Borrar
Las protestas contra la mina en 'True Detective' HBO
Crítica del episodio 4x05 de 'True Detective': llegó la detonación
'True Detective: Noche Polar'

Crítica del episodio 4x05 de 'True Detective': llegó la detonación

Un episodio adelantado de 'Noche Polar' al que no se le puede negar la intensidad, la potencia y los golpes de efecto, donde empiezan a explotar las violencias que se iban gestando

Lunes, 12 de febrero 2024, 10:25

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Quinto episodio de la última temporada de 'True Detective'. Solo falta uno para conocer el desenlace, en esta temporada más breve que las anteriores, las tres con ocho capítulos cada una. Y, como era de esperar, y casi era necesario, al fin tenemos algo que podríamos llamar más o menos cliffhanger, al menos una impactante escena de violencia: una violencia que se venía larvando desde el inicio. Hay mundos que chocan, grupos sociales con intereses contrapuestos, pero de nuevo el disparador más brutal aparece cuando se mezclan los conflictos personales, los que más nos afectan, los que atentan contra las bases de cómo nos autopercibimos.

Navarro arranca el episodio recogiendo las cenizas de su hermana, pulcramente incineradas, con cuidado y cariño, que luego devolverá al agua donde murió ahogada. Esa misteriosa atracción que sienten varias personas de la serie y que tienta también a Navarro de vez en cuando: a adentrarse en el mar, a ver cosas que no están ahí, y a escuchar voces que llaman. La imagen de la naranja rodando desde la oscuridad de la nieve, en los primeros episodios, es sobrecogedora, de las más potentes de la serie. Las menos interesantes, una vez más, son las fallidas imágenes producidas digitalmente de los animales. En este episodio 5, afortunadamente, no han aparecido. A lo que íbamos: una presencia, una voz, o simplemente algo que falla dentro de la cabeza atrae a la gente a un sitio muy concreto: el suicidio. Suenan historias de que los que lo han visto vuelven diciendo «She's awake» (ella ha despertado). Esto, dependiendo del siguiente episodio, podrá quedar como un añadido de quita y pon o como algo realmente interesante.

Tras la cabecera con el genial tema de Billie Eilish, volvemos a Ennis, nuestro pueblo polar. Recogiendo el episodio anterior, volvemos a rondar al heroinómano Otis Heiss, que tiene una pista para nosotros: la manera de acceder a los túneles donde fue asesinada Anne Kowtok (en cuanto nos da la pista, chao). Aquí comienza algo discutible: la malvadísima empresa de la mina quiere que Heiss desaparezca. Como comentaba una avispada tuitera, rara vez podemos ver una escena en un coche donde dos personas se autoinculpan antes de cometer la fechoría. Y es que casi parece una maniobra para ahorrarse minutos, cuando las sospechas sobre Hank podían haber sido fantásticas de haberse hecho de forma más sutil y sostenida.

El capítulo de estos dos... y el poso emocional más hiriente de 'True Detective' HBO

Aunque no nos fascine la escena del coche entre la todopoderosa dueña de la mina y el despechado policía solitario, ambos actores hacen un gran episodio. Otro personaje que se ha ganado el favor del público es Peter Pryor, el atlante que soporta toda la carga manipuladora de Danvers, el personaje de Jodie Foster, que día tras día le arruina la vida con una envenenada mezcla de terror emocional y profesional. El de Pryor es un personaje muy complejo que, al final del episodio, hace estallar todas las constricciones que se le habían venido imponiendo.

A Jodie Foster se le complica la faena

Algo mejor llevada está la reunión a la que convocan a Danvers para que deje de entrometerse. Entre la empresa y la policía estatal queda meridianamente claro lo que se pretende y cómo funcionan los resortes del poder. En cuanto intentes extralimitarte descubriendo que hay tres o cuatro sociedades pantalla metidas en algo muy turbio, sacaremos de la chistera aquel caso de hace años donde hiciste esa cosa tan horrible y creías que nadie más sabía. Poned mejor las contraseñas en móviles y portátiles.

Y nos queda la parte protesta medioambiental contra mina contaminante que convierte el agua en fluido negro, provocando decenas de bebés que nacen muertos. Los jóvenes y la comunidad protestan como deben, pero no podemos evitar verlo todo un poco ortopédico, poco realista. Y poco central en la trama, porque quizás se mezclan muchas cosas… pero también la vida es así. Y el caso original, el de Anne Kowtok, también va por ahí. Tras la apabullante escena final, nuestras detectives se van a internarse en el Night Country, en un último episodio que promete sustos, claustrofobia, con suerte respuestas, y por supuesto frío. Mucho.

Borja Crespo, Carlos G. Fernández y Rosa Palo se turnarán durante la emisión de 'True Detective 4' para hacer un repaso semanal de cada capítulo que se publicarán en esta web

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios