Borrar
Iván Martínez, titular ese sábado, despeja de puños un remate de Osasuna Promesas

Ver 53 fotos

Iván Martínez, titular ese sábado, despeja de puños un remate de Osasuna Promesas JOSÉ MANUEL GARCÍA
Primera RFEF-Jornada 28

Osasuna B asfixia a un incapaz Unionistas y le deja en tierra de nadie

Los del barrio de San José perdieron después de otro mal partido que solo cambió de intensidad en los diez minutos finales. Dos veces se adelantaron los rojillos en el marcador. La próxima semana, los de Ponz viajan al campo del Nástic de Tarragona (1-2)

Sergio Valdés

Salamanca

Sábado, 16 de marzo 2024, 17:58

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Unionistas de Salamanca cayó en el Reina Sofía este sábado después de otro mal partido que, hasta el minuto 80, estuvo dominado por la calidad y la definición de Osasuna B, y también por la intensidad sobre el terreno de juego. Una garra que provocó que, en varias ocasiones durante el partido, los rojillos le ganaran la espalda y las disputas a los salmantinos, incapaces de sobreponerse a los dos goles, de Xabi y de Ander Yoldi, que adelantaron en dos ocasiones a su equipo. Los charros pierden la estela, ligeramente, de la séptima posición -que da acceso a la Copa del Rey-, y también mantienen el colchón sobre el descenso, pero los síntomas en los últimos cuatro partidos son preocupantes: desacierto y falta de ideas en varias fases del partido. En resumen, la impotencia absoluta ante Osasuna B. El equipo charro deberá ganar cuanto antes para evitar posibles problemas en futuras semanas con la salvación aún no certificada.

Noticia relacionada

Dani Ponz sorprendió de inicio con la vuelta de Iván Martínez al once inicial del conjunto blanquinegro, algo que no ocurría desde que Unionistas se midió al FC Barcelona en el histórico partido de Copa del Rey celebrado en el estadio Reina Sofía. Además, completaron la alineación inicial Sergio Camus, Erik Ruiz, Carlos Giménez y Ekaitz Jiménez -de regreso a un once después de su lesión-, junto con Javi Villar y Nespral en la manija en el centro del campo; además, Álvaro Gómez, Teijeira, Losada y Etxaniz completaron la alineación inicial de Dani Ponz.

UNIONISTAS DE SALAMANCA CF

Iván Martínez; Sergio Camus, Erik Ruiz, Carlos Giménez, Ekaitz (Jon Rojo, 62'); Javi Villar (Adri Gómez, 46'), Nespral (Juan Serrano, 90'), Álvaro Gómez (Alfred Planas, 46'), Teijeira; Losada (Slavy, 75'); y Etxaniz.

1

-

2

CA OSASUNA PROMESAS

Stamatakis; Guillem Molina, More, Michelis, Eneko; Rabadán, Garriz (Nowend, 90'); Xabi (Jon García, 76'), Auría (Aguirre, 57'), Ander Yoldi (Mutilva, 90'); Max Svensson (Buján, 57').

  • ÁRBITROS Miguel Ángel Pérez, del colegio madrileño. Asistido por Bilial Jaadar y por Brais García. Amonestaron a Javi Villar (39'), Ander Yoldi (54'), Etxaniz, (61'), Rabadán (78'),

  • GOLES 0-1, Xabi H (25'); 1-1, Etxaniz (45'); 1-2, Ander Yoldi (47');

  • INCIDENCIAS Partido correspondiente a la jornada 28 del campeonato nacional de liga de fútbol de Primera RFEF disputado en el estadio Reina Sofía ante 3.856 personas, según los datos oficiales aportados por el club popular.

Los primeros minutos de duelo en el estadio Reina Sofía fueron intensos, con ambos equipos ejerciendo presión en la salida de balón de sus contricantes. Apretando empezó Osasuna Promesas, que tuvo un par de llegadas sobre la portería de Iván Martínez, sin consecuencias. Eneko, desde la banda izquierda, puso un par de centros en cinco minutos que tuvo que sacar la defensa local. Dos córners forzaron los navarros a través de la presión muy alta que ejercían para asfixiar a la defensa de Unionistas.

Le costó a los charros ganar metros en el campo navarro, pero lo fue consiguiendo mientras pasaban los minutos en el Reina Sofía. Aunque el peligro del equipo de Santi Castillejo llegaba por su costado izquierdo: Eneko se quedaba solo para el uno contra el uno con Sergio Camus, a quien ayudaba Álvaro Gómez. Pero estaba espesísimo Unionistas como consecuencia de la tela de araña y la presión que ejercían los visitantes, volcados para encontrar el primer gol sobre la meta de Iván Martínez. Sufrían los de Dani Ponz. Ander Yoldi la tuvo con un remate de volea que pudo costarle caro a los locales en el minuto 17.

Nespral, de cabeza, respondió en el minuto 18 tras un centro de Asier Teijeira. El remate fue bueno del asturiano -primero de la tarde de Unionistas, en la primera llegada con peligro en jugada combinativa de los locales, sin salida de balón y con al defensa muy desconectada del centro del campo y estos, de la delantera.

Osasuna Promesas siguió apretando, y en el minuto 22, llegó otra ocasión ante un Unionistas que simplemente perseguía sombras: eso eran los rojillos en el Reina Sofía. Jugadores veloces que no podía parar de ninguna manera la defensa blanquinegra, y tampoco el centro del campo charro, que intentaba poner algo de criterio en el partido cuando tenía la posesión, sin éxito. Auría tuvo la ocasión en ese instante. No paraba Osasuna.

Osasuna B se adelanta con merecimiento

Y en el minuto 25, los navarros no perdonaron. Una combinación entre los dos jugadores que estaban llevando más peligro a la portería blanquinegra acabó en un remate por bajo, en el punto de penalti y entrando en velocidad, de Xabi H, ante el que nada pudo hacer Iván Martínez. Gol justo de los navarros

Pero querían más los de Santi Castillejo, y Auría volvió a tener otra. El 34 de Osasuna Promesas se sacó otro zarpazo que obligó a Iván Martínez a intervenir con un paradón de reflejos para evitar un 0-2 que habría sido excesiva losa para el conjunto salmantino. No había quien parara a Eneko y a Ander Yoldi, que hacían lo que querían en tres cuartos de campo. Aunque la ayuda de Unionistas para que eso pasara era muy notable: las pérdidas de balón de los charros, forzadas e involuntarias, le dejaban toda la zona de creación de fútbol a Osasuna Promesas. Las espaldas de los blanquinegros, desguarnecidas, provocaban que la velocidad navarra le hiciera un roto constante a los de Ponz.

La desesperación empezó a llegar mucho antes del minuto 40 de partido, en el campo y en la grada: algunos aficionados comenzaron a pitar cuando Camus tocaba el cuero, presa de la desesperación, no sabía qué hacer con él. En la banda del Reina, Dani Ponz mandó a calentar a Adri Gómez, a Planas y a Juan Serrano antes del descanso, mientras Osasuna le cedió el balón a los charros y estos navegaban con él en el campo pamplonica, sin encontrar el hueco.

La suerte antes del descanso, del lado de Unionistas

Pero -y ese es el encanto del fútbol-, la suerte se alineó con los salmantinos. En la última jugada de la primera parte, Unionistas empató el partido gracias al toque justo de Etxaniz en el primer palo, casi delante del portero, y que supuso el 1-1. ''Mucho premio para lo visto en la primera parte'', decían los aficionados en la grada del estadio Reina Sofía. Pero, y así es este deporte, el partido cambió de orientación justo antes de empezar el segundo tiempo. El gol del vasco, tras el centro de Teijeira, le dio aire a un Unionistas totalmente asfixiado en la primera mitad por los de Castillejo, que se marcaron un auténtico partidazo hasta el 0-1 en comparación con el de los de Dani Ponz.

Gol en contra para empezar la segunda parte

Le gustó tan poco a Dani Ponz la primera parte de su equipo que metió un doble cambio para empezar la segunda mitad: Adri Gómez y Planas entraron en sustitución de Javi Villar y Álvaro Gómez. Pero sin tiempo para reaccionar y para asentarse en el terreno de juego, Osasuna Promesas asestó otro golpe en la primera ocasión que tuvo en ese tiempo, defendida horriblemente por los de Dani Ponz: una falta en campo propio de los navarros acabó en la banda contraria para que Eneko volviera a recibir y, de cara, pusiera un centro para la solitaria cabeza de Ander Yoli, libre de marca, sin vigilancia de los charros, que derivó en un gol ajustado al segundo palo con la testa y que no pudo atajar Iván Martínez. Otra vez por detrás en el marcador el conjunto salmantino, que volvió a las andadas de la primera mitad: sin orden, con problemas para jugar el cuero, pérdidas y con lo peor: sensación de desesperación.

Teijeira replicó ocho minutos después con un lanzamiento que se fue fuera, cerca de la escuadra rojilla. Y el escenario era calcado al del primer tiempo: un gol en contra que había que remontar, con mucho balón en largo pero sin incomodar en exceso a Osasuna Promesas.

Jon Rojo entró en el minuto 62 en lugar de Ekaitz, que venía de lesión y fue titular por primera vez después de esa circunstancia. El equipo blanquinegro abusó del balón largo durante todo el encuentro, buscando ataques a la desesperada. Pero el partido, en general, era de suspenso de Unionistas de Salamanca. Y cuando llegaba algún balón colgado, Stamatakis se hacía con él. Los salmantinos encontraron un hueco en el minuto 69, cuando Losada y Planas entraron en velocidad por el carril central y ante el meta navarro no llegaron a controlar, por poco. Garra, al menos, le ponían los blanquinegros en la segunda parte. Lo mínimo que se le exige al club popular.

Entró Slavy por Losada al partido. Y en el minuto 79 le llegó un balón ante Stamatakis, solo, en el que el jugador del Valladolid se quiso acomodar el esférico para su pierna buena, pero el central estuvo más rápido. Increíble para los aficionados, y desesperante para el equipo, pero esa jugada ejemplificó lo que fue el partido: Unionistas, medio segundo tarde a todo.

Camus la tuvo de cabeza a la salida de un córner en el 82, que se fue arriba por poco. Lo cierto es que Unionistas terminó el partido volcado sobre la meta de Osasuna Promesas, gracias al gran trabajo de Jon Rojo por el costado izquierdo, con continuo peligro. Los centros, muy bien medidos, sí provocaron peligro por primera vez en jugadas combinativas, pero sin premio. La garra y la intensidad del equipo en los últimos diez minutos sí apareció, aunque faltó los 80 anteriores. Con Unionistas volcado, Carlos Giménez cometió un penalti light sobre el delantero navarro, que el árbitro pitó sin dudarlo. Iván Martínez, eso sí, detuvo el lanzamiento Jon García, en el minuto 89. Alas para Unionistas.

El descuento fue una constante de balones largos, a la desesperada, pero sin acierto salmantino en busca del empate. Incluso se reclamó un gol fantasma al final... pero nunca llegó el deseado empate. Derrota que obliga a Unionistas a no descuidarse si no quiere meterse en problemas para certificar la salvación.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios