Borrar
Actuación de los bomberos esta semana en el centro de Salamanca. SH
El 'efecto Valencia' y los bomberos de Salamanca: más avisos y menos fuegos

El 'efecto Valencia' y los bomberos de Salamanca: más avisos y menos fuegos

Transcurrido un mes del trágico siniestro en Campanar, el servicio de extinción recibe muchas más llamadas y se nota un mayor miedo, pero sin sucesos relevantes

Félix Oliva

Salamanca

Sábado, 23 de marzo 2024, 10:04

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Más de un mes después del trágico incendio en Campanar, el 'efecto Valencia' se deja notar todavía en Salamanca. No hay más fuegos, un accidente que no se produce por generación espontánea, pero sí más avisos a los bomberos que han notado un aumento de las llamadas. Algo que se ha notado en las salidas y la actividad de un cuerpo que ha visto como el miedo de los vecinos ha alimentado los avisos, que no falsas alarmas.

Así lo ha admitido esta semana el jefe del cuerpo en la comisión de Policía. Preguntado por la evolución de los casos, ha bautizado lo ocurrido en el último mes como el 'efecto Valencia'. En efecto, justo hace un mes, el 22 de febrero, se producía el terrible incendio de un edificio en el barrio de Campanar, en Valencia. El siniestro mantuvo en vilo a todo el país durante días y se saldó con dos edificios totalmente calcinados y diez muertos.

Los siguientes días se desataron todo tipo de dudas sobre la seguridad de la construcción residencial, el tipo de fachada ventilada, los materiales utilizados y las técnicas de rescate. Y en el caso de Salamanca, la casualidad quiso que se produjeran varios incendios.

Primero, el día 1 de marzo, ardía un primer piso de un bloque en la calle Maestro Ávila. Los bomberos tenían que evacuar a numerosas personas y muchas de las viviendas sufrieron daños que todavía no han sido reparados; terminaba con 17 afectados, entre ellos un bebé.

Ese mismo día 1 de marzo, horas después, ardía una vivienda en un bloque del barrio del Oeste, en la calle Palacio Valdés, y había que evacuar a varias personas. El fuego se originó al arder unas cortinas en contacto con la batería de una bicicleta eléctrica. Y el día 5 de marzo los bomberos tenían que salir a un aviso al paseo de Comuneros por una densa nube de humo negro procedente de una mala combustión de una caldera.

Todos estos hechos y las informaciones sobre el incendio de Valencia han provocado un efecto que ha incrementado las llamadas de vecinos, según los bomberos salmantinos. A la menor, se descuelga el teléfono para reclamar la presencia del servicio de extinción, algo que también tiene un coste en caso de no ser emergencias.

Sin embargo, igual que se han producido mucho más avisos, no se ha registrado una mayor actividad frente al fuego. Coincidiendo con esta época de gran alarma, no ha habido más incendios reales, aunque tampoco falsas alarmas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios