Borrar
Estación de tren de Benavente, una de las que se recuperaría con el proyecto. Susana M. Madrid
Ingenieros ferroviarios diseñan una línea Astorga-Plasencia que costaría menos de 2.000 millones

Ingenieros ferroviarios diseñan una línea Astorga-Plasencia que costaría menos de 2.000 millones

Corredor Oeste - Ruta de la Plata recuerda que hay hasta cuatro documentos sobre este eje ferroviario que desmentirían la afirmación de Puente respecto a que el proyecto «está en pañales»

Isidro Serrano

Salamanca

Domingo, 25 de febrero 2024, 20:02

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

No uno, sino cuatro documentos son los que Corredor Oeste-Ruta de la Plata esgrime para rebatir la afirmación del ministro de Transportes, Óscar Puente, que aseguró que el eje ferroviario entre Plasencia y Astorga no «está en pañales» y con los que pretende influir sobre la decisión del Gobierno sobre la Red Europea de Transportes (TENT-T), donde no parece dispuesta a incluirlo, y los futuras iniciativas respecto al desarrollo de nuevos ejes ferroviarios en España.

Según recuerdan desde esta plataforma, hace apenas unas meses, el CES (Consejo Económico y Social de Extremadura), presentó un informe sobre las ventajas y beneficios que para el oeste español tendría la ampliación del Corredor Atlántico con la construcción de una doble vía parta tráfico mixto entre Plasencia y Salamanca. En la elaboración de este informe habría participado ingenieros y especialistas de Renfe. Además, según han confirmado diversas fuentes, existe otro informe de similares características elaborado por encargo del CES de Castilla y León, pero según señalan dichas fuentes, desapareció misteriosamente en el proceso de cambio de responsable al frente de esta institución regional.

El informe del CES extremeño.
El informe del CES extremeño. SH

Esto por lo que respecta a los informes. Pero es que además, existen dos estudios técnicos que podrían ser aprovechados como base para la elaboración del proyecto elaborados por personal cualificado. «Lo que pretendemos es que a la hora elaborar el estudio de viabilidad que ha adjudicado el proyecto se tenga en cuenta estos documentos y cuando dentro de dos años ese estudio de viabilidad sea positivo, inmediatamente después se puede encargar el estudio informativo, para no perder tiempo y llegar a los fondos europeos que volverán a abrirse dentro de unos años», afirman desde Corredor Oeste.

Respecto a estos dos estudios técnicos, uno es el que se sabe que elaboró la Junta de Extremadura con dinero público y desarrollado por ingenieros de solvencia que, lamentablemente, duerme en algún cajón, aunque parece que saldrá en breve a la luz. Este informe estaría realizado con mucho detalle e incluiría distintas infraestructuras necesarias como túneles y puentes a lo largo del trazado.

La opción más reciente

Y ahora misma, Corredor Oeste - Ruta de la Plata está muy ilusionado con un estudio técnico muy detallado y que actualmente un grupo de ingenieros ferroviarios está trabajando en su elaboración y que incluye el diseño de la vía, el trazado y las prestaciones.

Este detallado estudio, que cifraría el coste del proyecto en unos 1.700 euros se encuentra muy avanzado y, según algunas estimaciones costaría desde Plasencia hasta Astorga unos 1.700 o 1.900 millones de euros, a razón de cinco millones de euros por kilómetro entre Salamanca y Astorga, y los 900 de los que se ha hablado siempre, que podría rebajarse a 700 millones, del tramo entre la capital del Tormes. Además, ese estudio señala que para 2030 podrían estar en servicios los primeros tramos y en 2033 la línea completa.

Se pretende lograr un diseño que permita velocidades máximas de 230-250 Km/h

De acuerdo con la información facilitada por la plataforma, se está diseñando una línea ferroviaria para tráfico de mixto de viajeros y de mercancías, electrificada (2x25 kV), de vía única y ancho de vía ibérico (1.668 mm), desde Astorga hasta Plasencia, pasando por La Bañeza, Benavente, Zamora, Salamanca, Guijuelo, Béjar y Hervás.

Para el trazado, se aprovechará en lo posible la infraestructura y las estaciones de la línea de Plasencia a Astorga (cerrada para el tráfico de viajeros en 1985 y para el de mercancías en 1996) que ofrece en gran parte de su recorrido un buen trazado y un encaje adecuado en los núcleos urbanos y a la vez minimiza el impacto ambiental.

Así, según el estudio, se aprovechará en su mayor parte el trazado entre Astorga y Salamanca, y singularmente el paso y las estaciones de La Bañeza, Benavente, Zamora y Salamanca, así como la salida sur de Salamanca (incluyendo el puente sobre el Tormes) hasta la antigua bifurcación La Serna. El aprovechamiento de este trazado, que discurre por el corredor de la A6 (Astorga-Benavente)/A66 (Benavente-Salamanca) permitirá, no sólo una reducción importante de la inversión necesaria para la nueva línea, sino también hará menor la ocupación de terrenos, el impacto ambiental y el plazo de la construcción.

Por otra parte, en el tramo de Salamanca (Bifurcación La Serna) al río Cuerpo de Hombre (Béjar) el trazado será nuevo en su mayor parte, siguiendo el corredor de la autovía A 66 (para minimizar el impacto ambiental y el recorrido) cruzando el río Cuerpo de Hombre en Béjar con un nuevo viaducto paralelo al de la A66 en la cota más alta de este.

Además, desde el cruce del río Cuerpo de Hombre a Casas del Monte se aprovechará el trazado existente con mejoras puntuales del radio, mejora del peralte y dotación de apartaderos diseñados para agregar/segregar la doble tracción por cola a los trenes de mercancías.

Y finalmente, de Casas del Monte a Plasencia se aprovechará el trazado actual con mejoras del radio de curva y disminución de rampas y pendiente.

Prestaciones y puesta en servicio

En el diseño se tratará de lograr un nivel adecuado de prestaciones: velocidades máximas del orden de 230-250 km/h para trenes de viajeros; y vías de apartado de hasta 1.050 metros útiles para los trenes de mercancías, con rampas adecuadas para los tráficos que se prevea que se puedan encaminar por ella. En el estudio se señala que se procurará que la puesta en servicio sea progresiva, pero sin demoras innecesarias. La línea no debe verse como «algo que más tarde o temprano habrá que hacer por razones políticas» y por tanto «cuanto más se retrase, mejor», afirman los autores del estudio , sino como algo útil, tanto para los territorios por los que pasa; para los territorios adyacentes; para el mallado, aumento de capacidad y resiliencia de la red existente, y para la recuperación del tráfico de mercancías para el sistema ferroviario en beneficio del medioambiente.

Por lo que se conoce hasta el momento , lo que se pretende es que la línea esté incluida en la red básica de la RTE-T. El objetivo sería que en 2030 estén en servicio los primeros tramos y que para 2033 esté en servicio la línea completa.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios