Borrar
La situación de los kioskos-bar municipales en Salamanca: abiertos, cerrados y en mal estado

La situación de los kioskos-bar municipales en Salamanca: abiertos, cerrados y en mal estado

Las cafeterías de titularidad pública de la ciudad atraviesan por uno de sus peores momentos con cuatro de las siete sin actividad

Félix Oliva

Salamanca

Lunes, 19 de febrero 2024, 11:29

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La clausura inmediata de la cafetería del parque de los Jesuitas pone el foco sobre el estado de estos locales, de titularidad municipal y que el Ayuntamiento de Salamanca tiene en su patrimonio, pero que explotan particulares en régimen de concesión. El kiosko-bar de este gran parque es uno de los de mayor afluencia, pero su estado era deficiente: había falta de mantenimiento y limpieza.

La solución ha sido taxativa: cerrarlo, romper el contrato, reformarlo y volverlo a licitar. De paso, se reclamará parte de los costes a la concesionaria al entender que ha desatendido su obligación de mantenerlo en las condiciones necesarias para la explotación, más allá de que, al ser municipal, la concesionaria no puede hacer obras.

El atractivo de estos locales ha ido a la baja y el consistorio está haciendo auténticos esfuerzos por adjudicarlos, ya que cerrados sólo suponen gastos y se pierden los ingresos en forma de canon por la explotación: en total, unos 120.000 euros pendientes.

En estos momentos, los bares municipales atraviesan por uno de sus peores momentos. De los siete disponibles, cuatro están cerrados y sin actividad; Jesuitas acaba de ser clausurado, La Alamedilla ultima sus obras y el resto buscan quien los gestione, sin éxito por ahora. Sólo los del campo de Würzburg (recién adjudicada), San Francisco y Museo del Comercio están operativos. A ellos hay que sumar casos como el bar del centro municipal Pepita Mena o el del pabellón polideportivo de Würzburg.

  1. Parque de los Jesuitas

El kiosko-bar del parque de los Jesuitas es el último en sumarse a la lista de los cerrados. Fue clausurado hace unos días por no reunir las condiciones para su apertura. En una inspección rutinaria se comprobó la falta de limpieza y mantenimiento.

Se trata de un local pequeño, pero con una terraza gigante de 150 metros, incluídos en el canon, y con posibilidad de ampliar a más de 500 metros en el exterior.

La actual concesionaria fue la única en pujar y lo gestionaba con el nuevo contrato desde el pasado verano. Pagaba 10.650 euros al año de canon por seis años de duración. Ahora, el ayuntamiento ha decidido romper el contrato. Saldrán a licitación próximamente.

  1. Parque de La Alamedilla

La cafetería del céntrico parque lleva más de un año cerrada y en licitación desde que concluyó el anterior contrato. Su apertura está próxima y se ha retrasado por las obras de remodelación que se han estado ejecutando en los últimos meses.

Salió a licitación a comienzos del año pasado con un canon mínimo de 28.000 euros por los seis años de explotación. Hay un interesado que ya se habría hecho con el contrato, aunque públicamente no figura resuelto, pero la reapertura se ha retrasado por las obras.

El consistorio decidió ejecutar mejoras. El local no se encontraba en condiciones óptimas y necesitaba un profundo lavado de cara. Cuenta con una importante terraza (117 m2) que da al parque. Está previsto que vuelva a abrir a mediados de marzo.

  1. Parque de Würzburg

Una de las cafeterías que mejor funcionaba ha estado más de un año cerrada. Tras finalizar la concesión, la empresa que lo explotaba lo dejó y salió de nuevo a licitación. Este mismo mes de febrero se ha procedido a la adjudicación después de más de un año abierto el concurso.

El resultado es que se vuelve a hacer cargo la empresa que ya lo tuvo por 10.050 euros de canon, el tipo mínimo, y los seis próximos años.

También en el parque, pero dentro del pabellón, el consistorio ha abierto un concurso para gestionar la barra del polideportivo por 1.600 euros al año de canon.

  1. Parque de Salesas

Esta es la cafetería que más tiempo lleva en concurso para adjudicar. El Ayuntamiento de Salamanca lo ha intentando al menos tres veces, sin éxito por ahora: no ha llegado a presentarse nadie.

El lugar, un bonito local con posibilidad de terraza en un parque, fue reformado por completo y está a estrenar, incluyendo algunos equipamientos.

Este comienzo de 2024 volvió a licitarse tras quedar desierto una vez más el concurso y se ha decidido rebajar el canon un 50% para intentar hacerlo atractivo: se piden 4.000 euros al año de tipo fijo.

El contrato, por seis años, incluye la explotación del local de 115 m2 y el espacio de terraza en el exterior.

  1. Campo de San Francisco

El bar municipal de este parque es uno de los pocos abiertos en la actualidad, beneficiado por estar dentro de una céntrica zona verde y por la proximidad con un espacio infantil: está pegado a una zona de juegos grade y reformada recientemente.

El contrato de gestión se adjudicó en julio de 2023 por 3.000 euros al año y seis años de duración y el local abre regularmente, una de las exigencias del contrato. El titular fue el único licitador.

  1. Museo del Comercio

En el parque por encima del Museo del Comercio se encuentra otra de las cafeterías municipales que sí funciona. Su explotación fue adjudicada en 2019 por 5.600 euros al año, concurrieron cuatro ofertas y el contrato estará vigente durante seis años.

Este local ha tenido aperturas y cierres intermitentes a lo largo de todo este tiempo. En su día, hubo cierta competencia por hacerse con la gestión.

  1. Parque Nebrija

Al otro lado del río, en el parque Nebrija, se encuentra la última cafetería municipal tipo chiringuito disponible. En la actualidad, está abierto el concurso para gestionarla.

El local se encuentra en la margen del río, al otro lado del puente Sánchez Fabrés y da continuidad a vairos espacios verdes trastormesinos como los entornos del Puente Romano y el parque Miguel Delibes.

El consistorio pide un canon mínimo de 4.000 euros al año, no sujeto a IVA, y que habría que mejorar al alza si hay mucha competencia. En el canon se incluye la tasa municipal que se paga por terraza, que en este caso es de 126,64 m2.

La terraza está situada en torno al establecimiento aprovechando una pérgola de obra que se levantó en su momento y que proporciona algo de sombra en un lugar donde siempre han faltado árboles.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios