca a todas las capitales de provincia y de comunidades autónomas (Santiago de Compostela y Mérida), además de las dos ciudades autónomas y las ciudades (Gijón, Jerez de la Frontera y Vigo) que tienen una mayor población que sus respectivas capitales de provincia. En el mismo, FACUA ha tenido en cuenta dos perfiles de consumo analizados (9 y 13 metros cúbicos mensuales) y los dos calibres de contador (13 y 15 mm).

En el caso de contadores de 13 milímetros, la ciudad autónoma de Ceuta ocupa la primera posición para un consumo de 9 metros cúbicos a un precio de 28,79 euros, con una subida con respecto al 2021 del 2,7%; le siguen Murcia (26,27 euros), Cádiz (22,05 euros), Huelva (21,35 euros) y Valencia (21,34 euros); el precio de la de Salamanca está incluso por debajo de la media nacional del estudio (15,02 euros) situándose en 11,92 euros. La capital que menos paga está en Castilla y León, precisamente en León -con un modelo de gestión mixto- con apenas 6,24 euros, y eso con independencia de si el calibre es de 13 o 15 mm. Para este consumo de 9 m3 también están en la Comunidad las dos siguientes más baratas: Palencia (empresa privada), 7,14 euros, Soria (gestión mixta), 7,73 euros al mes. En todos estos precios no está incluido el IVA.

Para el caso de 13 metros cúbicos de consumo, Murcia escala al primer puesto del ranking con 34,40 euros, seguida por Ceuta con 34,07 euros, Huelva (31,79 euros), Cádiz (31,08 euros) y Alicante (31,01 euros). Aquí Salamanca sigue estando por debajo de la media en España (20,70 euros) quedándose en 17,30 euros. Y León es la más barata de nuevo con una tarifa de 8,77 euros sin importar el calibre del contador. Aquí también Palencia es la segunda (9,05 euros) y Soria la tercera (11,16 euros en ambos casos.

Según analiza FACUA, 22 de las 57 ciudades analizadas han modificado sus tarifas en 2022. La mayor subida la tenido la ciudad de León con una subida del 29,2% y un 20,3% según el consumo (9 o 13 m3 mensuales) pero a pesar de ello sigue siendo la más barata del país. También hay ciudades en las que incluso ha bajado el precio con respecto al año anterior: Cádiz y Castellón las bajan levemente, un 0,3 y un 0,4%, respectivamente.

Sube más que la media nacional en Salamanca

En este aspecto sí que Salamanca está por encima de la media nacional en la subida de precios del año 2022 con respecto al precio de 2021. Esa media es del 1,6% para el consumo de 9 metros cúbicos y 1,4% para el de 13 metros cúbicos, mientras que en la capital salmantina (Aqualia) el incremento se fue hasta el 2,7% para la primera y 2,7% segunda opción.

Ese incremento solo se ve superado por León (29,2% y 20,3%, respectivamente); Pamplona (Mancomunidad de Pamplona), con 20,9% y 16,6%; Vigo, con 17,2% y 9,4%; Bilbao (Consorcio de Aguas de Bilbao) con 11,3% en ambos casos; Lleida (Aqualia) con 7,5% y 10,5%; Huelva (Emahsa) con 3,2% y 5,4%; Almería (Aqualia) con un 3% y 2,8%; Oviedo (Aqualia), con 2,7% y 3,5%. Es decir, la mayoría de los incrementos más altos son de Aqualia.

Abastecimiento y saneamiento

El precio del metro cúbico para abastecimiento también está entre los más baratos en Salamanca (sin IVA en todas las cifras). En la capital charra se pagaron en 2022 6,21 euros por consumo de 9 metros cúbicos y 9,073 por 13, precios que mantienen a la capital charra en lo más bajo del ranking de las 57 ciudades españolas analizadas por FACUA, precios muy alejados, por ejemplo, de los 16,12 euros de Murcia por 9 metros cúbicos o de los 21,739 por 13, o de los 14,87 de Madrid por 9 metros cúbicos o los 18,490 por 13. En este aspecto está de nuevo por debajo de la media, que estuvo en 2022 en 7,75 y 10,67 euros.

El agua de saneamiento también repite estos cánones. Así, se pagaron en Salamanca 5,72 y 8,23 (sin IVA) en 2022 por 9 y 13 metros cúbicos respectivamente, llegándose en Ceuta a los 13,92 y 15.08 euros. Eso sí, Salamanca aquí sí que está por encima de la media nacional, que se quedó en 4,86 euros y 4,96 respectivamente.

Además, Salamanca es una de las ciudades que según el informe no tiene canon inicial por consumo. En concreto, son 26 de las 57 ciudades analizadas no incluyen cánones en sus tarifas. Otras son, por ejemplo, Albacete, Ávila, Ceuta, Ciudad Real, Guadalajara, León, Melilla, Palencia, Pamplona, Tenerife, Toledo, Zamora o Vitoria.

En este sentido, esta organización de consumidores apunta que casi todas las ciudades que forman parte del estudio ofrecen algún tipo de bonificación o rebaja en la tarifa de acuerdo a algunas condiciones especiales: fundamentalmente, familias numerosas u hogares con más de un número determinado de convivientes (más de cuatro, como en Jerez de la Frontera, o más de seis, en Zaragoza). Un total de 38 ciudades ofrecen este tipo de tarifa o bonificación. Asimismo, algunos municipios (alrededor de 18) ofrecen bonificaciones a hogares con pocos ingresos o desempleados, algunos directamente y otros a través de algún tipo de fondo social o colaboración con los servicios sociales locales. También hay descuentos para pensionistas o jubilados (13).

Como aclara el estudio, en España, el suministro domiciliario de agua es competencia de los ayuntamientos, que lo gestionan desde el propio ente, consorcios o mancomunidades, o a través del otorgamiento de las concesiones de servicio a empresas públicas, privadas o mixtas. Son estas entidades las que deciden las tarifas con carácter anual. Sin embargo, en ocasiones el saneamiento depende de las comunidades autónomas, de manera parcial o total, por lo que intervienen en las tarifas a través de diferentes cánones o impuestos.