Borrar
Establecimiento ARA, en la calle Pozo Amarillo. Salamancahoy
Adiós a otro comercio histórico que cierra tras ochenta años en el centro de Salamanca

Adiós a otro comercio histórico que cierra tras ochenta años en el centro de Salamanca

La tienda de moda ARA, ubicada en la céntrica calle de Pozo Amarillo, anuncia con carteles su liquidación por cierre

Laura Linacero

Salamanca

Martes, 18 de junio 2024, 10:15

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Corría el año 1941 y periódicos de la época anunciaban la apertura de un nuevo negocio en la capital de Salamanca. «Tejidos Ara, Pozo Amarillo 18», rezaba el anuncio. Una publicación acompañada de un eslogan: «hoy empezamos a regalar dos metros de sarga de seda para el forro de todo abrigo de señora que nos compren». Tejidos Ara comenzaba así una andadura que, ochenta años después y tres generaciones sobre sus espaldas, llega a su fin. La histórica tienda de moda anuncia su cierre con carteles de liquidación en el escaparate y Salamanca se despedirá próximamente de uno de los rótulos más míticos del centro.

Una tienda que comenzó con cortes de paño, mantas, corbatas, camisas, toquillas, franelas y que se elevó hasta ser considerada una referencia en la moda de Salamanca. En sus inicios trabajaba bajo el nombre de 'Confecciones Ara', también se conoció como Almacenes El Barato y luego adoptó el nombre de 'Almacenes Ara'. El desarrollo de este comercio creció de la mano con la capital, el auge que experimentaba Salamanca en los años 50 también se tradujo en un buen momento económico para los negocios del centro. De hecho, en los años 60, este negocio llegó a contar con una plantilla de cuarenta personas y un edificio de hasta tres plantas.

Se convirtió así en uno de los establecimientos comerciales más grandes de la capital y consigue hacer realidad su lema: «Almacenes ARA, la casa de los grandes surtidos». Su grandeza se extrapola también a la provincia y fuera de ella, y su catálogo también es cada vez más exclusivo. El negocio va como la seda -nunca mejor dicho- y los diferentes locales que ha conseguido abrir en Salamanca comienzan a vivir ese traspaso generacional. Una segunda generación familiar toma las riendas y se reparten algunos de los establecimientos en los que se había ido especializando Almacenes Ara: tapicerías, tiendas más grandes con más variedad y la tienda con la que comenzó la andadura en la capital.

Una tercera generación llevaba ahora las riendas de las dos tiendas que hay bajo el nombre de ARA: ARA Moda y ARA hombre (en el primer local), ambas en el Pozo Amarillo. Hace unos años, Luis Angoso, nieto del fundador e hijo de esa segunda generación,y que ahora regenta el negocio, escribía unas líneas para el Museo del Comercio de Salamanca. «No son tiempos fáciles para el pequeño comercio, pues actúan fuerzas difíciles de contrarrestar. Pero aún con todo ello, y cuando miro las Tiendas de ARA que continúan incombustibles después de sesenta y ocho años, no puedo por menos de acordarme de mi abuelo, su fundador. Y esa deuda de gratitud que contraje el día que comencé a llevar la tienda que él abrió, allá por el año 1941, es la que me anima e impulsa a continuar».

Ocho décadas después de esa muestra de valentía, las puertas de ARA cerrarán y dejarán un vació en la historia de Salamanca. Consolidado como un negocio de referencia en la capital, absorbe muchos recuerdos de los salmantinos. «Aquí compré yo mi traje de novio, ¡qué pena que cierre!', exclama un hombre anonadado frente al escaparate que anuncia la liquidación. Baja la persiana física pero tardará décadas en esfumarse de la memoria de los salmantinos.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios