Borrar

Una defensa enrocada de los cinco acusados señala al fallecido 'Pepón' como autor del crimen

El interrogatorio de los cinco acusados por el crimen de 'El Chispi' ha tenido lugar durante la tarde de hoy

Laura Linacero

Salamanca

Lunes, 24 de abril 2023, 20:26

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Cinco detenidos, tres encausados, un fallecido y un asesinado. Un entramado que se remonta al 29 de enero de 2020 y que hoy, tres años más tarde, se reduce a un mediático juicio por la muerte de 'El Chispi'. Los acusados por el asesinato han comparecido hoy en la sala de vistas en un interrogatorio cuanto menos intenso de más de tres horas de duración. La Fiscalía pide 22 años de cárcel por el delito de asesinato a 'El Vinas', por el delito de asesinato; otros dos años por tenencia ilícita de armas prohibidas y tres meses de multa por delito de lesiones. Para Rocío B.G. se piden 18 años de prisión por asesinato, dos más por tenencia de armas y tres meses por lesiones. Y para Rafael S.J., 'Moso', la Fiscalía pide 18 años de prisión por asesinato.

'Moso': «Pasé en el momento inapropiado»

Al ser preguntado por lo que hizo el día de los hechos, el acusado ha comenzado a detallar con evidente nerviosismo cómo discurrió la mañana del pasado 29 de enero de 2020. Su relato ha ido acompañado de imágenes donde se veía el coche del sujeto en el lugar de los hechos en un tramo horario coincidente a cuando se produjo el crimen. 'Moso' ha reconocido ser él quien conducía el vehículo pero ha subrayado que llegó «en un momento inapropiado, cuando estaba ya en el suelo ». Apunta que se detuvo para ver qué había pasado pero que en ningún momento «presenció los hechos» aunque sí que se bajó del vehículo con el motor en marcha para «ver qué había pasado».

Sin embargo, minutos más tarde ha confesado que llegó minutos antes de que se cometiera el crimen y sí que llegó a ver como le disparaban los otros dos acusados: 'Pepón', -uno de los encausados que fue encontrado sin vida en la celda de la cárcel de Dueñas (Palencia) ahorcado con una sábana de su cama ocho meses más tarde- y su padre, 'El Vinas'. Asimismo reconoce que 'El Vinas', se acercó al cuerpo para rematarlo. «Si yo sé lo que va a pasar, no llevo a mi mujer a presenciar un asesinato», ha tratado de defenderse. Una justificación debatida por el fiscal que ha apuntado que «tampoco es normal bajarse del vehículo».

Tal y como relata 'Moso', 'Pepón' se montó en el vehículo que llevaba 'Moso' quien reconoce que estaba intimidado y por eso accedió a que se subiera al coche. El miedo a que la familia de 'El Chispi' le pudiera relacionar con el crimen hizo que decidieran irse tanto 'Pepón' como él y su familia a El Encinar para esconderse. Después, huyeron para ocultarse primero en Madrid y luego en un municipio de la provincia de Valladolid, Tudela de Duero, donde fueron detenidos semanas después. En todo momento ha negado que fuera él quien acabara con la vida de el 'Chispi' e igualmente, desmiente que apuntara con una pistola a la viuda de la víctima.

Susana, mujer de 'El Moso': «Sólo vi a la viuda»

La mujer de 'El Moso' ha declarado también durante la tarde de hoy y ha reconocido que ella no llegó a bajarse del coche en ningún momento y no llegó a alcanzar con la vista lo que sucedía en la calle donde ocurrieron los hechos aunque su mirado sí que lo hizo. «Sólo vi a la viuda», asegura. Asimismo, ha apuntado que pasaron por el lugar de los hechos porque se dirigían a recoger una carta y tenían que «pasar necesariamente por esa calle donde nos encontramos con el percal». Sin embargo, ese dato también ha servido de argumento para la acusación particular que ha anotado que en un primer momento se dijo que «la carta era de una paga, y luego más tarde por la situación de desamparo de su hijo».

'Shamira', la pareja de 'Pepón': «Me dijo: 'ya está, lo he matado'».

La tercera en declarar ha sido Estrella G.M, conocida como 'Shamira' mujer y prima de Pepón, -el acusado encontrado muerto en su celda-, que fue la que dio el aviso de la ubicación de 'El Chispi' por whatsapp a su pareja: «Oye, está aquí 'El Chispi', en el centro de salud». La acusada ha declarado que mandó ese mensaje porque «yo creía que él estaba desterrado y me sorprendió mucho que estuviera ahí, no fue con esa intención».

'Shamira' ha explicado que después de ir al Centro de Salud regresó a su domicilio donde aún estaba su marido preparado para irse. Horas más tarde regresó «con sangre en la ropa, en las manos y en la cara». «Me dijo : 'ya está, lo he matado. Coge a los niños y vete'».«Cómo iba a pensar yo que mi marido era un asesino», ha remarcado .

La acusada se fue a El Encinar, donde residía su madre y en una declaración anterior reconoció que 'Pepón' les contó que «su padre y él habían matado a 'El Chispi' y que 'Moso' sólo pasaba con el coche». Además, recuerda que le contó que «primero disparó él, y luego su padre». En el momento de esa declaración, asume que estaba amenazada aunque ahora ya aclara que no lo está.

Rocío, pareja de 'El Vinas': «Nunca he visto esas armas»

La pareja sentimental de 'El Vinas', padre de 'Pepón', era otra de las personas encausadas en el crimen de 'El Chispi' a la que se la piden 18 años de prisión por asesinato, dos más por tenencia de amas y tres meses por lesiones. La acusada justifica su presencia en el Centro de Salud «una prueba de embarazo en Urgencias» que necesitaba hacerse y aunque declara que después de salir del centro médico fue a su casa, tras verse en las cámaras de vigilancia de las inmediaciones reconoce estar «desubicada». Al ser preguntada por la razón por la que estaba próxima al centro de salud espeta: «¿Qué pasa, que no se puede mirar a la gente?».

Tal y como se ve en el contenido audiovisual, la acusada permanece alrededor de cuarenta minutos del centro hasta el momento en el que sale 'El Chispi'. Igualmente, apunta que no llamó a nadie pese a que en el registro de llamadas de su teléfono móvil aparece el contacto de su pareja 'El Vinas'. Asimismo, durante el registro que llevó a cabo la Policía Nacional en su casa, aparecen armas en su sótano aunque ella «desconoce la procedencia». «No las he visto nunca», asegura. Además, subraya que sólo ella tenía acceso al sótano y no sabe cómo han aparecido ahí puesto que su marido «no tenía acceso a las llaves, sólo yo».

La defensa de Rocío, compartida con 'El Vinas', ha remarcado que ninguno de ellos abandonaron el barrio después de que se conocieran los hechos sino que permaneció en la capital al contrario que 'El Moso' o 'Pepón'. Así, ha tratado de demostrar su inocencia frente al jurado popular.

'El Vinas', padre de 'Pepón': «Fue mi difunto hijo y 'El Moso' quienes le mataron»

El último en declarar ha sido el padre de 'Pepón', conocido como 'El Vinas'. Una de las cuestiones en las que más se ha profundizado ha sido las armas que había en el trastero de la casa que compartía con Rocío : «esas armas no las había visto nunca, ahí entraba mucha gente». Igualmente, ha reconocido que no salió de casa ese día aunque su teléfono está posicionado en el lugar de los hechos. «Ese móvil lo usaba todo el mundo, lo tendría mi hijo».

Una declaración que ha concluido con una tajante acusación: «Yo no lo maté. Fue mi difunto hijo y 'El Moso'». La defensa de 'El Vinas' ha remarcado que en ningún momento la viuda le señala como uno de los autores sino que son 'Pepón' y 'El Moso' las personas apuntadas por la mujer del asesinado. Igualmente, el abogado ha utilizado la carta dejada por su hijo antes de que apareciese muerto en su celda en la que exculpa a su padre y se inculpa directamente a él y a 'El Moso'.

La muerte de 'El Chispi'

Los hechos se remontan a el 29 de enero de 2020, cuando un hombre fue asesinado en Salamanca como consecuencia de un tiroteo registrado a las 13:43 horas a la altura del número 10 de la calle Maestro Soler tras un enfrentamiento entre ciudadanos de etnia gitana en la citada vía. El joven con iniciales , J.A.L.J. y conocido como 'El Chispi', falleció tiroteado mientras paseaba con su hija en brazos, que ha resultado ilesa, en los límites de los barrios de San José y El Tormes de Salamanca, al parecer por un posible ajuste de cuentas. Sobre esa hora dos vehículos, según algunos testigos, uno rojo y otro blanco, llegaron hasta el joven y varios hombres que iban en ellos, de etnia gitana, abrieron fuego contra él, dándose a la fuga posteriormente.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios