Borrar
José Luis Delgado, propietario de la librería El Carmen; en el círculo, el comercio. José Manuel García
Negocios de toda la vida

La librería de Salamanca que pasa páginas desde hace un siglo

El Carmen es uno de los negocios históricos de la capital que, gracias a su larga tradición, ha visto crecer a varias generaciones

Laura Linacero

Salamanca

Lunes, 19 de febrero 2024, 08:21

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

De la vorágine de una de las calles más comerciales de Salamanca a la sabiduría de uno de los negocios más míticos de la capital, sólo hay una puerta. Una entrada que marca un viaje al pasado, no sólo por todos los libros históricos que puedes encontrar dentro de este local, sino porque muchos de los clientes que hoy compran para sus hijos, un día acompañaron a sus padres a que compraran para ellos. Y en eso un poco se resume la esencia de la Librería El Carmen, que lleva 74 años en la calle Zamora pero cien años bajo ese letrero.

José Luis Delgado, propietario de la librería, nació entre ejemplares puesto que ya su padre regentaba el negocio entonces. Cuándo le preguntas desde cuándo está él relacionado con este comercio, no se mide ni en años ni en décadas, sino en una expresión: toda la vida. Aunque ya tiene edad para jubilarse, no entra en sus planes: «Estoy bien y esto me mantiene activo», asegura. A pesar de que las librerías no pasan por su mejor momento, él se ha sabido adaptar y conseguir una clientela fija a la que ha visto crecer: «Vienen nietos a hacer regalos a sus abuelos porque estos les dicen que yo sé lo que quieren», asegura.

Y es que, el recomendar y acertar tanto con conocidos como con desconocidos es, quizás, la clave de su éxito. Pero, ¿cómo se puede dar en el clavo con un completo desconocido? Bien, pues con una serie de preguntas obligatorias, «como cuando vas al confesionario», bromea. «En base a sus respuestas, recomiendas y en el 99% de los casos, acierto», asegura. Y es que conseguirlo o no supone una gran presión porque a un lector novato le puedes alejar completamente de la lectura. «Es algo muy importante enganchar al cliente, y muy difícil a veces», añade.

«La mitad de los libros que se publican, se podrían tirar a la basura»

Y parte de esa dificultad reside en las fajas de los libros que pueden confundir al lector: «Si te guías de eso, te llevas una decepción», asegura. José Luis es un devorador de libros y siempre recomienda aquellos que ha leído y no se deja guiar por las masas publicitarias. «He leído libros que no valen para nada por mucho reconocimiento que tengan», añade. Y es que, la cantidad de escritores no va de la mano con la calidad de los escritos: «Hay gente que con el lema de plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro te saca una publicación», explica. Y ahonda más: «La mitad de los libros que se publican, se podrían tirar a la basura».

75.000 libros

se publican cada año en España

Cada año se publican en España cerca de 75.000 libros, una cantidad inmensa para una sociedad que no tiene la cultura de la lectura. «No hay librería para poder almacenar esa cantidad de libros cada año, mandan 20 y devuelves 20», asegura José Luis. Ese volumen desproporcionado hace que pocos libros resistan el ritmo. «Sale hoy una novedad y mañana viene otra novedad que solapa al primero, aunque sea bueno», asegura. Una cantidad exagerada unida a un ocio alejado de los libros deja un balance preocupante. «Los libros van a pique, en Salamanca han cerrado 25 librerías y es que ahora la gente está a las pantallas, no a los libros», apunta.

Desde edades tempranas el libro se sustituye por un aparato electrónico y, desde la educación, tampoco se sigue un patrón adecuado según José Luis Delgado para motivar la lectura. «El hecho de obligar a leer es un problema, porque lo coges manía», añade. La juventud no adopta el hábito y muchos adultos no lo tuvieron nunca. «El 51% no ha leído ni un libro en su vida», asegura. Un futuro negro que deja como resultado a unas librerías cada vez menos librerías. «Antes era un 70% librería y un 30% papelería, ahora es al revés. De hecho, con el bono cultural la gente venía a comprar papelería y cuando les decías que tenía que ser un libro, no lo querían», asegura.

El librero, el lector incansable

«Los que leen, leen mucho; y los que no leen, no leen nada». No hay término medio en una balanza que se decanta por dejar de pasar páginas. Aún más, cuando las zancadillas de los nuevos tiempos son constantes. «Nos han hecho mucho daño, entre Amazon y los colegios que ahora también venden libros, hemos tenido que cambiar totalmente», explica. Un negocio donde las nuevas tecnologías no han remado a favor, al contrario.

Y para compensar este declive, el trabajo de aquellos que están detrás del mostrador intentando que cada venta de un libro sea el nacimiento de un nuevo lector o el mantenimiento de uno veterano. Conseguir eso conlleva mucho trabajo y durante tantas horas que José Luis cambiaría de profesión si volviera a nacer. «No tendría una librería, escogería un trabajo donde no se trabajase tanto», apunta. Y es que, como bromea cuando le llaman para preguntar por el horario de la librería, está abierto todo el día, «como las funerarias», ríe. Y cuando llega a casa, a leer para tener una próxima recomendación que enganche a sus clientes.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios