Borrar
Momento de la liberación, junto a la iglesia de Monte Mario de Béjar.
El CRAS Las Dunas libera 17 cernícalos primilla y un milano negro en Béjar

El CRAS Las Dunas libera 17 cernícalos primilla y un milano negro en Béjar

Agentes medioambientales de la Junta, responsables municipales y algunos amantes de las aves participaron en la suelta, un emotivo momento que evidencia el buen trabajo del Centro de Recuperación de Animales Silvestres

Ana Carlos

Salamanca

Jueves, 10 de agosto 2023, 20:46

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Meses de trabajo que han merecido la pena y al fin, hace unos días, un último instante de euforia para terminar de cumplir el objetivo: la libertad. La Iglesia de Monte Mario, en Béjar, fue el lugar elegido por el Centro de Recuperación de Animales Silvestres (CRAS) Las Dunas, junto a agentes medioambientales de la Junta, para liberar 17 cernícalos primilla y un milano negro que ya estaban listos para volar y hacer su vida tras su paso por el centro.

Según detalla Jaime Tejedor, técnico del centro, todos los primilla llegaron a Las Dunas siendo pollos. Se habían ido lanzando de los nidos por el calor, probando sus primeros vuelos. Pero todavía no podían valerse por ellos mismos.

Su ingreso fue escalonado y procedían de varios pueblos. En concreto, trece de ellos venían de las colonias de estas aves asentadas en Béjar y el resto de La Fuente de San Esteban y La Encina. Tras su llegada y la consiguiente comprobación de su estado de salud han permanecido en el centro, dependiendo de cada caso, entre un mes y mes y medio aproximadamente. Ese ha sido el tiempo necesario para que pudieran desarrollarse físicamente. Tanto su plumaje como su fuerza y la capacidad de vuelo.

Numerosas personas participaron en la suelta de los 17 cernícalos y el milano negro
Imagen principal - Numerosas personas participaron en la suelta de los 17 cernícalos y el milano negro
Imagen secundaria 1 - Numerosas personas participaron en la suelta de los 17 cernícalos y el milano negro
Imagen secundaria 2 - Numerosas personas participaron en la suelta de los 17 cernícalos y el milano negro

Pero estos no son los únicos requisitos que necesita una rapaz para sobrevivir en la naturaleza. Una vez se comprueba que están desarrollados, se les enseña a cazar. Primero se van dejando las cebas manuales para que vayan alimentándose ellos solos y tras este proceso se considera que se encuentran listos para ser liberados.

La elección de Béjar para la suelta no es casual. No sólo es el origen de una buena parte de ellos, sino que allí hay varias colonias bastante grandes, con pollos y adultos y les resulta beneficioso integrarse en ellas.

Pero además es especialmente importante que se unan a colonias potentes porque en breve la especie empezará la premigración. Es decir, pronto se desplazarán hacia el norte de España, en busca de zonas con mayor disponibilidad de alimento, sobretodo insectos. Este viaje es de vital importancia porque además de ser un pequeño entrenamiento para coger fuerzas, les sirve para almacenar reservas nutricionales suficientes antes de emprender la gran migración hacia África central.

Uno de los pacientes frecuentes del CRAS

Los ingresos de cernícalos son muy abundantes en Las Dunas. Llegan tanto cernícalos primilla, como los 17 liberados, como vulgares. Las razones son diversas, pero la principal causa cernícalos primilla es la misma que la de estos ejemplares ahora liberados: Los primeros primeros vuelos torpones de jóvenes que terminan cayendo en medio de pueblos y ciudades.

No obstante, también ingresa algún que otro adulto, principalmente por traumatismos de distinto origen. En cualquier caso, solo llegan en época estival: durante la primavera tardía y el verano, dado que se trata de una especie migratoria, que no habita en la provincia en los meses de invierno y otoño.

En el caso de los cernícalos vulgares, la situación es algo diferente. Ellos sí permanecen en la provincia todo el año y eso hace que sean recogidos en cualquier estación y por causas más diversas. No solo pollos, sino también ejemplares que han sufrido traumatismos, atropellos o enganches con alambradas, por poner algunos ejemplos.

La presencia de los cernícalos en Salamanca es bastante habitual. Al igual que en otras provincias, la especie se distribuye principalmente por núcleos urbanos situados en zonas cerealistas y de campiña, donde encuentran su principal alimento, que son los insectos de distintas especies (saltamontes, langostas, grillos, escolopendras, escarabajos, mariposas), además de pequeños roedores y reptiles.

Las colonias del más pequeño de los halcones encuentran sus principales lugares de asentamiento para criar en los núcleos urbanos, especialmente en zonas rurales. Hasta mediados del siglo pasado eran habitantes frecuentes en los antiguos tejados de toda clase de construcciones de las regiones dedicadas a la agricultura y la ganadería extensivas.

En estas zonas, además, resultan grandes aliados para la agricultura, precisamente por la base de su alimentación, ya que consumen diariamente grandes cantidades de insectos y otros animales que pueden ocasionar daños al ser humano. Un gran motivo para defender su conservación, como símbolo de la vida rural.

Especies en declive y con necesidad de protección

No obstante, en la actualidad están en declive. El cernícalo vulgar es una especie en peligro y el primilla está catalogada como vulnerable según el Libro Rojo de las Aves de España 2021 de SEO-Birdlife. Los principales problemas a los que se enfrentan son comunes al resto del mundo rural. Por una parte la pérdida del hábitat por la despoblación y deterioro de los edificios de los pueblos en los que siempre criaban.

Por otra, la disminución de la disponibilidad de alimento por la reducción en las poblaciones de las especies que les sirven como alimento. Hay menos insectos, reptiles y roedores por la intensificación de la agricultura, el uso de agroquímicos y la desaparición de barbechos y linderos. Y por si esto fuera poco, también se ven afectados por restauraciones de edificios que no respetan sus nidales.

Por ello es tan importante y necesario salvar y soltar a los ejemplares que llegan a Las Dunas, una misión en la que se vuelcan. En el momento de las liberaciones participan también siempre que les es posible los agentes medioambientales. En muchos casos son ellos quienes trasladan a los animales al centro, bien por haberlos encontrado y recogido ellos mismos, o bien porque alguna persona particular se los ha hecho llegar. Al haber formado parte del rescate de estos animales, a los agentes les gusta participar en este feliz momento.

En esta ocasión, además, colaboraron varios vecinos vinculados al mundo de los pájaros y las concejalas de medio ambiente y bienestar animal de Béjar. La primera soltó al milano negro, recogido en la zona por los agentes medioambientales y que sufría una luxación de la que se ha repuesto en tres semanas. La segunda a uno de los cernícalos.

Un momento de esperanza e incertidumbre

En los alrededores de Monte Mario los jóvenes cernícalos encontrarán la oportunidad de formar parte de la colonia y de este modo poder realizar los viajes que marcarán sus vidas.

El momento de la suelta está siempre cargado de esperanza e incertidumbre. Alcanzada la libertad, ahora son estas pequeñas rapaces las que tienen que seguir adelante solas. El seguimiento de los ejemplares a partir de ese momento no es sencillo.

Cada uno de ellos es anillado antes de ser liberado. Con este fin se emplean dos tipos de anillas, una de PVC y otra de metal. Cada una lleva una serie de códigos que actúan a modo de DNI, siendo únicos para cada individuo.

Sí en el futuro alguno de estos ejemplares es encontrado, capturado, fotografiado o ingresa en algún otro centro de recuperación, se puede conocer su procedencia y saber sus movimientos, cuánto tiempo lleva en libertad, cuál fue la causa de su captura o rescate. Toda una serie de datos que quedan registrados y que permiten saber más sobre cada ave y, convenientemente analizados, aprender cosas sobre la especie.

Pero ahora vuelan libres y sus liberadores desean que si se vuelve a saber de ellos sea en imágenes y no porque vuelvan a necesitar de los cuidados de los responsables de Las Dunas o algo peor.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios