Borrar
Imagen de tráfico intenso en la avenida de San Agustín. Álex López

Los carriles bici como «comodín» para aparcar en Salamanca y otros perjuicios para los ciclistas

Algunos conductores utilizan la vía destinada a bicicletas y patinetes en la avenida de San Agustín para adelantar las colas de coches en hora punta o dejar a los niños, y en otros lugares también son los peatones quienes invaden el espacio de los ciclistas

Ana Carlos

Salamanca

Jueves, 16 de mayo 2024, 13:06

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Hora punta. Tráfico denso a la hora de entrar a los colegios y a trabajar en el polígono de Los Villares. Un carril bici desprotegido por el que circulan algunas bicis y patinetes eléctricos pero que en muchos momentos se ve vacío. La tentación está servida. Algunos conductores se olvidan por unos instantes del Código de Circulación y deciden tomar un atajo: usan el carril bici para entrar o salir del colegio San Agustín y dejar a los niños sin tener que esperar la cola, especialmente si el semáforo se ha puesto en rojo.

Otros, por su parte, lo que hacen es utilizar este carril para parar mientras los escolares se bajan del vehículo. El hecho de que sobre el semáforo haya instalada una cámara, supuestamente para controlar el tráfico, no les disuade para que decidan hacer las cosas bien. Es solo un momento y tienen prisa. Así se evitan entrar al interior del recinto escolar, donde hay espacio para realizar la descarga, y tener que volver a incorporarse al lento tráfico de la avenida.

Pero cada vez hay más conductores que se están acostumbrando a realizar estas acciones que suponen una infracción grave. En ocasiones, cuando un infractor se anima a invadir el carril bici otros coches que circulan detrás siguen el ejemplo. Los malos hábitos, cuando son repetidos e impunes, parecen contagiosos.

La movilidad en bicicleta por Salamanca sigue sin ser sencilla. El Ayuntamiento de Salamanca insiste en afirmar que promueve el uso de la bicicleta en la ciudad cada vez que añade un nuevo tramo de carril bici y aprovecha para recordar que su servicio de préstamo de bicicletas SALenBICI «cuenta con 47 bases disponibles en toda la ciudad y 3 en Santa Marta de Tormes, con 326 módulos y 704 candados repartidos por los barrios. Una cifra que se ha ampliado con bases en los aparcamientos gratuitos en superficie de Agustinos Recoletos, Huerta Otea, avenida de San Agustín y polígono industrial El Montalvo para fomentar la intermovilidad en el transporte».

Imagen principal - Los carriles bici como «comodín» para aparcar en Salamanca y otros perjuicios para los ciclistas
Imagen secundaria 1 - Los carriles bici como «comodín» para aparcar en Salamanca y otros perjuicios para los ciclistas
Imagen secundaria 2 - Los carriles bici como «comodín» para aparcar en Salamanca y otros perjuicios para los ciclistas

También apunta que la bicicleta «se ha convertido en Salamanca en una herramienta de movilidad alternativa al coche y a la moto en los desplazamientos cortos, principalmente en los barrios trastormesinos a través de las nuevas pasarelas sobre el río Tormes para acudir hasta el hospital y el campus universitario. Su uso se ha potenciado gracias a la construcción de nuevos kilómetros de carril bici, superando los 120 en total junto con el alfoz de Salamanca con los tramos actualmente en obras».

Solo hacer carriles bici no fomenta el uso de este transporte

Este optimismo no coincide con la visión de muchas de las personas que usan la bicicleta a diario en Salamanca para acudir a trabajar o hacer sus desplazamientos del día a día. «Me parece falta de respeto decir que la ciudad está acondicionada para moverse en bici porque tenga tantos o cuántos kilómetros de carril bici» afirma Rocío Cruz, miembro del Comité de Bici Urbana Guardabarros. Considera que favorecer la movilidad «no es tan sencillo como hacer kilómetros de carril bici» y pasa por atender a otros muchos aspectos que faciliten a los usuarios de este medio de transporte su circulación entre puntos de interés de la ciudad, así como facilitarles lugares adecuados para estacionar.

«No hay suficientes aparcamientos. Nada por la zona de Casa de las Conchas, nada por la Puerta de Zamora, poco en los barrios. Y da miedo dejar la bici en cualquier sitio porque te roban los accesorios en menos de 45 minutos. A mí me ha ocurrido en las calles La fe y del Arco, denuncia.

Otro melón por resolver es establecer la forma más adecuada para facilitar la circulación por las calles peatonales y la ZBE para hacer la ciudad más accesible a los ciclistas, que a veces se sienten acorralados y poco respetados.

Pero no se puede dejar de lado la gestión de los carriles construidos. Jabito Jablonski, miembro de Guardabarros, insiste en que lo que está sucediendo en la avenida de San Agustín, en las inmediaciones del colegio, «es una infracción que está tipificada como grave en el código de circulación». En concreto se cita que lo es «parar o estacionar en el carril bus, así como en carriles o vías ciclistas».

Convivencia complicada junto a paradas del bus

A su juicio, este problema «se puede resolver de forma sencilla poniendo bolardos de plástico para que nadie invada el carril». Esa misma solución es la que plantean desde la asociación Garrido Contigo, muy atenta a los problemas de convivencia entre vehículos motorizados, bicicletas y peatones.

La asociación vecinal multicultural tiene bien observados los carriles bici que pasan por el barrio y en algunos se plantean conflictos con las paradas de autobús. Los usuarios del transporte público debe cruzarlos cuando sube o bajan en lugares como la avenida de Los Cipreses, pero con las prisas no siempre pueden esperar o son conscientes que los están atravesando.

En otros lugares el problema es que cuando se crearon se utilizaron tramos de acera que los viandantes habían usado toda la vida en sus desplazamientos y ahora no se resignan a perder este espacio. Si se hace camino al andar, revertirlo no siempre es sencillo. Somos animales de costumbres.

El colectivo vecinal es más ambicioso en el fomento del transporte en bicicleta. Considera necesario permitir siempre el acceso de las bicis al bus, al menos para las plegables como ya se hace en ciudades como Madrid. Aunque en teoría está permitido en Salamanca, al final queda al criterio del conductor, que no siempre lo permite. Con esta medida se facilitaría a los ciclistas salmantinos un traslado más cómodo, especialmente para quienes residen o trabajan en el alfoz. Y de lo que se trata es que cada vez más personas opten por dejar sus vehículos privados a motor en casa.

Coches y peatones tendrán que aprender a respetar más y convivir con las bicicletas en un contexto en el que Europa apuesta (e invierte) para que se impulse una movilidad activa, necesaria para tener unas ciudades más sostenibles y saludables para sus habitantes.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios