Borrar
Pablo Ibar en una vista judicial anterior en Florida. Asociación Pablo Ibar Juicio Justo
La defensa de Pablo Ibar pide anular su cadena perpetua por falta de pruebas «sólidas»

La defensa de Pablo Ibar pide anular su cadena perpetua por falta de pruebas «sólidas»

El abogado del hispano-estadounidense alega que cuando se le condenó en 2019 se había quebrado la cadena de custodia del ADN y se presionó a testigos, pero la Fiscalía de Florida solicita que se mantenga su pena

E. P.

Miércoles, 1 de marzo 2023, 01:23

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El abogado de Pablo Ibar, Joe Nascimento, puso en cuestión este martes ante el Tribunal de Apelaciones del 4º Distrito Judicial de Florida, con sede en West Palm Beach, el valor de las pruebas que se utilizaron en el último juicio en el que su cliente fue condenado a cadena perpetua, al considerar que no son «sólidas» para mantener la condena. Sin embargo, la Fiscalía se opuso a estos argumentos solicitando la confirmación de la pena impuesta en 2019.

La defensa del ciudadano hispano-estadounidense solicitó por ello a los tres magistrados del tribunal que se anule la sentencia dictada hace más de tres años y se celebre un nuevo juicio con «todas las garantías legales». Ibar se encuentra actualmente sentenciado a permanecer recluido de por vida, tras ser considerado culpable de un triple asesinato en Estados Unidos cuya autoría siempre ha negado.

La vista comenzó a las dos de la tarde hora local en el estado norteamericano de Florida (20:00 horas en España) y se desarrolló por videoconferencia. La defensa de Ibar sustentó su solicitud de anulación de la sentencia en doce motivos, entre los que destacó las irregularidades que se cometieron durante el proceso que terminó con la condena de Ibar, así como las decisiones de «absoluta parcialidad» en las que incurrió el juez Dennis Bailey, quien dirigió la vista.

Entre estos doce motivos expuestos, el letrado cuestionó la existencia de una «minúscula» muestra de ADN perteneciente a Pablo Ibar en una camiseta que fue hallada en el escenario de los hechos y que era portada por uno de los autores del delito. La Fiscalía la incorporó «de manera inesperada» antes del inicio del último juicio.

Hasta ese instante todos los análisis efectuados habían dado negativo respecto a restos vinculados a su patrocinado. Al respecto, Nascimento criticó que la cadena de custodia de esa aparente prueba fue «muy defectuosa» y que el laboratorio de análisis había recibido la camiseta en una bolsa con el precinto parcialmente abierto.

Identificación «nada fiable»

De la misma manera, el abogado puso en duda ante la sala la veracidad del testimonio de un residente de la zona donde se perpetraron los delitos llamado Gary Foy, que resultó clave para la Fiscalía tras manifestar que vio a Ibar sentando en el asiento del copiloto del coche de la marca Mercedes de Casimir Sucharskí. Según se quejó en su intervención ante el tribunal, los agentes de policía fueron los que condujeron al testigo a una «probabilidad sustancial de identificación errónea» mediante una fotografía, por lo que ha considerado que se trata de una prueba «nada fiable».

El abogado de Ibar también se referió a la actuación del magistrado Dennis Bailey, que dirigió el último juicio en Broward County y al que acusó de «abusar de su discrecionalidad». En este sentido criticó al juez por apartar del jurado a uno de sus miembros, quien denunció haber sufrido presiones por parte de sus compañeros, un hecho que lo hizo público en las redes sociales. «Debería al menos haber indagado si hubo abuso o presión real o si meramente se trataba de las vehemencias normales en la discusión en un jurado», afirmado este miércoles.

Después tomó la palabra la representante de la Fiscalía, Deborah Koenig, quien sostuvo que el proceso judicial se ajustó «en todo momento» a la legalidad. Asimismo, argumentó que en el caso del jurado expulsado el juez había tomado la decisión correcta y que los tribunales no deben intervenir en lo que son las discusiones internas entre los miembros de un jurado.

Otro año de espera

Tras la vista de apelación, se abre ahora un periodo de deliberación entre los miembros del tribunal. Una fase que se puede prolongar varios meses e incluso no se descarta que el fallo tarde en conocerse un año. En el caso de que la apelación no prospere en esta instancia, la defensa acudirá al Tribunal Supremo de Florida.

Ibar fue trasladado recientemente desde el centro penitenciario de Okeechobee (Florida), donde permanecía desde que le fue conmutada la pena de muerte por la de perpetua, a otra instalación privada. En este último lugar desarrolla diversas actividades y ha iniciado un curso de soldador.

Pablo Ibar fue declarado culpable del triple crimen que en junio de 1994 acabó con las vidas de Casimir Sucharski, dueño de un local nocturno y propietario del chalet donde se perpetraron los delitos, y de las jóvenes Sharon Anderson y Marie Rogers. Los tres fueron asesinados por dos individuos que irrumpieron en la vivienda.

La secuencia de los hechos fue grabada por una cámara de vídeo situada en el salón de la casa que, en un momento determinado, capta el rostro de un joven con rasgos latinos que la Policía identificó con Pablo Ibar. Sin embargo, en el último juicio celebrado en 2018-2019 quedó acreditado, incluso por peritos de la acusación, que este vídeo no tenía la calidad de imagen suficiente para realizar ninguna identificación.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios