Borrar
Tres estampas del tiempo en Salamanca. SH
Salamanca vivió un 2023 especialmente cálido y dos meses críticos condenaron su sequía
El tiempo

Salamanca vivió un 2023 especialmente cálido y dos meses críticos condenaron su sequía

El pasado año ha sido uno de los más cálidos de la última década y un julio y agosto sin una gota de lluvia lo posicionan también como uno de los más secos

Laura Linacero

Salamanca

Jueves, 4 de enero 2024, 20:26

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Más cálido de lo habitual, pero no tan abrasador como su antecesor. Así se podría resumir lo que ha sido el 2023 en Salamanca en cuanto a temperaturas se refiere. Unos primeros meses de año especialmente fríos es lo que han hecho que no supere al 2022 y tan sólo enero y febrero se situaban por debajo de la media -sólo en estos dos meses las temperaturas han sido más bajas de lo que correspondía a estas fechas-. Sin embargo, marzo llegó para romper esta balanza y desde entonces, las temperaturas han estado en algunas ocasiones hasta dos grados por encima de la media.

Se salva julio de esta radiografía que fue prácticamente igual a lo que marca la media para el período de referencia actual, de 1991 a 2020. Eso sí, agosto no perdonó su tendencia y superó en un grado la media con hasta 40,1 grados alcanzados. Que en verano haga calor no sorprende tanto, sin embargo, lo que preocupa más es que los valores altos se den en meses en los que no se acostumbra a superar los 30 grados: a finales de abril la Aemet registraba una máxima de 30,3 grados en su estación meteorológica autónoma en la capital.

2 grados

por encima de la media para el periodo de 1991-2020 en abril, octubre y noviembre

Unos por adelantarse y otros por atrasarse convierten el año en anormal. Hablamos de octubre donde se batió un récord histórico al alcanzar los 34,2 grados de temperatura. Noches tropicales, valores especialmente altos y récords que convierten a 2023 en un año sobre el que tomar referencias.

Tal es así, que se posiciona como uno de los más cálidos en la última década y el cuarto desde 1991. El 2022 ha sido un año difícil de superar marcado por intensas olas de calor y es lo que hizo que se alzara con el título a año más caluroso desde que hay registros. El 2020 se da la mano con este año aunque logra superarlo -13,2 de media frente a 13,1- por un invierno algo más apacible.

La gráfica que se puede ver encima del texto refleja que desde hace diez años la temperatura media supera la que aún se mantiene de los registros de los últimos 30 años y condicionada por unos valores mucho más fríos desde 1991. La media de temperatura en Salamanca al año está en 12,2 grados. Este año se ha superado en un grado ese valor y el pasado, en un grado y medio.

Lo que pudo haber sido y no fue

Un año cálido y un año seco con respecto a la media. A pesar que durante varios periodos las precipitaciones fueron más abundantes que en la media de los últimos 30 años, la total sequía en julio y agosto condenaron a Salamanca. Especialmente lluviosos fueron enero, marzo, mayo e incluso junio. Una primera mitad de año donde la mayoría de los meses superaron los valores, sin embargo, los meses de verano dejaron a 0 el marcador. Septiembre, octubre y noviembre trataron de compensar ese balance aunque sin éxito y un diciembre también seco deja como resultado un año más seco de lo normal.

Así, el resultado es de 20mm menos de lo habitual -372mm es la media frente a los 349,5 mm de este año- es consecuencia de unos meses de verano con escasez de precipitaciones que justo completarían las precipitaciones de diferencia para hacer de un 2023 un año normal en cuanto a lluvias se refiere.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios