Borrar
Agentes de la Guardia Civil en la calle en la que se produjo el suceso buscando ropa en los contenedores. J. M. GARCÍA
La Fiscalía imputa por asesinato al supuesto autor de la muerte de una mujer en Santa Marta
Sucesos en Salamanca

La Fiscalía imputa por asesinato al supuesto autor de la muerte de una mujer en Santa Marta

La abogada de la defensa observa un delito de homicidio imprudente mientras que la acusación particular se adhiere a la petición del Ministerio Público

Justino Sanchón

Salamanca

Martes, 6 de junio 2023, 20:33

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La noche que concluye en tragedia. Una vida rota de la manera más cruenta. Un futuro echado por tierra tras una fiesta desdichada. Y, al final, una mujer, que llegó a España con la idea de iniciar una vida fuera de la pobreza de su país, muerta de una manera cruenta. Y un hombre, al que se detuvo por esa muerte, en prisión a la espera de un juicio que tratará de concretar si hubo asesinato o fue fruto de un juego que se les fue de las manos.

Yess María Pérez Quejada, de 44 años, colombiana, con dos hijos, falleció la madrugada del día 5 de enero. Apareció en la bañera de su casa, en el número 12 de la calle Bajada del Río, en Santa Marta de Tormes. Estaba deformada de los golpes que recibió. Allí vivía con un hombre, aunque se citó con otro, con el que ha había tenido, al menos, otro encuentro, también en esa vivienda.

A primeras horas de la mañana de ese 5 de enero, el centro de salud de Santa Marta de Tormes recibió un aviso, con voz masculina, en el que se indicaba que había una persona herida y que necesitaba ayuda. Al llegar a la vivienda, los sanitarios descubrieron un horror, con una mujer en una bañera, con múltiples golpes… y muerta.

Poco después era detenido D.G.M., vecino de Santa Marta, miembro de una familia reconocida y respetada de esta localidad. Fue la última persona que estuvo con Yess María. Fue el hombre que se citó con esta mujer en su vivienda. Fue el que acudió la noche del día 4 de enero. Fue D.G.M. el que llamó al centro de salud. En aquel momento, el 5 de enero, todo apuntaba a él.

Aquella cruenta muerte sigue siendo investigada por el Juzgado de Instrucción número uno de Salamanca y el supuesto autor será juzgado por un jurado popular en la Audiencia Provincial de Salamanca, según señalan a este medio fuentes judiciales.

Dentro del procedimiento por jurado popular que se sigue en el Juzgado de Instrucción número uno de Salamanca, hace varios días se ha celebrado una comparecencia del acusado con la participación de la Fiscalía, del abogado de la acusación particular y de la letrada de la defensa, como han confirmado estas mismas fuentes.

En esta actuación judicial, el Ministerio Fiscal concretó que iba a acusar de un delito de asesinato a D.G.M. y el abogado de la acusación también se adhirió a esta petición. Sin embargo, la abogada de la defensa señaló que su petición sería por un homicidio imprudente.

Asesinato u homicidio

Desde su detención, la investigación judicial y policial trata de concretar si la muerte de Yess María fue un asesinato o un homicidio. Y todo puede esclarecerse con el resultado de la autopsia de la mujer.

Las fuentes judiciales consultadas por este medio afirmaciones que D.G.M. ha declarado, a lo largo del procedimiento judicial, que la noche «se le fue de las manos», ya que lo que comenzó siendo un juego sexual, según sus explicaciones, acabó en tragedia.

Según las investigaciones realizadas, D.G.M. llegó a casa de Yess María a última hora de la tarde del día 4 de enero, tras haber concertado una cita por teléfono, un encuentro que ya se habría producido en otra ocasión. Tras consumir ambos drogas y alcohol, según la declaración del acusado, la mujer murió por los golpes sufridos. Sin embargo, él reconoce que no se acuerda cómo los realizó o si se golpeó ella sola. También explicó ante la Guardia Civil y en le Juzgado que intentó reanimarla y la llevó a la bañera, para «salpicarla» con el agua.

Un informe de toxicología reveló, añaden las mismas fuentes, que D.G.M. había consumido «importantes» cantidades de sustancias como cocaína, speed y anfetaminas, además de alcohol. Frente a este informe, el informe de los forenses destacó que el acusado «no tenía mermadas sus facultades» en el momento de ocurrir los hechos.

Además, las declaraciones del acusado no concuerdan con la información que se está desvelando en la investigación judicial. Así, las fuentes consultadas han indicado que D.G.M. envió un mensaje por teléfono móvil a, al menos, un amigo, acompañado de una foto de la mujer, en el que se podía leer: «te puedo mandar que da miedo».

La investigación sigue su cauce. Y, mientras tanto, D.G.M. sigue en prisión a la espera de la celebración del juicio. Y Yess María pudo ser enterrada en Salamanca, la ciudad a la que llegó para intentar una vida mejor, truncada por los golpes recibidos cuando terminaba la Navidad.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios