Borrar
Listo el nuevo mapa del ruido de Salamanca frente a 5.000 excesos de decibelios

Listo el nuevo mapa del ruido de Salamanca frente a 5.000 excesos de decibelios

El consistorio cuenta ya con el documento, que está en revisión y a falta de las medidas correctoras en los puntos de más contaminación acústica: hospitales y decenas de colegios afectados por el tráfico

Félix Oliva

Salamanca

Jueves, 23 de mayo 2024, 20:07

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El nuevo instrumento contra el ruido urbano apura sus últimas semanas antes de salir a la luz. En forma de mapa, Salamanca dispondrá en breve de información sobre las fuentes de polución acústica de la ciudad, en la que el exceso de decibelios se ha reducido de forma general, pero que conserva algunos puntos de emisión.

Según confirman fuentes municipales, el mapa del ruido está ya elaborado. La capital estrenó este instrumento en 2014 y lo actualizó por primera vez en 2019. Ahora llega una nueva puesta al día.

Se trata de una revisión del último disponible, que hay que actualizar cada cierto tiempo, y que está elaborado y en revisión antes de su publicación. Ese mapa tiene que identificar las calles más ruidosas en función de las fuentes de ruido, que son fundamentalmente el tráfico y el ocio. Lo que se está ultimando es ahora el plan de actuación y cuando esté culminado se llevarán las dos cosas a comisión.

Ese plan de actuación debe incluir las medidas que se van a tomar para reducir los niveles acústicos allí donde son más altos. Según los anteriores mapas, se concentran en las calles con más tráfico, y afecta a toda la ciudad de forma global: los hospitales y 85 centros educativos sufren niveles excesivos. Además, en los últimos años ha aflorado un nuevo emisor: el ocio nocturno. Sin embargo, no parece que se vaya a actuar de forma concreta sobre este problema a pesar de que asociaciones y vecinos lo han pedido.

Tráfico y ocio nocturno

Ahora habrá que ver el resultado que arroja, pero para el último mapa del rudio de Salamanca se tomaron datos en 381 puntos de la ciudad para medir los niveles de ruido en mediciones de corta y larga duración. Las localizaciones elegidas incluían calles con tráfico y peatonales, el centro histórico y zonas industriales.

Según el informe, las calles más ruidosas de la ciudad son Canalejas, Gran Vía, Carmelitas, Filiberto Villalobos, Maristas con Peña de Francia, Paseo de San Vicente o Torres Villarroel, donde las mediciones han arrojado un nivel de ruido por encima de los 70 decibelios. Coinciden con las calles de más tráfico.

Último mapa del ruido de Salamanca.
Último mapa del ruido de Salamanca. Ayto.Salamanca

Pero además esta el ruido del ocio nocturno y el ambiente festivo. Una calle bulliciosa como la calle Toro o la propia Plaza Mayor, una zona de terrazas como las muchas que hay en el centro o un bar bajo un balcón en cualquier barrio pued superar esos 70 decibelios. Una calle ruidosa puede alcanzar los 90 decibelios, muy por encima de los 65 que marca el límite para el respeto a la salud y el doble de lo que recomienda la OMS para el horario nocturno. Niveles que se desbordan por completo en el caso de una obra de las muchas que hay en la ciudad.

Varillas y San Justo, los alrededores de Vialia, la zona de Van Dyck, Crespo Rascón, Gran Vía, Bretón, San Julián, Plaza Mayor y La Rúa, entre otros, son la última gran fuente de la enorme contaminación acústica que, noche y día, sufren miles de salmantinos.

Problemas con el ruido

Según los datos ofrecidos en el pleno, las denuncias por ruidos han pasado de 567 en 2018 a las más de 5.361 del pasado año 2023, lo que está afectando a los vecinos de determinadas zonas y barrios. Las áreas más impactadas están en el centro, donde actividades como los bares nocturnos o los pisos turísticos y de estudiantes concentran buena parte de las molestias. En este sentido, se han abierto 20 expedientes sobre 34 establecimientos en los últimos meses.

Sin embargo, el inminente mapa del ruido, pero que no va a atacar a dos de las fuentes recurrentes de molestias: zonas de bares y pisos turísticos. Así lo manifestaba en el último pleno municipal la concejala de Medio Ambiente, María José Coca. La respuesta a estos problemas seguirá siendo policial y se centrará en la labor de control e inspección que ya se está haciendo, con numerosas mediciones y denuncias, especialmente los fines de semana, por molestias en pisos y bares.

La concejala admitió en el pleno que los planes del equipo de Gobierno no pasan por actuar de forma concreta contra las viviendas de uso turístico ni contra los bares de ocio nocturno que excedan los límites acústicos legales. La explicación es que, tras haber actuado en el tráfico, la reducción de velocidad y las petonalizaciones y el incentivo de la movilidad en bicicleta, no se abordará de forma especial el ruido originado en estas dos actividades porque la polución acústica se ha visto reducida.

El consistorio tenía la opción, según la ley regional, de declarar zonas de saturación acústica, medida que implica determinadas limitaciones a la actividad enfocadas a reducir el ruido; por ejemplo, se pueden denegar nuevas licencias de bares o establecer normas y horarios más restringidos.

El equipo de Gobierno asegura que se está trabajando con vecinos y asociaciones para reducir el nivel de contaminación acústica, pero se centra en las actuaciones policiales con el incremento de la presencia de agentes. En la actualidad, el control de los ruidos es una de las principales tareas de la Policía Local que cada fin de semana abre numerosos expedientes por infracciones a la ordenanza de ruido.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios