El edificio del arquitecto Joaquín Secall en la calle Azafranal. / SH

El primer edificio racionalista de Salamanca recuperará el esplendor tras años deshabitado

Construido en 1933 por el que fuera arquitecto municipal, Joaquin Secall, ahora un proyecto rehabilitará su curiosa fachada, una de las más características del centro

Félix Oliva
FÉLIX OLIVA

El edificio del número 14 de la calle Azafranal, el primero de tipo racionalista de Salamanca, escapa de un destino marcado por el abandono merced a un proyecto que tendrá que recuperar su particular fachada. La construcción es la primera de tipo racionalista catalogada en la ciudad, está protegida y es un elemento importante del 'paisaje' urbano en el paso de la plaza de Santa Eulalia hacia Deán Polo Benito que corría el riesgo de perderse.

La comisión municipal de Fomento tiene previsto otorgar la licencia de obra mayor para la reforma de este edificio conforme a un proyecto que consiste en incorporar un ascensor, pero que de paso tendrá que actuar en la conservación de los elementos de su característica fachada. El edificio, deshabitado desde hace años, tiene tres plantas y ático y mantendrá su distribución, con locales en su planta baja y una vivienda por altura, más un apartamento en el bajo cubierta.

La licencia incluye necesariamente los trabajos de mantenimiento y restauración de la fachada y sus elementos de valor. En estos momentos, el aspecto del edificio es muy descuidado en el lado que da a la calle Azafranal, con su exterior totalmente oscurecido, lo que deja poco del enfoscado pintado sobre ladrillo original, con este material a la vista en el piso superior. Según recomendación de su ficha de protección, cualquier intervención deberá recuperar el tratamiento unitario de la planta baja y es necesario un tratamiento homogéneo de la totalidad de las fachadas.

Fachada a la plaza de Santa Eulalia, con detalle de firma del mural, puerta de acceso y vista desde Dean Polo Benito. / SH

En el lado que da a la plaza de Santa Eulalia su estado no es mejor, aunque puede servir de referencia a lo que se tiene que hacer. Allí se encuentra un muy peculiar tratamiento de medianerías mediante un «fingido» pintado que imita la fachada auténtica, aunque la pintura, realizada en 1984 por la Escuela-Taller Municipal, se encuentra bastante desconchada en algunas zonas.

El edificio está protegido y es obra de Joaquin Secall, que fue arquitecto municipal y de la antigua Caja de Ahorros

El edificio se encuentra protegido y forma parte del catálogo de edificios de interés de Salamanca, con la ficha número 682. El motivo es que se trata de la primera muestra de arquitectura racionalista en Salamanca. Es obra de Joaquín Secall, que fuera arquitecto municipal durante unos años, hasta su dimisión y entrada como arquitecto de la antigua Caja de Ahorros. En ese puesto, hizo un edificio de estilo marcadamente racionalista para el antiguo hotel Pasaje en la calle Espoz y Mina y la que fuera sede de la entidad en la misma calle.