Borrar
Pasarela que une las dos orillas del río.

Ver fotos

Pasarela que une las dos orillas del río. Álex López

Otra mirada a Salamanca: Huerta Otea

El barrio salmantino que puede presumir de estar a la orilla del río y, a su vez, en la parte alta de la ciudad

Álex López

Salamanca

Sábado, 24 de diciembre 2022, 10:02

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Tras ocho otras miradas en la zona trastormesina, cruzamos el río por la nueva e imponente pasarela y ponemos nuestra mirada y atención en Huerta Otea, un barrio tranquilo, intergeneracional y en construcción.

Huerta Otea es un barrio que puede presumir de estar a la orilla del río y, a su vez, en la parte alta de la ciudad. Así se puede comprobar en sus dos parques más conocidos: el Botánico, por debajo del puente de la Universidad, y el Don Juan Tenorio, la cima del barrio y sus empinadas calles. Desde esta cima particular uno se percata de que las grúas y las obras son parte del paisaje de la zona, así como el radar y los límites de velocidad, para intentar impedir las carreras y las conducciones temerarias por las avenidas de bajada.

Otras de las construcciones más características de la zona son, precisamente, las zonas no construidas. Los terrenos para edificar, con toda la estructura urbana (aceras, farolas, pasos de cebra...), pero sin edificios. Es aquí donde se producen las imágenes más curiosas e impactantes, como una zona completamente ajardinada, con escaleras, que parece un oasis en medio del desierto, contrastando su cuidado color verde con las malas hierbas y el terreno seco que lo rodean. O las bolsas con excrementos de perros, tiradas por quien los pasea en donde tendría que haber una papelera, pero sólo hay una parte de la misma.

Todo el barrio, lo construido, lo que se quedó por construir y lo que se está construyendo es observable y comprobable desde la zona de La Platina, la zona que queda justo por encima de Huerta Otea, al otro lado de la carretera. Desde allí se puede disfrutar del «skyline» del barrio, las catedrales y los hospitales. Y de un paseo, en compañía o en soledad, por una zona de tráfico casi inexistente, en la que alguno aprovecha para tirar colchones y otros enseres. La calma y las vistas se verán alteradas en cuanto avance la construcción de residencias universitarias en la zona.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios