Borrar
Grupo de personas frente a los juzgados de Salamanca el día del juicio. ICAL
Condena por el atropello de Estela Domínguez en Salamanca: 18 meses sin carné y 5.400 euros

Condena por el atropello de Estela Domínguez en Salamanca: 18 meses sin carné y 5.400 euros

El juez le aplica la pena más alta posible dentro del marco del juicio por delito leve e impone al conductor las costas

Félix Oliva

Salamanca

Lunes, 10 de junio 2024, 10:43

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El conductor que atropelló de forma mortal a la Estela Domínguez será condenado a año y medio sin carné de conducir y una multa de 10 euros diarios, además de una indemnización ya abonada por una aseguradora. La clave, que se haya juzgado como un delito leve por homicidio por imprudencia menos grave el accidente en el que perdió la vida la ciclista vallisoletana.

El juez le impone la pena máxima prevista para el delito leve de homicidio por imprudencia menos grave, solicitada por la Fiscalía y por la acusación particular: 18 meses de multa a razón de 10 euros diarios (5.400 euros), privación del derecho a conducir vehículos de motor durante 18 meses. Ha sido condenado también a pagar las costas judiciales. Antes del juicio, que se celebró el pasado viernes, los padres de la joven fallecida ya habían sido indemnizados por el seguro con 218.500 euros.

El juicio tuvo lugar el pasado día 7 de junio en una sala de los Juzgados de Salamanca con presencia de la familia de la ciclista fallecida y de un numeroso grupo de personas que les apoyaban. Así se desarrolló el juicio. La vista se prolongó durante cerca de hora y media ya que el asunto llegaba a este punto como delito leve, sin posibilidad de penas de cárcel y con una franja máxima de hasta 18 meses de multa y retirada de carné. Esto es finalmente lo que se ha impuesto, la pena en la gradación más alta para la calificación del delio.

Durante las declaraciones, la Guardia Civil expuso el contenido del informe, en el que se achaca el accidente a una distracción del conductor, en conjunción con el sol de cara y la suciedad del parabrisas. Según la investiación del instituto armado, tuvo que ver a la ciclista al menos a 600 metros de distancia.

El conductor explicó que, en el momento del impacto, «al entrar en la curva noté un sonido metálico y pensé que podía haberse caído algo de la bomba inyectora». Añade que no se paró porque «el taller estaba a menos de 500 metros» pero de haber sabido lo que había pasado, «hubiera parado seguro. No la vi».

Tras acabar el juicio, fuera del edificio de los juzgados de la plaza de Colón de Salamanca, el padre de Estela, Juan Carlos Domínguez, aseguró que «salgo indignado, siempre he dicho que tuvo que estar viendo a Estela durante muchos segundos y no se ha hablado de ello porque se ha negado a declarar a las preguntas de la fiscal y de nuestro abogado» Además ha respondido a la alegación que hace el conductor para justificar el ruido que sintió: «No creo que suene igual cuando se te cae algo que cuando machacas una bicicleta y pasas por encima a una persona».

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios