Borrar
Dos personas hacen uso de sendos cajeros. SH
La banca desertiza de sucursales Salamanca y el 90% de pueblos ya no tiene

La banca desertiza de sucursales Salamanca y el 90% de pueblos ya no tiene

El sector pierde otras 17 oficinas propias y alcanza el número más bajo de su historia con 140: es la segunda provincia más castigada por la exclusión financiera

Félix Oliva

Salamanca

Miércoles, 12 de abril 2023, 08:20

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los municipios de Salamanca siguen perdiendo la batalla contra la exclusión financiera, el fenómeno que está dejando a la España interior sin sucursales ni cajeros que apenas son sustituidos por otros sistemas de acceso al efectivo y las gestiones bancarias. En el último año, la provincia ha perdido otras 17 oficinas bancarias, la lista de pueblos sin banco se ha incrementado en otros cinco y ninguno ha estrenado cajero.

Salamanca está cada vez más vacía de bancos. En sus mejores tiempos, el número de sucursales de bancos y cajas superó las 350 repartidas por toda la geografía provincial. Multitud de entidades extendían sus redes por el territorio peleando por el mercado en el que reinaba la caja con orígenes provinciales. Pero nada de aquello se ha sostenido en pie.

Según los datos del Banco de España, a finales de 2022 la provincia contaba con 140 sucursales bancarias repartidas por sus poblaciones. Un año atrás, a finales de 2021, eran 157, así que se han perdido otras 17 en el último año. Es el resultado de años y años de recortes; en 2020 ya se bajó de las 200, cuando en 2014 todavía eran más de 300. Uno de los mayores hachazos se produjo en 2021, con 41 menos en un año, cuando ya se hablaba con fuerza de la exclusión financiera.

365

sucursales llegó a tener Salamanca: ahora tiene 140

La cifra final, 140, está a años luz de lo que fue la planta bancaria de la provincia. En su momento de mayor expansión (finales de 2021) Salamanca llegó a sumar 365 sucursales bancarias (y mantenía delegación del Banco de España) y ahora tiene más de 200 menos. El proceso tiene que ver con la concentración de entidades financieras y la decisión del sector de ir recortando el número de sucursales por los costes. El sector mantiene que cada vez acude menos gente, y al tiempo se ha iniciado una migración a los servicios online.

El resultado es el mapa inferior, en el que se aprecia el fuerte impacto del cierre de sucursales en comunidades como Castilla y León. Algo a lo que se quiere poner freno con medidas que los propios bancos han anunciado y con una ley que quiere asegurar la presencia de cajero en todos los municipios, pero que por ahora no logran fenar la pérdida de sucursales y acceso a los servicios bancarios.

Los últimos cierres han empeorado la situación de Salamanca, que ya era una de las provincias más afectadas. No sólo está perdiendo número de sucursales, algo que se nota incluso en los municipios más poblados, sino que cada vez más pueblos carecen de oficina o cajero.

Según los datos del regulador, durante 2022 otros 121 municipios vieron cerrar las puertas de su sucursal bancaria. En Salamanca han sido cinco: Villoruela, Tordillos, Santiago de la Puebla, Martiago y Santibáñez de Béjar. Aquí no es que cierren oficinas, es que se quedan sin la que tenían.

Villoruela, Tordillos, Santiago de la Puebla, Martiago y Santibáñez de Béjar han dejado de tener sucursal abierta

Esto coloca a Salamanca como una de las tres provincias más afectadas por la exclusión bancaria. Ahora mismo, Palencia es la provincia con mayor tasa de municipios sin sucursal (91,6%), seguida de Zamora (89,5%) y Salamanca (89,5%) donde casi el 90% de los municipios ya no tiene oficina. Ávila (86,7%), Valladolid (86,2%), Soria (84,7%), Burgos (84,4%) y Segovia (81,3%) siguen en la lista de la tasa de pueblos sin oficinas y en León son el 78,2%. Castilla y León es una de las comunidades más afectadas.

72.000 habitantes sin banca

El problema está ahí y lejos de frenar o mejorar, empeora. Desde hace un par de años, el sector de la banca estudia cómo hacerle frente. El IVIE elaboró una radiografía de la exclusión bancaria que llegó a la conclusión de que 243 municipios de más de 500 habitantes no tenían ningún punto físico de acceso a los servicios bancarios, esto es, carecían de oficina, cajero, agente financiero u oficina móvil.

En el caso de Salamanca, son trece los municipios de la provincia con estas características, no precisamente minúculos núcleos, que no tienen acceso a servicio bancario alguno. Lo peor es que 72.609 habitantes de 318 municipios no tenían, a finales de 2021, sucursal; 65.531 de 312 no tenían tampoco cajero y en 293 no había ningún servicio financiero fijo, aunque fuera a través de agentes o una oficina itinerante.

La banca decidió comprometerse entonces a tomar medidas. Estableció que actuaría en los de más de 500 habitantes sin servicios financieros y que lo haría ofreciendo banca con una de estas cuatro opciones: oficina, cajero, agente financiero o itinerante. «En todos, se va a poner un punto de contacto como una parada del ofibus o un cajero automático. Es un proceso que ya empezado», comenta el sector.

Sin embargo, y según la actualización del informe del IVIE, ninguno de los 13 municipios de más de 500 habitantes que carece de sucursal, agente, cajero u oficina móvil logra recuperar el servicio bancario en el último año. Según el compromiso firmado por la banca en julio de 2022, en estos municipios de más de 500 habitantes se implantaría alguna de estas alternativas para resolver la situación. En el caso de la provincia, todavía no se ha hecho, pero en este último año 79 de los 243 municipios de España en esta situación y con más de 500 habitantes ya tienen sucursal, cajero o punto de acceso.

Entre medias, una ley que ya ha pasado por el Senado y que está en trámite en el Congreso quiere imponer la obligación de que haya al menos un cajero en todos los municipios del país, sin excepciones ni mínimo de población. La banca entiende que la solución no pasa por sembrar de cajeros el país y alega que sólo el 1,4% de la población vive donde no hay servicio bancario.

Cuatro alternativas legales

Para responder al problema de la exclusión bancaria, la nueva ley contempla varios puntos de acceso. La banca, encargada final de hacer efectiva la ley, puede optar por cuatro modalidades. En primer lugar, las sucursales clásicas, con la condición de que estén abiertas en los horarios habituales. La segunda opción, los agentes financieros, bien con oficina permanente o con rutas. La tecera opción es la oficina móvil, que debería prestar sus servicios al menos un día a la semana; la Diputación de Salamanca ha puesto en marcha un programa para atender 130 pueblos. Y por último los cajeros convencionales, que tendrán que funcionar las 24 horas.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios