Escaparate navideño de una tienda. / S. H.

Salamanca

El comercio pide ampliar la hora límite de apagado de los escaparates en Navidad

Solicitan que se puedan mantener más allá de las 22 horas que establece el Real Decreto

Salamancahoy
SALAMANCAHOY

La Asociación de Empresarios Salmantinos del Comercio (AESCO), integrada en CES, secunda la solicitud de la Confederación Española de Comercio (CEC), de la que es miembro, de pedir al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo una relajación de las restricciones de los horarios de alumbrado de los escaparates establecidas en el Real Decreto Ley 14/2022 como medida de ahorro energético ante la proximidad de la campaña de Navidad.

Desde su entrada en vigor el pasado 10 de agosto, el sector del comercio «ha asumido esta medida desde la responsabilidad que le caracteriza, cumpliendo estrictamente los horarios fijados como una muestra más de su compromiso y apuesta por aquellas actuaciones que velen por la sostenibilidad y el ahorro energético», señalan desde AESCO.

Es por ello que la Asociación de Empresarios Salmantinos solicita de cara a la campaña de Navidad una mayor flexibilidad en los horarios de alumbrado de los escaparates encaminada a dinamizar el consumo, máxime en una situación tan complicada como la actual y en un momento del año de tanta repercusión para el comercio, en el que algunos subsectores concentran hasta el 35% de las ventas de todo el año.

«Queremos hacer constar que los comerciantes somos los primeros interesados en favorecer la eficiencia energética para contribuir al ahorro y uso racional de este recurso, pero entendemos que cualquier medida debe guiarse siempre por la flexibilidad y el sentido común», se señala desde AESCO y la CEC. Teniendo en cuenta la importancia de una fecha tan señalada como es la Navidad, y manteniendo siempre el objetivo del ahorro energético, AESCO y la CEC consideran que este último puede lograrse ampliando la hora límite de apagado más allá de las 22 horas que establece el Real Decreto. Por ello, se pide dotar a esta medida de una flexibilidad razonable y suficiente durante estas fechas, de manera que no afecte a la actividad comercial ni a horarios en los que se mantiene una importante afluencia de personas en las calles de los pueblos y ciudades, motivada por el ambiente festivo y por las propias iniciativas de alumbrado puestas en marcha desde las administraciones.