Borrar
Javier Martínez (D), director creativo, y Fernando Alcaraz, director de operaciones de Big Bang Box Dacid Arranz / ICAL
Momonsters, un salto a la gran pantalla pensado para ser «la primera película de un niño pequeño»

Momonsters, un salto a la gran pantalla pensado para ser «la primera película de un niño pequeño»

La productora salmantina Big Bang Box estrena en cines el próximo 6 de diciembre la adaptación de la serie emitida en Clan TV y CyLTV

Sábado, 2 de diciembre 2023, 13:41

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Haha es una niña de seis años, es la mayor, a quien le gusta ser un poquito más mandona y ejercer el rol de adulto con los demás niños. Hehe es tímido, tartamudea al hablar y no le gusta hacer cosas nuevas porque le dan miedo. Por su parte, Hihi es todo lo contrario, imaginativa, aventurera e hiperactiva. También está Hoho, un niño bonachón al que le gusta jugar con cualquiera a lo que sea, y con una forma de pensar muy personal. Y Huhu, el pequeño, un par de años menor que los demás, al que le encanta imitar a los mayores.

Estos personajes son los Momonsters, quienes quieren ser los mejores amigos de los niños y aprender a ellos. Desde que comenzó su emisión en 2020 en Clan TV, conquistan tanto la pequeña pantalla como Youtube, donde han liderado el número de visionados durante todo 2023. Ahora, dan el salto a la gran pantalla, de la serie a la película, «el paso lógico», con un largometraje de 70 minutos para desarrollar una trama más enriquecedora que la que pueden hacer en sus capítulos de siete minutos, según informa Alba Familiar en ICAL.

«Momonsters La Película» es una creación de la productora salmantina Big Bang Box y dirigida por Javier Martínez y Christian Garnez, que tras llegar a alrededor de cien países decidieron dar un paso más y llevar las historias de estos niños a la gran pantalla. A través de sus protagonistas, procuraron generar esas personalidades para que los niños puedan identificarse y empatizar con ellos, mediante una trama sencilla, explorando nuevos matices de los personajes y desarrollando la historia más en profundidad gracias a la duración de la cinta.

«Esto además era una oportunidad de seguir con nuestro público», explica a la Agencia Ical el director creativo de la productora, Javier Martínez. Así, en la serie están enfocados a un público de dos a seis años, pero con el largometraje se les presentó la oportunidad de subir el target hasta los ocho o nueve años, «con lo cual los niños que ya nos habían acompañado en su etapa preescolar les damos la opción de seguir un año o dos más con los Momonsters».

Salamanca acogió este viernes 1 de diciembre el preestreno de la cinta, que llegará a los cines de toda España el próximo miércoles 6. Con la serie, la historia de estos pequeños monstruos ha alcanzado las televisiones de alrededor de un centenar de países, a los que hay que sumar emisoras que emiten para Al Jazeera en Oriente Medio. Pese a que en un primer momento el largometraje estaba pensado para España y Portugal, los distribuidores han apostado por abrir las puertas al mercado extranjero, habiendo recibido ya ofertas de países como Corea. «Nosotros sabíamos que íbamos a ir a todos los países en formato televisión, pero la verdad es que ha quedado un producto muy redondo que sí que se va a estrenar también los cines en otros países», confirma el director de operaciones de Big Bang Box, Fernando Alcaraz.

Una película pensada para ser la primera de un niño pequeño

Los Momonsters, en la serie, siempre hacen lo que más les gusta a los niños, y quieren aprenderlo para ser sus mejores amigos. En la película, vivirán sus primeras vacaciones en un campamento de verano. Allí encontrarán un mapa del tesoro que está en el bosque, donde no pueden ir solos, y surgirá el debate de si desobedecen o no. En principio, comienzan por no hacerlo, pero después se adentran en un bosque que parece estar protegido por un fantasma, en el que empiezan a leer sus primeras aventuras.

Bajo esta premisa, los creativos han tratado de crear «una película que nos gustase que fuera la primera de nuestros hijos». «Hemos cogido referentes de las películas que a nosotros como padres nos gustaban cuando éramos niños», comenta Martínez, en relación a «preguntas de aventuras, de amistad, un grupo de amigos que sale fuera y le pasan un montón de cosas, lo pasan mal, lo pasan bien y al final consiguen un objetivo», para lograr una cinta en la que el público preescolar pueda ver su primera historia de aventuras en el cine, con personajes reconocibles y unos diálogos y una trama adaptada a su edad.

«Si a los padres les da algo de miedo ir al cine porque los niños son pequeños, de cuatro a cinco años, les aseguro que con los Momonsters se lo van a pasar fenomenal y los niños van a querer ir más al cine», traslada por su parte Alcaraz.

La cinta, en la que han participado alrededor de 90 personas con perfiles artísticos, técnicos, pedagogos o educadores, entre otro, ha recibido nueve candidaturas a los premios Goya, aunque finalmente no hayan podido materializarse en nominaciones. «Para nosotros estar ahí ya es un premio», confesaba Fernando Alcaraz días antes de conocer las nominaciones en las que compiten directores como Fernando Trueba o Pablo Berger en un año en el que «estás compitiendo con titanes del mundo del cine». «Además, con los que no tienen grandes directores, también tienen un presupuesto con el que nosotros no contamos. Es como competir en Fórmula 1 con un coche normal», admitían, orgullosos del paso hasta el que han llegado.

Apuesta por trabajar desde Salamanca

El proyecto de Momonsters comenzó a estar en la mente de los productores en 2016, pero no fue hasta 2020 cuando la serie se materializó. Un resultado que, en un principio, iba a ser una aplicación educativa, pero que el mercado y sus circunstancias dieron un giro a otro tipo de producto. Un producto fraguado en Salamanca, factor que también ha condicionado su desarrollo.

«Trabajar desde Salamanca dificulta mucho, pero tiene una parte muy positiva que es el nivel de vida», confiesa Javier Martínez, quien recuerda momentos en los que trajeron a la capital del Tormes a trabajadores de Disney y grandes profesionales de España y de diferentes partes del mundo. Por el contrario, destaca como parte negativa la competencia en desigualdad con otros territorios.

Así, agradece el apoyo de la Junta de Castilla y León y CyLTV, aunque reconoce que los medios de los que disponen son «muchísimo menores» que los que tienen los Gobiernos regionales y las televisiones de otras Comunidades. «En Valencia, País Vasco o Cataluña las televisiones regionales invierten prácticamente lo mismo o más que puede invertir RTVE en un producto y las ayudas que dan son equiparables en cuanto a cuantía a las que tenemos a nivel nacional», continúa, reflejando que los proyectos reciben el doble de apoyo de lo que pueden recibir en esta Comunidad.

«Lo que estamos peleando, luchando, lo que estamos pidiendo es que puedan disponer de más medios para ayudarnos y generar aquí una industria basada en el sector», señala. Y Fernando Alcaraz continúa: «Ahora mismo en Castilla y León solo nosotros, que conozcamos, hacemos series de animación 3D o películas, por lo que es muy difícil que apoyen una industria en la que solo hay una empresa». Con ello, consideran que la región necesita crear una industria audiovisual que genere un retorno similar a las comunidades que la tienen, como Galicia, Andalucía o País Vasco.

Mientras, continúan trabajando en sus personajes. Los Momonsters llegan a la gran pantalla, con unos protagonistas con los que los niños puedan identificarse, y empatizar con una historia en la que su primera vez en el cine sea para «pasárselo fenomenal».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios