Borrar
El río Tormes, a su paso por Salamanca este lunes. José Manuel García

Las lluvias multiplican el caudal del Tormes y anegan zonas del Puente Romano

Las precipitaciones del puente festivo elevan las reservas y devuelven la vida a ríos y pantanos salmantinos

Félix Oliva

Salamanca

Lunes, 12 de diciembre 2022

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Las incesantes lluvias han echado por tierra las expectativas del turismo para el puente en Salamanca, en el que los hosteleros no tenían muchas esperanzas precisamente por las malas previsiones climatológicas. Sin embargo, el tiempo lluvioso ha tenido un reverso muy positivo: la gran cantidad de agua que ha caído. El río atmosférico del puente de diciembre se ha hecho notar a simple vista con una notable subida del nivel del río Tormes y en las reservas de los embalses y se acabará notando incluso en la producción eléctrica.

Según los datos disponibles, esta semana ha sido una de las más lluviosas del año en la provincia, aunque hay diferencias según la latitud. La palma se la lleva La Covatilla que ha totalizado más de 200 litros, concentrados en buena parte los días 5 y 8 de diciembre y este lunes 12, cuando han caído 75 litros en Béjar. En el caso de la capital, ha totalizado más de 50 litros y dos jornadas se han rozado los 15 litros/día, una marca poco habitual este año.

La fuertes precipitaciones del puente compiten con las del primer río atmosférico a finales de octubre, cuando La Covatilla superó los 200 litros acumulados y la capital los 35, registros que han dado continuidad a un noviembre muy lluvioso que tuvo las lluvias de abril y la temperatura de mayo. Pero esta vez su efecto se ha dejado sentir en ríos y embalses que han vuelto a la vida.

Desliza el cursor: caudal de verano y este 12 de diciembre

El Tormes ha visto aumentar notablemente su caudal y su nivel. A su paso por Salamanca, el río ha pasado de los 1,34 metros del 5 de diciembre a los 1,68 metros de altura de este lunes. El resultado, zonas próximas al Puente Romano están anegadas. El río baja también con fuerza: ha multiplicado su caudal por cuatro, de los menos de 11 metros cúbicos por segundo a los 40 de este lunes.

Aguas arriba, en Ledesma, el Tormes ha llegado a superar los 77 metros cúbicos por segundo cuando el lunes pasado circulaba a m3/s. Y en Ciudad Rodrigo el Águeda ha doblado su caudal, de 18 a 36 m3/s de una semana a otra.

Subida en los embalses

Las precipitaciones también se han dejado notar en los embalses que han aumentado notablemente su altura y reservas. El nivel en Santa Teresa y Almendra ha subido dos metros y las reservas se han incrementado: de 723 a 762 hectómetros cúbicos en Almendra y de 315 a 358 hectómetros cúbicos en Santa Teresa.

Las reservas de último, principal embalse para abastecimiento agrario, han repuntado hasta superar el nivel del año pasado y la media de la última década cuando ha estado buena parte del año por debajo de ambas curvas. Ha pasado de un 63% de agua embalsada sobre su capacidad total al 72%.

Caudal turbinado

En cuanto al de Almendra, el más grande de la provincia y uno de los mayores de España, sus reservas están bastante por debajo de lo habitual, en un 27%, cuando a estas alturas suele estar entre el 40 y el 50% de su gigantesca capacidad de 2.649 hm3: lo normal a estas alturas es que roce los mil hectómetros cúbicos.

No obstante, hay que tener en cuenta el paso de agua ejecutado a finales de septiembre cuando se traspasaron más de 200 hectómetros cúbicos de este embalse hacia Portugal para cumplir con el convenio de Albufeira. Cuando empezó la operación, el embalse superaba los 866 hectómetros cúbicos y, al parar, almacenaba 663, con lo que ha recuperado la mitad de lo cedido.

En su caso, las lluvias han tenido otro efecto que se manifestará en el futuro: el beneficio para la producción eléctrica. Según se aprecia en los datos en tiempo real de SaihDuero, el sistema automático de información del organismo de cuenca, el caudal turbinado en la central hidroeléctrica de Villarino ha tenido sendos picos de más de 100 m3/segundo los días 10 y 11 y otro de más de 140 este mismo lunes.

Del mismo modo, el embalse de Santa Teresa está vertiendo agua al Tormes a razón de 20 m3/s desde mediodía del día 9 de diciembre, una actividad que no se veía desde septiembre, para regular aforos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios