Borrar

Jueves, 28 de marzo 2024, 20:31

Modo oscuro

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En las Úrsulas, los hermanos de la Agonía se preparaban a la espera de la confirmación de lo inevitable. La Seráfica Hermandad de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Agonía ha sido la quinta víctima de este temporal que está azotando con fuerza Salamanca, no sólo por la lluvia sino también por el viento. A pesar de haber mantenido la esperanza hasta el último momento, la realidad ha podido con la ilusión y se tomaba definitivamente la decisión de cancelarlo por la seguridad de los hermanos y del paso en sí.

El recorrido que estaba previsto comenzaba en el Convento de las Úrsulas, Calle Bordadores, Plaza de Monterrey, Calle de la Compañía, Plaza de San Isidro, Calle Libreros, Calle Calderón de la Barca, Catedral Nueva (entrada por Puerta del Obispo y salida por Puerta de Ramos), Atrio de la Catedral, Calle Benedicto XVI, Rúa Mayor, Plaza del Corrillo, Calle Juan del Rey, Calle Prado, Calle Doctrinos, Calle de la Compaía, Plaza de Monterrey, Calle Bordadores, Pº de las Ursulas y vuelta por Convento de las Úrsulas. Finalmente, los cofrades han hecho un Vía Crucis en el interior del Convento.

Igualmente, y tratando de asemejar al máximo posible la estampa que llevan imaginando un año completo, los cuatro pasos han ido acompañados por la Banda de Cornetas y Tambores Bendito Cristo de las Tres Caídas de Toro, la banda de música San Nicolás de Pollo y la A.M. María Santísima de la Estrella, han realizado una pequeña oración y han acercado las imágenes a la puerta para que los pueda ver el público. Un momento con el que los hermanos -entre lágrimas- , sin embargo, no se conforman y ya piensan en lo que vendrá dentro de un año.

El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia
El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios

El Santísimo Cristo de la Agonía, retenido en el Convento de las Úrsulas por la lluvia