Borrar
Carlos Vicente en la capilla de la hermandad en la Catedral. Álex López
«Sentir», el proyecto para vivir la procesión de la «Borriquilla» con los cinco sentidos

Carlos Vicente. Hermano mayor

Hermandad de Jesús Amigo de los Niños

«Sentir», el proyecto para vivir la procesión de la «Borriquilla» con los cinco sentidos

Entrevistamos al hermano mayor asegura que esperan poder sacar este año el estandarte de la hermandad ferroviaria

Álex López

Salamanca

Domingo, 10 de marzo 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Tras varios años buscando una procesión conmemorativa de la Entrada de Jesús en Jerusalén, en 1945, con los profesores de primaria al frente, surge la Hermandad de Jesús Amigo de los Niños. La hermandad encargada de abrir la Semana Santa, aunque no las procesiones, intenta crear un estrecho vínculo entre sus imágenes y sus jóvenes hermanos, además de ser pionera y activa en iniciativas sociales y solidarias, como los tramos sin música para las personas con TEA y proyectos como «Ilusión» o «Sentir» para convertir la suya en una procesión totalmente inclusiva. El día, el horario, la meteorología y, ante todo, la presencia de los niños de todas las hermandades hace de la procesión de la «Borriquilla» una tradición irrompible.

Carlos Vicente, Hermano Mayor de la Hermandad de Jesús Amigo de los Niños, nos abre las puertas de la capilla de la hermandad en la Catedral Nueva. Un grupo de jóvenes turistas se arremolina justo delante, mientras el guía les explica la tradición semanasantera de nuestra tierra. Nosotros, como la tradición ya la conocemos, y mientras el bullicio turístico se aleja, analizamos, entre la «Borriquilla» y la Virgen de la Palma, el presente y el futuro inmediato, que vienen apretados, como cada vez que cae en marzo la Semana Santa. Eso es lo que nos explica Carlos antes de contarnos que este año la principal y casi única novedad es una bonita continuación: «Ampliamos el proyecto 'Ilusión' para tener prácticamente una inclusión total». A la continuación se le suma un deseo: «Esperamos poder sacar este año el estandarte de la hermandad ferroviaria».

Pasamos a valorar el apartado musical, en el que este año hay un cambio de acompañamiento, pero no de importancia: «Todo lo que se pone en la calle tiene su importancia. Los pasos, los hermanos de fila y, por supuesto, la música. En nuestro caso, sacamos una agrupación musical detrás del paso grande (la Agrupación Musical Virgen de la Vega) y otra banda detrás del paso de La Palabra, que este año serán los tambores de la Hermandad del Vía Crucis».

Imagen principal - «Sentir», el proyecto para vivir la procesión de la «Borriquilla» con los cinco sentidos
Imagen secundaria 1 - «Sentir», el proyecto para vivir la procesión de la «Borriquilla» con los cinco sentidos
Imagen secundaria 2 - «Sentir», el proyecto para vivir la procesión de la «Borriquilla» con los cinco sentidos

A lo que, por encima de todo, le da importancia la hermandad de la «Borriquilla» es a mantener viva la hermandad durante todo el año y que sus jóvenes estén concienciados con la realidad social: «La Semana Santa el camino lo tiene claro, que es el que estamos llevando. Quizás hay que hacer más hincapié en los valores teológicos. La procesión es el culmen, pero habría que hacer más actos o cursos para los cofrades, como ya hacen otras cofradías, pero no sólo para saber cómo tienen que desfilar, sino de cara a la parte pastoral. Nosotros intentamos eso con nuestro grupo joven, con actos como visitar a los ancianos en las residencias o ir a dar de comer en el Comedor de los Pobres para que sepan lo que es la realidad y el día a día, no sólo el procesionar y el qué bien nos lo hemos pasado. Hay que estar todo el año con ello y está hermandad lo está. La Semana Santa el ritmo lo tiene, el punto de mira sabe cuál es, ir siempre de frente, sumando y procurando no restar».

«Sentir»

En la tarde de este sábado tenía lugar en la capilla de Santa Catalina de la Catedral de Salamanca la presentación del proyecto «Sentir», la continuación de «Ilusión», la iniciativa de la Hermandad de Jesús Amigo de los Niños para hacer una procesión inclusiva que se llevó a cabo el pasado Domingo de Ramos con carteles con código QR distribuidos por diferentes puntos del recorrido. «Sentir» es una continuación y ampliación, atendiendo y cubriendo las nuevas necesidades surgidas una vez llevada a cabo esta acción el año pasado. Una acción que tuvo repercusión nacional e internacional. Tal es así que la Hermandad de la «Borriquilla» de Madrid la llevará a cabo en su procesión esta Semana Santa.

Álex López

El objetivo principal es acabar llegando a la inclusión total. Junto a asociaciones y colectivos, la hermandad busca involucrar a la ciudad en esta causa que quiere acabar con cualquier impedimento que pueda tener cualquier persona para disfrutar de la procesión, en especial los más pequeños, los grandes protagonistas de esta jornada. «Por un solo niño se hace lo que haga falta», se decía en la presentación.

La procesión se podrá vivir con los cinco sentidos de la siguiente manera:

Oído: las marchas musicales que el año pasado iban dedicadas a las hermandades, cofradías y congregaciones de la Semana Santa salmantina este año lo serán para asociaciones y colectivos de la ciudad.

Vista: se repiten los carteles con códigos QR que darán acceso a la información de la procesión, incluyéndose este año vídeos realizados por la asociación Aspas con esa información explicada en lengua de signos.

Tacto: habrá dos puntos en el recorrido con maquetas en 3D de las imágenes de la hermandad para poder palpar y «ver con las manos» el paso de la hermandad. Además, el próximo viernes 15 de marzo se ha organizado una visita adaptada para personas con discapacidad visual a la capilla de la hermandad, donde estarán preparadas las imágenes del paso para poder tocar y conocer.

Olfato: la hermandad ha creado, a base de diferentes mezclas, un incienso personalizado. Una mezcla propia que se estrenará ya en el Vía Crucis nocturno con el Cristo de la Paz del próximo sábado. Se quiere dotar a la hermandad de un olor propio que quede como legado y recuerdo de este proyecto.

Gusto: el obrador inclusivo «Berretes» ha inventado el 'Torrijete', una creación exclusiva para la hermandad, que se venderá en dos puntos del recorrido. Se donarán 50 céntimos de cada 'Torrijete' vendido a la Asociación de Enfermedades Raras de Castilla y León (Aerscyl).

A todo esto hay que añadir la repetición de la «Zona TEA» en toda la calle Libreros y la nueva ubicación de la zona habilitada para personas con discapacidad motora, que estará situada en el mismo atrio de la Catedral, una vez ya han concluido las obras en esa zona.

«Sentir y seguir». Así concluía la presentación de este proyecto, con la clara intención de, si es que es posible, seguir haciendo más inclusiva la procesión, de cubrir la más mínima necesidad que surja y que lo innovador se transforme en normal para que la Semana Santa sea accesible a cualquier persona.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios