Borrar
El astronauta presente en la fachada de la Catedral Nueva de Salamanca junto a la Puerta de Ramos. salamanca hoy
La historia del astronauta de la Catedral de Salamanca

El misterio del astronauta que flota por la Catedral Nueva de Salamanca

Junto a la Puerta de Ramos situada en la plaza de Anaya de la capital charra existen muchos detalles que se llevan todas las miradas de los visitantes y salmantinos

Nacho Martín

Salamanca

Sábado, 19 de noviembre 2022

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Salamanca es una ciudad llena de curiosidades, desde la rana de la fachada de la Universidad a la Casa de las Muertes o la fábula de la calle Tentenecio entre San Juan de Sahagún y un toro, son decenas las leyendas que aumentan aún más la mística de la ciudad. Una de esas peculiaridades que tanto se repite a los salmantinos y a los turistas para conocer más la capital charra y alimentar su historia es el astronauta presente en la fachada de la Catedral Nueva, concretamente en la Puerta de Ramos de la misma.

Este motivo puede dar lugar a muchas especulaciones y conspiraciones contando que resulta extraño que en un monumento que se empezó a construir en el año 1520 y que se acabó más de 200 años después, en 1733, exista una figura tallada tan propia del siglo XX. La respuesta podría ser de lo más increíble, digna de cualquier película o libro de ciencia ficción, sin embargo, no va más allá de una tradición en el gremio de los restauradores.

En el año 1992 se decidió hacer una restauración moderna en la catedral con motivo de una exposición temporal celebrada en el interior de la misma llamada «Las Edades del Hombre». La fachada se encontraba en mal estado así que se aprovechó el evento para dale un lavado de cara dirigido por el arquitecto Jerónimo García de Quiñones. Uno de los canteros de la obra, Miguel Romero, que no es un extraterrestre que llegó a Salamanca entre el siglo XVI y XVIII, decidió hacer este añadido como un homenaje al siglo XX y como símbolo de modernidad siguiendo la tradición medieval de incorporar un elemento contemporáneo en cada restauración. Todo sin alterar la estética de la portalada.

Miguel Romero, el cantero autor del astronauta en la fachada de la Catedral.
Miguel Romero, el cantero autor del astronauta en la fachada de la Catedral. s.h.

Para encontrar la figura del astronauta es necesario dirigirse a la Puerta de Ramos de la Catedral Nueva de Salamanca, situada en la plaza de Anaya. El nombre de Puerta de Ramos se le otorga por tener tallada encima de la entrada una representación de la entrada de Jesús en Jersusalen.

Otros detalles de la fachada de la Catedral Nueva

El astronauta no es el único detalle que llama la atención de esta parte de la fachada de la Catedral Nueva. Junto a él existen otras figuras que resaltan y atraen las miradas de los visitantes. Las formas más destacadas son un dragón o diablo que sostiene en una de sus manos un helado mientras sonríe, también obra de Miguel Romero, y un conejo o liebre «de la suerte». A este conejo le acompaña la creencia de que al frotarlo puedes atraer a la buena fortuna; debido a esto este elemento presenta un color negruzco que contrasta con el característico dorado de la piedra de Villamayor típica de los monumentos de Salamanca. Una idea que, como aseguran algunas guías turísticas de la ciudad, es un «fraude» surgido de las invenciones de algunas personas.

En cuanto al resto de adornos, también se encuentra en esta entrada un lince, a su derecha un toro y más a la derecha, junto a la puerta, hay tres figuras: un cangrejo de río, una cigüeña y una liebre que representan, respectivamente, agua, cielo y tierra en Salamanca, aunque también se cree que pueden estar esculpidas como reflejo de la fauna característica de la provincia.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios