Borrar
Fachada del colegio San Juan Bosco Álex López

La orientación académica en Salamanca: «Ir a la universidad está mejor visto»

Desde hace unos años acceden más alumnos a FP que a Bachillerato por ser «una gran opción profesional».

Domingo, 12 de mayo 2024, 11:52

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

En una ciudad universitaria como es Salamanca, sería extraño encontrarnos con que la mayor parte de los estudiantes que cursan niveles postobligatorios pertenecen a otro ámbito que no sea un grado universitario. Sin embargo, según los datos oficiales del curso 2022-2023, es exactamente así: el Bachillerato, como paso previo a la realización de un grado, registró 4.248 alumnos; y la Formación Profesional alcanzó los 6.298 alumnos.

«Desde hace unos años se está potenciando mucho la Formación Profesional, cosa que es necesaria y suficiente porque abarca una serie de grados que no tienen los alumnos que eligen una carrera universitaria» y «la empleabilidad es bastante segura», comenta Juan Luis Sánchez, psicólogo de la Universidad de Salamanca.

Además, a pesar de que «todavía hay un marco social que empuja hacia el Bachillerato y la Universidad», «ahora hay muchísima más información y una gran promoción por parte de la Junta de Castilla y León hacia la Formación Profesional», declara Manuel Borrego, Orientador del Colegio San Juan Bosco.

Plan de orientación

Desde que son muy jóvenes, ya en sexto curso de Educación Primaria, se les realiza a los estudiantes una pequeña orientación con visión de futuro. «Además de hablarles de las profesiones del futuro, les ayudamos a que conozcan el sistema educativo. Tanto a ellos como a sus familias», explica a este medio Manuel Borrego.

Además, tal y como indica Faustino Soria, Orientador del IES Martínez Uribarri, «todo queda recogido en el Plan de Orientación Académica y Profesional con varias fases: una de autoconocimiento para conocer los recursos, qué es lo que se les da bien y qué asignaturas se han cursado; y después hay que darles a los alumnos toda la información posible para seguir los estudios».

Y una vez que alcanzan la edad en la que realmente tienen que elegir qué hacer, tanto los colegios como las diferentes instituciones se ponen manos a la obra para poder orientar de la manera más adecuada y «según sus necesidades» tanto a los alumnos como a la familia. «Tenemos psicopedagogos, orientadores... con los que comenzamos las campañas en los institutos a través de unas charlas formativas donde se les habla de las posibilidades, de los diferentes grados que hay, cuáles son sus características... y, sobre todo, abrimos una puerta en el servicio para las dudas que se generan», explica Juan Luis.

Y en el Colegio San Juan Bosco en concreto «los tutores realizan 8 horas de tutorías y los orientadores desarrollamos en torno a 6 horas tanto en el aula como en el aula de informática, dependiendo de si estamos trabajando con un programa, o estamos trabajando más en el conocimiento.» Además, todos los años organizan una Feria de Orientación a la que acuden las familias y antiguos alumnos «para hablar de la profesión que están ejerciendo. Se hacen pequeños grupos de alumnos y se habla sobre cómo es un día para un periodista, para un abogado...»

Diferentes perfiles y varios caminos a elegir

Faustino Soria tiene claro que el pensamiento de la mayoría de las familias sigue siendo el mismo a pesar del paso de los años debido a que «de manera cultural, se considera que ir a la universidad está mejor visto y vas a trabajar con un estatus mejor». Sin embargo, es plenamente consciente de que no siempre es así, ya que «los ciclos formativos tienen mayor incursión laboral y más facilidades». Aun así, «sigue habiendo esa dualidad muy clara de que la prioridad es la universidad y como segunda opción, si veo que no puedo llegar, están los ciclos formativos».

Además, a pesar de que hace algunos años los perfiles de los alumnos que se decidían por un camino u otro estaba bastante claro, a día de hoy los perfiles suelen basarse en que «no quieren estar cuatro años más dos de máster, sino que quieren algo rápido de dos años y con una posibilidad de empleabilidad alta». La empleabilidad «es un motivo importantísimo y hay grados en los que, después de cuatro años, no te dan una empleabilidad fija».

Y Manuel Borrego, por su parte, también es consciente de que «hay distintos valores, algunos de ellos buscan soluciones más bien fáciles o de cuantía económica. Pero algo que se está empezando a valorar cada vez más es tener tiempo disponible para uno, por lo que dependiendo de los valores de cada persona y del entorno familiar, la opción es diferente.» Aun así, al final «la idea es siempre la del sueño, a qué te quieres dedicar».

Datos actualizados de Formación Profesional

Según la última actualización del Ministerio de Educación sobre los datos pertenecientes al curso 2022-2023, los alumnos que cursaron Formación Profesional ascienden a 6.298 -581 en FP Básica, 2.500 en Grado Medio y 3.217 en Grado Superior. Además, únicamente como alumnos de nuevo ingreso en los tres ámbitos de la Formación Profesional se han determinado 311, 1.1181 y 1.303, respectivamente. Es decir, un total de 2.795.

Y en cuanto a los centros que imparten dicha formación, en toda la provincia encontramos 24 donde se imparte el Grado Básico, 16 públicos y 8 privados; 50 donde se imparte Grado Medio, de los cuales 34 son públicos y 16 son privados; y 60 en los que se imparte Grado Superior, 45 son públicos y 15 son privados.

De esta manera, si comparamos estas cifras con los datos del curso anterior, 2021-2022, se puede observar que hay 69 alumnos más matriculados: 18 en Grado Básico, 35 en Grado Medio y 16 en Grado Superior.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios