Borrar
Acampada a favor de Palestina en Salamanca José Manuel García
Acampada por Palestina en Salamanca

Mantas prestadas, baños públicos o sala de estudio al aire libre: una jornada en la acampada en la USAL

31 tiendas y 60 estudiantes conviven en la plaza de Bolonia reivindicando la ruptura de relaciones con el estado de Israel

Jueves, 16 de mayo 2024, 17:42

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Más de 24 horas. La acampada a favor de Palestina organizada por varias agrupaciones de estudiantes en el campus de la USAL suma su primera noche bajo las estrellas. Un total de 31 tiendas de campaña y alrededor de 60 personas conviven desde el pasado miércoles, 15 de mayo, y sin fecha límite, reivindicando una causa que sienten cercana, a pesar de la lejanía física en la que se desarrolla el conflicto. Son estudiantes convencidos. Pero no solo ellos, durante la realización de este reportaje un hombre de unos 50 años se acercó a ellos. «Os he traído mantas, ¿qué más necesitáis?», les preguntó. Ellos, agradecidos, aceptaron las mantas y hablaron del frío que habían pasado.

Se acerca la hora de comer y mientras algunos descansan porque han tenido que hacer guardia por la noche para evitar altercados, otros están estudiando o buscando alimentos y un grupo prepara carteles para la concentración prevista para el sábado. El viento se ha calmado, pero la primer anoche no ha sido fácil, el frío hace mella en Salamanca y los exámenes están a la vuelta de la esquina.

Acampada a favor de Palestina en Salamanca José Manuel García

«Nos unimos a las acampadas de todo el Estado, porque somos un factor clave en todo el núcleo político que puede haber. No somos estudiantes pasivas. Tenemos un poder y un espacio en el que debemos reivindicar. No podemos dejar atrás toda la masacre que está realizando en nuestro nombre como ciudadanas», respondía ayer Coral Bayón ante los medios de comunicación al ser pregunta para la movilización. Y, hasta el momento, sus palabras han sido respaldadas con hechos.

Con el fin de conocer su nueva rutina, este medio ha querido desplazarse hasta su nuevo hogar para conocer la organización en su día a día. Surgen preguntas relacionadas con la comida, el servicio, la ducha o las condiciones meteorológicas.

De momento el desayuno se lo han traído otros compañeros; café caliente y galletas. Además, si quieren calentar o enfriar cualquier alimento pueden acudir a la Casa del Estudiante. Además, para ir al servicio, como cuenta Aida Maside, acuden a la biblioteca o la propia facultad. Y si es necesario los participantes pueden acudir a sus casas para poder ducharse.

¿Flaquean las fuerzas? «En algún momento desfallecen, pero queremos ver cómo avanzan, cómo avanzan las reivindicaciones y el posicionamiento de la Universidad. No podemos hablar de una fecha todavía».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios