Borrar
Dos de las nuevas cámaras azules de control de accesos. JM García

La cuenta atrás de la ZBE de Salamanca: las cámaras estrenan el calendario de despliegue

El sistema de control de acceso serán lo primero en funcionar en junio, a la espera de la señalización y, no antes de 2029, las primeras restricciones

Félix Oliva

Salamanca

Miércoles, 1 de mayo 2024, 10:36

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El próximo mes de junio, a un mes vista, Salamanca estrenará su Zona de Bajas Emisiones, el área en el que, por primera vez, la circulación estará restringida a determinados vehículos en función de lo que contaminan. Ese, no obstante, no es el punto de partida, sino la estación de llegada: no será hasta al menos 2029 que se produzcan las primeras limitaciones. Sin embargo, hay cosas que sí que funcionarán de manera inmediata como las cámaras 'azules' del sistema de vigilancia.

Sin embargo, el despliegue de la ZBE va a llevar años. Aunque las cámaras funcionen a partir del 1 de junio como anunció el consistorio, todavía no habrá restricciones y, por lo tanto, multas a quienes accedan sin permiso con un coche contaminante. Y cuando llegue el día, se limitará sólo a los más antiguos. Este es el calendario de despliegue.

  1. ZBE 1 y 2

    Cámaras en 33 puntos de control

Aunque durante años se habló de una ZBE, en realidad está formada por dos perímetros, 1 y 2, que engloban todo el centro histórico de la ciudad. Buena parte del área, hasta el 90%, está peatonalizada aunque también alberga algunas calles con mucho tráfico como es el caso de la Gran Vía.

La principal diferenciación estriba en la fecha inicial de implantación de las regulaciones que ahora se aprueban. La ZBE1, más interior, estrenará medidas de forma efectiva a partir en 2024; los territorios de la ZBE2, por contra, esperarán hasta el 1 de enero de 2029, aunque en ambos casos las restricciones a vehículos no llegarán hasta 2029.

El área peatonal contará en total con 33 puntos de control en un sistema de cámaras que estará compuesto por las de nueva instalación, de color azul, y por las que ya existían para controlar la circulación en las calles peatonalizadas. No obstante, de estas últimas se han sustituido prácticamente todas al haber quedado obsoletas.

En el caso de la ZBE, habrá puntos de salida en los que sólo habrá cámara; puntos de entrada, con cámara, baliza y señal; y 25 cámaras de control de acceso que son las que incorporan los lectores de matrículas.

Esta funcionalidad es la clave porque, aunque no habrá sanciones, sí se va a efectura un control más exhaustivo de los accesos a la zona peatonal donde circulan cerca de 30.000 vehículos al día según datos de la Policía Local: un número excesivo que se pretende limitar.

  1. Señal específica

    En todas las entradas, a falta de diseño

A día de hoy, Tráfico no tiene aprobada la señal específica para indicar la entrada en una ZBE, lo que puede obligar al ayuntamiento a 'inventarse' su propia señalización a la espera de que exista una en el catálogo. Lo puede hacer con una señal particular.

La señal, de diseño conocido hace meses, no ha pasado el trámite previsto para incorporarla al nuevo catálogo de señales, pero aquella normativa se paralizó y no está aprobada: no hay reglamento y, por lo tanto, tampoco nuevas señales.

Los ayuntamientos que ya tiene activas zonas de bajas emisiones han aprobado su propia señal, algo que es posible. En el caso de Salamanca, sí está previsto que se coloquen a la entrada y la salida de las zonas de acceso, como el punto de la Gran Vía.

  1. Registro y vigilancia de acceso

    Elaboración desde junio

La ordenanza municipal de la ZBE no contempla grandes restricciones hasta 2029, pero sí que se va a producir una mayor vigilancia. Aunque no haya prohibiciones ni multas, se hará un control de los accesos a las zonas peatonales más exhaustivo y riguroso entre ambas fechas.

Entre junio de 2024 y enero de 2029 sólo tendrá vigencia el registro de vehículos y luego ya se aplicarían las restricciones. Según el calendario, las primeras para vehículos no se aplicarán hasta entonces y se restringirá el paso a aquellos que quieran entrar y no tengan etiqueta, coches de cerca de 30 años, siempre y cuando no sean de autorizados o vecinos de la zona.

  1. Contaminación

    Medidores de calidad del aire

La ZBE incorpora la obligación de efectura un control de la contaminación para comprobar la eficacia de la medida, algo asociado a la financiación conseguida para pagar todo el despliegue. Para ello se han instalado una treintena de medidores que se sumarán a los exitentes y a los instalados como parte del programa LIFE. Con ellos ya se están tomando datos de contaminación.

Estos medidores van a ser clave para poder controlar los niveles de emisiones y, llegado el caso, tomar decisiones como la restricción del tráfico en episodios excepcionales de contaminación, algo que se contempla en la ordenanza y que se tendría que desarrollar.

  1. Aparcamiento

    Futuras ventajas por definir

La futura normativa tiene previsto segmentar y regular el estacionamiento dentro de la zona de bajas emisiones. La nueva ordenanza plantea la posibilidad de reservar aparcamiento en superficie para vecinos y usuarios autorizados, pero dentro de la ZBE 1, la zona más céntrica, no hay estacionamientos de la ORA, aunque alguna de las calles que tienen dicho estacionamiento si forman el perímetro exterior.

Según el borrador de ordenanza, en su regulación tarifaria el ayuntamiento «podrá modular el precio/hora de estacionamiento en función del distintivo ambiental del vehículo». Eso supone que los usuarios de vehículos ecológicos tendrían alguna ventaja.

En esta línea, se contempla establecer zonas de estacionamiento para los residentes y zonas de estacionamiento regulado para vehículos de no residentes que sí cuenten con autorización para circular y estacionar dentro de la ZBE.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios