Borrar
La plaza de Santa Eulalia, llena de coches este sábado por falta de plazas en el parking. SH
Seis meses sin solución al parking de Salamanca que se atasca cada fin de semana

Seis meses sin solución al parking de Salamanca que se atasca cada fin de semana

El subterráneo de Santa Eulalia sigue registrando colas de forma recurrente y coches que tienen que marcharse sin aparcar por calles peatonales, pero no hay rastro de la señal prevista para evitarlo

Félix Oliva

Salamanca

Domingo, 7 de abril 2024, 19:36

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Seis meses después de que se conociera la idea de buscar una solución al parking de Santa Eulalia, el aparcamiento que antes se llena del centro de Salamanca sigue causando problemas casi cada fin de semana cuando los usuarios llegan y se encuentran con el rótulo de 'completo'. A partir de ahí, muchos vehículos optan por aparcar en la plaza o salir y lo tienen que hacer siempre por calles que son peatonales y que les mandan al centro con el riesgo que supone, y exponiéndose a multas.

La idea viene del pasado mes de septiembre. Entonces trascendió que está previsto instalar una señal informativa en el cruce de las calles Correhuela y Gran Vía para que los conductores puedan saber si el parking tiene plazas libres o si, de lo contrario, está completo. Esto evitaría problemas de tráfico por el intrincado recorrido que hay que hacer hasta llegar a la boca del parking y el regreso por calles peatonales cuando no hay espacio. Sin un aviso antes de girar en Correhuela es imposible saberlo y cuando se enfila la calle Aire ya es tarde. Pero no se ha conocido ningún paso adelante con la solución y el acceso a este parking sigue dando problemas.

En funcionamiento desde hace 50 años, es uno de los más demandados del centro porque está a un paso de la Plaza Mayor. Sin embargo, sus cerca de 250 plazas son las que antes se agotan cuando hay una gran demanda. Eso ocurre casi todos los fines de semana desde el sábado por la mañana y en todos los puentes y períodos festivos, como la pasada Semana Santa.

La situación ha generado numerosos problemas. Además de no proporcionar aparcamiento a los usuarios, en el puente de diciembre la cola era tan larga que hubo que cortar el tráfico en la Gran Vía. El primero de enero la grúa se llevó numerosos coches que, ante la imposibilidad de aparcar en el subterráneo, habían aparcado en la plaza.

A raíz de esa situación se suscitó debate sobre las multas a conductores por abandonar el parking sin lograr plaza y hacerlo circulando por calles restringidas, que ya están limitadas al tráfico al ser peatonales y que se encuentran dentro del perímetro de la futura ZBE. Se está desarrollando un programa para anular en un futuro posibles sanciones porque para salir hay que circular por zona restringida.

Este es un problema generalizado en el centro de Salamanca. La completa peatonalización del centro ha complicado los accesos a los aparcamientos de la zona histórica. Son varios los disponibles, pero para llegar a ellos es necesario seguir itinerarios que, aunque señalizados, no son aptos para quienes llegan de nuevas a las calles de Salamanca. Un asunto que afecta especialmente al de Santa Eulalia, una ratonera que se convierte en un problema de tráfico.

El acceso al parking obliga a llegar a una zona sin tráfico y a salir también por calles peatonales si el aparcamiento está lleno

Si se consigue llegar hasta allí y quedan plazas libres, la salida será por una rampa hacia la calle la Rosa y Gran Vía. Si no hay aparcamiento disponible, queda esperar en una plaza que es peatonal o buscar la salida, que es por Pozo Amarillo, pero en el pasado ha estado en obras y en Semana Santa estuvo cortada esa calle, con lo que había que volver a bajar por Correhuela.

Y no es el único que necesitaría una señalización al margen de los paneles que indican si hay o no plazas, que están lejos de los accesos. Podría ser el caso de los de Monroy, con un intrincado circuito de acceso y salida; del de Colón, que también afecta a la circulación en una calle; o al de la plaza del Campillo, también muy demandado y que suele obligar a hacer cola en la calle de acceso, aunque se habilitó un carril para ello.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios