Borrar
EP
«Los bomberos oían gritar a gente atrapada, pero no podían llegar hasta ellos»

«Los bomberos oían gritar a gente atrapada, pero no podían llegar hasta ellos»

Las autoridades califican de «heroica» la actuación de los profesionales que participaron en la extinción de las llamas en las tres discotecas de Murcia siniestradas y que recibirán atención psicológica

Juan Cano

Martes, 3 de octubre 2023, 00:43

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Cuando llegaron, unos minutos después de la seis de la mañana de este domingo 1 de octubre, el incendio había convertido las discotecas Teatre y la Fonda Milagros en un auténtico infierno. «Oían gritar a la gente atrapada, pero no podían llegar hasta ellos por la cortina de fuego que se encontraron». Quien habla es José Morales, coordinador del Servicio de Emergencia Móvil y Atención Social (SEMAS) del Ayuntamiento murciano, un hombre sobre cuyos hombros descansa la responsabilidad de dirigir al equipo de psicólogos que atiende la tragedia de Las Atalayas, donde 13 personas perdieron la vida.

Morales coordina la atención integral a los familiares de las víctimas, que llevan encalladas entre la incertidumbre y la angustia desde la madrugada del domingo. «Es difícil tener delante a 60 o 70 personas que han perdido a un hijo, un hermano o un amigo. Eso es muy duro. La misión del bombero es salvar vidas. La nuestra, que se haga un poquito más digerible todo este dolor», explica.

Su equipo también atenderá a los profesionales que participaron en la extinción, que acabaron tirados en el asfalto, exhaustos y con dificultad para respirar tras haber ayudado a apagar el fuego. Ayudaron a salir a algunas personas que aún deambulaban desorientadas por la zona. Y luego se ocuparon de rescatar los cadáveres. «Todo eso hay que manejarlo y tratarlo desde el punto de vista psicológico», cuenta.

Las autoridades han calificado la actuación de los bomberos de «heróica», como manifestó el propio alcalde de Murcia, José Ballesta. No podían atacar el incendio desde dentro por el volumen que había alcanzado el incendio, y el agua de las mangueras se evaporaba -describe un integrante del operativo- por las temperaturas que alcanzó el fuego, superiores a mil grados.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios