Borrar
Los bomberos sofocan el incendio ocurrido en la calle Maestro Ávila, número 3 Carlos Manuel García Carbayo
«Nos encerramos en el salón y utilizamos sudaderas para tapar la entrada de humo»
Incendio en Salamanca

«Nos encerramos en el salón y utilizamos sudaderas para tapar la entrada de humo»

Los vecinos del edificio afectado por el incendio en uno de los bajos cuentan su relato: primero preocupación y después calma con la llegada de los bomberos

Viernes, 1 de marzo 2024, 15:32

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Terrible suceso en la calle Maestro Ávila. Con las imágenes del incendio de Valencia todavía en la memoria que llegó a ocasionar la muerte de hasta 10 personas, la capital salmantina ha vivido un incendio en la mañana de este viernes, 1 de marzo, que ha obligado al desalojo de un edificio entero, así como la atención médica de una mujer de 44 años por quemaduras, quien ha sido trasladada en UVI móvil. Según las últimas informaciones, otras seis personas están siendo atendidas por inhalación de humo, entre ellas un bebé de tan solo un mes.

El incendio, ocasionado en uno de los bajos, está extinguido y continúan las labores de ventilación.

Desde el lugar de los hechos, uno de los vecinos cuenta su relato, ya relajado tras haber podido entrar en casa acompañado por un agente de seguridad del estado y estando fuera de peligro, tanto él como el resto de sus familiares.

«Estaba teletrabajando en mi habitación y de repente vi policía», recuerda. Sintió que pasaba algo y decidió abrir una de las puertas de la casa, momento en el que empezó a ver mucho humo. En seguida avisó a su hermana, también en la casa en esos momentos y directamente fueron al salón, considerándolo uno de los lugares más «seguros» de la casa con hasta cinco ventanas. «Nos encerramos en el salón y utilizamos sudaderas para tapar la entrada de humo», explica.

Ya desde esa habitación pudo hablar con la Policía Local, la Policía Nacional y los Bomberos, quienes les dieron explicaciones en todo momento de lo que debían hacer, sobre todo, mantener la calma: «Al principio sentí mucho agobio y después los bomberos nos relajaron, desde el primer momento nos aseguraron que lo tenían controlado», cuenta.

Así estuvieron alrededor de 20 minutos, momento en el que los especialistas consideraron seguro salir de las casas, empezando por los pisos de arriba.

Ahora sólo piensa en regresar a su casa y poder dormir, con normalidad, tras el susto. «Esperemos poder volver pronto, aunque ya hemos podido entrar acompañados por la Policía. Huele mucho a humo», ha finalizado.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios