Borrar
La exposición 'La Llamada Encendida' en Salamanca.

Ver 21 fotos

La exposición 'La Llamada Encendida' en Salamanca. Álex López

Mayores solos y jóvenes con ansiedad al otro lado del Teléfono de la Esperanza

El artista Jean Claude junto a la ONG de voluntariado inspiran una exposición para poner en valor las «escuchas que salvan vidas»

Nerea Fernández

Salamanca

Jueves, 16 de marzo 2023, 19:44

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Una llamada, una voz y una esperanza, la facilidad de marcar un número que te puede cambiar la vida y que ha cambiado el destino de más de 2.800 personas en 2022, en Salamanca. El Teléfono de la Esperanza es una ONG de voluntariado y acción social que tiene como misión promover la salud de las personas, especialmente aquellas que se ven inmersas en una situación de crisis, a través de la escucha y la comunicación activa.

El artista Jean Claude Cubino ha colaborado con dicha organización para homenajear la gran labor de los voluntarios a través de una exposición, en la que pone en valor el duro trabajo de las escuchas y el teléfono como elemento principal. También, Mª Carmen Igea, presidenta del Teléfono de la Esperanza en Salamanca, cuenta la importancia de «descolgar un teléfono que salva vidas».

La exposición 'La Llamada Encendida' puede visitarse desde el día de hoy, jueves 16 de marzo, hasta el 30 de marzo, en el Palacio de Garcigrande.

Descolgar el teléfono salva vidas

Mª Carmen Igea, presidenta del Teléfono de la Esperanza en Salamanca, habla sobre cuáles son los problemas que más se escuchan, la temprana edad que descuelga el teléfono para hablar con ellos y las ayudas que facilitan en casos extremos y delicados. Mª Carmen explica que no todas las llamadas son con intención suicida, «hay personas que están pasando por una situación de crisis, que necesitan ayuda, que tienen problemas familiares, económicos o de pareja, que están viviendo un duelo e incluso personas mayores que están solos y necesitan compañía».

«Recibimos más de 2.800 llamadas en 2022 y en torno a 400 en los cuatro meses que llevamos de año»

«Es muy gratificante saber que estás ayudando a alguien». La presidenta de dicha ONG cuenta que ha personas que están sufriendo y no saben con quién hablar, «en muchas ocasiones no se atreven a contar a su círculo más cercano lo que les sucede. Con nosotros se desahogan y muchos te dan las gracias sin que apenas hayas articulado palabra, pero ellos se sienten liberados y tranquilos». Sin embargo, hay casos en los que el orientador detecta que la persona que está al otro lado del teléfono debe ser tratada por un profesional.

M.ª Carmen afirma que desde que comenzó la pandemia han aumentado mucho las llamadas con ideación suicida e incluso en procesos autolíticos. En estos casos cada orientador decide a dónde derivar a cada persona, por ejemplo, la mayoría de llamadas son de jóvenes, «nosotros los atendemos en ese momento y dependiendo de sus necesidades los derivamos a la fundación ANAR (Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo). En ocasiones nos llegan llamadas derivadas del 112 y otras sin embargo, somos nosotros quienes los llamamos para evitar que se desarrolle una acción suicida, por ejemplo». Por otro lado, hay personas mayores que llaman porque llevan todo el día sin hablar con nadie, existe un programa denominado 'Ayuda en Soledad' que consiste en mantener el contacto con estas personas para llamarlas una vez a la semana y saber cómo se encuentran.

«Muchas llamadas son de personas mayores que se sienten solas y necesitan hablar con alguien»

La presidenta destaca que los problema que más se repiten son los estados de ansiedad, depresión y soledad, «últimamente escuchamos la desesperación por la situación económica, la falta de trabajo y la falta de soluciones para poder sobrevivir».

La importancia de los orientadores

Cada persona que se encuentra detrás del teléfono dispuesto a ayudar es un orientador con una formación específica. En la sede se encuentran psicólogos, profesores, educadores, trabajadores sociales, entre otros, que reciben unos estudios de año y medio de duración para poder coger el teléfono. Cuando un orientador detecta que la persona con la que está manteniendo una conversación necesita otro tipo de ayuda, se le ofrece de manera totalmente anónima y gratuita visitar sus instalaciones y recibir una atención personalizada.

El artista Jean Claude Cubino ha querido homenajear a estos voluntarios a través de una exposición en la que pone en valor el duro trabajo de las escuchas y el teléfono como elemento principal.

Exposición 'La Llamada Encendida'

El artista Jean Claude Cubino lleva más de 20 años profundizando y transmitiendo a través de sus obras qué es la exclusión social vista desde las diferentes instituciones en las que se adentra. Durante todo este tiempo ha colaborado con muchas organizaciones y ahora lo hace con el Teléfono de la Esperanza. «Propuse una cooperación con ellos desde un punto más romántico, más idealizado y más anónimo. Trato mi obra desde el punto de vista actual, crisis económica, pandemia, desempleo y pérdida de valores y enfoco estos conceptos en una sala que, depende del ojo que la mire tiene una interpretación u otra».

En este caso, Claude ha querido homenajear a esos voluntarios anónimos del Teléfono de la Esperanza para promocionar su labor, apoyar y fortalecer el mensaje de estas instituciones. En 'La Llamada Encendida', las obras están realizadas con materiales de deshechos, la técnicas que utiliza es «democrática» y afirma, «no creo en la técnica, no por ser un objeto reciclado deja de ser bello, prefiero el mensaje, el lado más humano y no tan materialista».

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios