Borrar
Imagen de archivo de una entrega de diplomas de las becas con el exrector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero, y el presidente de Santander Universidades por aquel entonces, Matías Rodríguez Inciarte. ICAL
La USAL asumirá el coste de las becas Santander para que los alumnos acaben sus estudios

La USAL asumirá el coste de las becas Santander para que los alumnos acaben sus estudios

Los estudiantes latinoamericanos que ya disfrutan de la ayuda tienen garantizada la renovación pero, de momento, no habrá convocatorias para que lleguen nuevos jóvenes

Isidro Serrano

Salamanca

Miércoles, 5 de junio 2024, 07:53

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los estudiantes latinoamericanos de la Universidad de Salamanca pueden estar algo más tranquilos, aunque con las explicaciones recibidas, tampoco están del todo satisfechos. La Universidad de Salamanca ha garantizado que los 38 alumnos de grado y 46 de doctorado que disfrutan de una beca Santander para estudiar en la universidad salmantina tienen asegurado que finalizarán sus estudios en la ciudad del Tormes. Sin embargo, no habrá becas para nuevos estudiantes, «solo son renovaciones, al menos de momento», señalaron los representantes de los estudiantes.

Según confirmaron fuentes de la institución académica, la USAL utilizará sus propios fondos presupuestarios para hacer frente a ese gasto a la espera de que se concrete un nuevo convenio con el Santander respecto a las diferentes ayudas que recibe la Universidad de Salamanca.

Tal y como adelantó Salamancahoy, la Asociación de Estudiantes Latinoamericanos de la Universidad de Salamanca (Aselus), había dado al voz de alarma respecto al negro futuro de las becas y había solicitado información a las autoridades académicas por diferentes vías para saber qué iba a pasar con los estudiantes que disfrutaban de esas becas, ante los rumores sobre su posible desaparición.

Ayer mismo, el vicerrector de Internacionalización y la de Estudiantes, se reunieron con los representantes estudiantiles latinoamericanos para informarles de la situación real e intentar tranquilizarles. Según señalaron desde Aselus, el compromiso de la USAL es con los estudiantes que ya disfrutan de una beca, aunque tampoco se descartó que un futuro pudiesen convocarse nuevas becas, ya que la institución académica salmantina va a estudiar posibles alternativas para seguir facilitando la llegada de estudiantes latinoamericanos a Salamanca.

De acuerdo con la información facilitada por la Universidad, la entidad bancaria tiene previsto modificar su programa de ayudas y becas con las distintas universidades del país y en estos momentos negocia también con la USAL el futuro, la cuantía y los fines de su mecenazgo, «lo que no quiere decir que vaya a reducir la cuantía de sus ayudas».

Por ello, y a la espera de que se concreten todos estos aspectos y si definitivamente hay alguna opción de que las becas internacionales de movilidad patrocinadas por el Santander y destinadas a estudiantes latinoamericanos sigan adelante, la Universidad de Salamanca ha decidido hacerse cargo del coste de esas becas de grado y doctorado en las mismas condiciones que las actuales, en principio, para el curso 2024-2025, por lo que se prevé que las becas se convoquen en breve, no así las de máster, que no se convocarán ya.

Desde la Universidad de Salamanca señalaron que hay que recordar que el Santander es una empresa privada que realiza un gran labor de mecenazgo con la institución académica salmantina y muchas universidades del país, y será el banco quien, en negociación con la USAL, decida el tipo de colaboración, la cuantía y los fines de las distintas ayudas y becas que se propongan en el nuevo convenio de colaboración.

Más de 20 años

Las becas Santander son una ayuda académica que se ha mantenido durante 23 años, beneficiando a alrededor de 2.500 personas. La beca facilita el alojamiento, manutención y matrícula, además de un seguro sanitario, algo que facilitaba a los estudiantes conseguir su permiso de estancia y residencia en Salamanca, un permiso que de otra manera tienen muy dificil conseguir por los requisitos económicos que se les exigen.

Fue a partir del mes de marzo cuando empezó a correr el rumor de la desaparición de las becas. Desde ese momento, la asociación Aselus empieza a percibir cierto ambiente de tensión entre los estudiantes latinoamericanos, que trasladan a la asociación su incertidumbre y preocupación por la posible suspensión de las becas.

Tras una serie de reuniones y comunicaciones, incluso con el nuevo rector, los representantes de los estudiantes latinoamericanos señalaron a Salamancahoy, la necesidad de que alguien asegurase de forma oficial que las becas van a seguir, algo que de alguna forma parecen haber logrado. Ahora deberán ser los estudiantes asociados los que sean informados de la decisión de la USAL y determinen si deben tomar algún tipo de medida.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios